Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 04 Marzo 2024
Suscribase aquí

Él anima los Rezos del Niño con alegría y devoción

By Enero 16, 2024

Desde hace casi 60 años, don Mario Soto, anima Rezos del Niño. Este conocido cantautor y folclorista de San Rafael de Alajuela, comenzó a tocar en rosarios desde muy joven, tenía unos 18 años cuando conoció a un señor español que era rezador y le pidió cantar.

Esta persona le enseñó muchos cantos que don Mario todavía conserva y que interpreta todos los años, acompañado del acordeón, la guitarra (un requinto) y su voz. Son Rezos del Niño muy alegres y llenos de devoción.

Don Mario usualmente es acompañado por Fernando “Toro” Monge, en la música, y por su esposa, Ligia Cambronero, la rezadora. “No me gusta solo, me gusta que haya variedad”, dijo.

La música ha sido parte de su vida desde niño. Aprendió desde chico a tocar la marimba. Recordó, por ejemplo, que el dueño de una finca le pagaba una peseta para que fuera al terreno a tocar y, así, espantar los piuses y los torsos que llegaban a causar estragos.

El folclor está muy presente en su ser, eso se nota desde el principio en su manera de ser y de hablar. Junto a su amigo, Israel Zumbado, fundó el dúo Los Trovadores de Ojo de Agua y tocaron durante casi 50 años, hasta el fallecimiento de su compañero.

Y siempre en los rezos, con aquellas canciones que hablaban de Jesús, María, José, los pastorcillos, Los Reyes Magos, La Huída a Egipto y demás pasajes bíblicos. “Porque los cantos tienen que hablar de eso, porque de eso se trata la Navidad”, comentó a Eco Católico.

Visitaron muchos pueblos. Antes era tocar todos los días sin parar. Actualmente, reconoce, que por diversos motivos, solo lo hace los fines de semana, eso sí, la agenda está llena.

Don Mario Soto acostumbraba participar en programas culturales de radio y televisión. De ahí, que muchas veces había personas lo llamaban de diferentes partes del país, con la ilusión de que él animara el Rezo del Niño en sus casas.

Recordó a una señora de Aserrí, que estaba muy contenta, porque quería estrenar un pasito grande, inmenso, precioso, y quería que le animaran el Rezo del Niño de la manera más hermosa. Así fue. Lamentablemente, los hijos llegaron borrachos, se pusieron a bailar, se tropezaron, cayeron encima del pasito y rompieron las piezas. La señora estaba desconsolada.

También recordó los rezos del Niño que organizaba el Padre Elías Quesada, porque llegaba toda la “chiquillada”, que se volvía loca al escuchar el acordeón. “Se ponen a bailar a la par de uno, es muy bueno, porque aprenden a rezar y a cantar al Señor”, expresó.

Don Mario destaca que sus cantos, alabados y letanías son de libros españoles. Le encanta tocar La Reina en Judea, dedicada a la Virgen María. También menciona títulos como San José pidió posada, Vení pastorcillo o Naciste Niño en Belén, cuyas letras cambian un poco.

Cuenta que cuando alguien se acerca y le pregunta por los cantos, él los comparte. “Ya uno se muere y mejor que alguien siga la tradición”, añadió.

Para Don Mario, tener la oportunidad de cantar en los rezos del Niño es una bendición. “Me gusta ponerle todo, que tenga la mejor devoción, tratamos de hacerlo lo mejor que podemos, de no meter la pata, porque son cosas muy sagradas”, concluyó.

Last modified on Martes, 16 Enero 2024 13:41
Danny Solano Gómez

Periodista, licenciado en Producción de Medios, especializado en temas de fe católica, trabaja en el Eco Católico desde el año 2009.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad