Face
Insta
Youtube
Whats
Sábado, 13 Abril 2024
Suscribase aquí

Para fijar los modelos de comunicación en la Iglesia es preciso conocer los diversos contextos históricos, sociales y culturales, la relación entre estructura y organización, el consenso y la aceptación de determinados principios en el seno de las comunidades, como también los errores y conflictos que generan discordia y desconfianza.

Jerusalén, y el ambiente judío en general, no ofrece seguridad para las pequeñas comunidades cristianas, al mismo tiempo, sabiendo que su naturaleza y vocación es ser misionera- que existe para comunicar- la Iglesia se abrirá caminos reconociendo, en todos los seres humanos y en todos los pueblos, a los destinatarios de un mensaje que conduce a la fe en Cristo.

Hay características particulares con relación a las comunidades, empezando por una experiencia de fe que no se proyecta en unidad, porque la Iglesia es un organismo rico y vital que por la acción del Espíritu Santo busca la comunión asumiendo las diferencias. Él Señor resucitado sigue presente y se comunica mediante los sacramentos, la Palabra, los carismas, los ministerios ejercidos y, por supuesto, por el testimonio de vida, aunque, como recuerda De Lubac: “donde quiera que se reúnan los hombres, es un hecho fatal que, al tiempo que se prestan mutua ayuda, también se molestan los unos a los otros”.[1]

Según reporta la Asociación Gerontológica Costarricense (AGECO), durante el año 2022 se recibieron 633 llamadas a su línea de emergencias, de las cuales un 53% (335) correspondieron a situaciones de violencia contra adultos mayores en diversas expresiones, a saber: violencia física, psicológica y sexual (tema con más registros del periodo), violencia patrimonial, abuso institucional, violencia por abandono y negligencia y violencia de género. 

Es decir, de cada 10 llamadas de la línea, más de la mitad correspondió a situaciones de violencia en sus diversas manifestaciones, siendo esta una problemática que lesiona la dignidad, autovalía y la salud integral de quien es víctima de violencia.

Pensemos ahora el hecho de que hay muchos adultos mayores que, por su condición, estado de salud o incluso por temor, no denuncian los atropellos de los cuales son objeto. Claramente estamos frente a una situación de crisis que se debe atender como tal.

Ya antes hemos conocido lo que pasa especialmente en época de navidad y fin de año, cuando los asilos de ancianos y las salas de emergencias de los hospitales, especialmente las del Raúl Blanco Cervantes, especializado en la atención de adultos mayores, se llenan de casos de abandono de viejitos y viejitas por parte de personas y familias inescrupulosas que simplemente llegan y los dejan aportando datos falsos que hacen muy difícil un seguimiento posterior.

Mi nombre es Daniel Josué Ruiz Castillo. Nací el 13 de junio de 1997 en el hospital Carlos Luis Valverde Vega, en San Ramón de Alajuela. Desde entonces vivo en el cantón de Palmares. Fui criado en el seno de una familia católica. Mis abuelos y abuelas siempre fueron personas de mucha fe, y de práctica religiosa constante. Mis papás siempre nos llevaban a Misa todos los domingos y rezábamos todas las noches, aunque fuera un misterio del Rosario. Sin embargo, no participábamos en ningún grupo de la Iglesia.

La Santa Sede premió con la Gran Cruz de San Gregorio Magno a los médicos Mariano Figueres Forges y Rafael Calderón Muñoz el domingo 31de diciembre de 1933. Esa fecha se desprende del Correo Nacional, 7 de enero de 1934. La ceremonia tuvo lugar en el Seminario, situado por entonces frente al costado este de la Catedral Metropolitana. El Seminario ofrecía educación secundaria para los aspirantes al presbiterado y asimismo para quienes deseaban adquirir buena formación académica.

Tras ocho años de la publicación de Laudato si’, la encíclica del Papa Francisco sobre Ecología Integral y el cuidado de la Casa Común, este 4 de octubre, en la fiesta de San Francisco de Asís, se lanzó su nueva exhortación apostólica Laudate Deum (Alaben a Dios), sobre la crisis climática actual.

Se trata de una necesaria llamada de atención del Pontífice pues, “con el paso del tiempo advierto que no tenemos reacciones suficientes mientras el mundo que nos acoge se va desmoronando y quizás acercándose a un punto de quiebre” (LD, 2).

Más allá de esta posibilidad, advierte el Papa, es indudable que el impacto del cambio climático perjudicará de modo creciente las vidas y las familias de muchas personas: “Sentiremos sus efectos en los ámbitos de la salud, las fuentes de trabajo, el acceso a los recursos, la vivienda, las migraciones forzadas, etc.”.

Se trata, en efecto, de un problema social global íntimamente relacionado con la dignidad de la vida humana, es decir, no se trata de una mirada ideológica desvinculada de la realidad de las personas, por el contrario, el cambio climático es uno de los principales desafíos a los que se enfrentan la sociedad y la comunidad mundial, especialmente por su efecto entre los grupos más vulnerables, los pobres y quienes viven al margen del desarrollo.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Dignitas Infinita
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad