Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 11 Agosto 2022
Suscribase aquí

Editorial: La jornada 4-3

By Redacción Julio 22, 2022

Se discute en la Asamblea Legislativa un proyecto de ley que vendría a reconocer y normar legalmente una nueva jornada laboral en nuestro país, la conocida 4-3, es decir, 4 días de trabajo de 12 horas y tres de descanso.

Frente a una serie de inquietudes planteadas por los diputados, sobre los campos en los que aplicaría, el manejo de las horas extra y la posibilidad de los empleados de regresar a la jornada habitual de 8 horas, el Poder Ejecutivo replanteó, aclaró algunos aspectos y con un texto sustitutivo pretende llevar adelante la iniciativa, argumentando la necesidad de generar nuevas fuentes de empleo.

Vamos despacio. Nos unimos a quienes piensan que es necesario más tiempo y un mayor diálogo social sobre el tema. Pensamos en primer lugar que un proyecto como este, que toca algo tan delicado como la jornada laboral, una conquista social histórica, necesita una reflexión pausada y meditada, que no solo atienda intereses económicos o políticos, sino que valore otros aspectos igualmente importantes.

Y para hacerlo hay que recordar por qué históricamente la jornada, llamemos normal, de 8 horas diarias de trabajo, ha sido adoptada a lo largo del tiempo por la mayoría de países en el mundo. Es porque se basa en ciencia médica, en consideraciones psicológicas, espirituales, sociales y familiares, de modo que dividiendo el día en tres bloques de 8 horas, se genera un balance entre el trabajo, la familia y el descanso.

Estamos de acuerdo que el desempleo es el gran problema nacional, que hay que actualizar la legislación laboral de nuestro país, atendiendo los nuevos requerimientos y demandas de un mercado laboral cambiante, mucho menos rígido que antes y desde luego, aceptar que en muchos ámbitos, ya de hecho, se aplican jornadas fuera de ley y se violan sistemáticamente los derechos laborales de los trabajadores.

Sin embargo, este deber, ni niguna otra consideración, pueden estar por encima del bien del trabajador. Porque por ejemplo, ¿qué vida social o familiar puede tener una persona que trabaje 12 horas al día?, ¿Cómo podría balancear sus eventuales responsabilidades como padre, madre, hijo o hija, esposo o esposa si entra por ejemplo al trabajo a las 8 a.m. y sale a las 8 p.m.?

Cierto es que tendría un día libre más, pero, ¿alguien se ha puesto a pensar en la carga física de una jornada con estas características? Y más si se considera, como se cree que sucederá, que será aplicada de inmediato en campos como maquilas, empresas agrícolas e industrias, donde la exigencia física es ya de por sí alta. ¿Está siendo valorada la salud ocupacional de los trabajadores y su capacidad para evitar accidentes?

Siendo realistas, en la situación nacional actual, muy poco podrían decir en contra los trabajadores a quienes se les cambie su jornada laboral, lo toman o lo dejan, y quien se oponga pone el riesgo el sustento suyo y el de su familia.

Por eso ahora es cuando los diputados tienen el deber de cerrar todos los portillos a eventuales abusos, fortaleciendo los controles y exigiendo que una institución como el Ministerio de Trabajo y su Inspección Laboral, cumplan la función para la cual existen.

Aparte los aspectos legales, porque hay quienes afirman que el proyecto podría tener roces de constitucionalidad, nuestro énfasis es que no se puede desplazar a la persona humana del centro del mundo del trabajo. Las y los trabajadores no son otro componente más en la generación de riqueza, su dignidad como personas hijos e hijas de Dios, obliga a considerar toda su integralidad, no solo su capacidad mecánica de rendimiento laboral, como si de máquinas o robots se tratara.

San Juan Pablo II, hablando a los trabajadores durante el Jubileo del Año 2000 llamaba la atención sobre esta centralidad cuando afirmaba que “en el proyecto de Dios el trabajo aparece como un derecho-deber necesario para que los bienes de la tierra sean útiles a la vida de los hombres y de la sociedad, contribuyendo a orientar la actividad humana hacia Dios en el cumplimiento de su mandato de someter la tierra”.

Así, como del Evangelio de Cristo deriva la enseñanza de los Apóstoles y de la Iglesia; deriva una verdadera y característica espiritualidad cristiana del trabajo, para que la actividad humana promueva el auténtico desarrollo de las personas y de toda la humanidad.

Y apuntaba algo fundamental: “En la sociedad actual, a menudo frenética y competitiva, en la que predomina la lógica de la producción y del lucro, a veces en perjuicio de la persona, es más necesario aún que cada uno pueda disfrutar de adecuados períodos de descanso, a fin de recuperar las energías y al mismo tiempo recobrar el justo equilibrio interior (…) gracias al contacto con la naturaleza, a la tranquilidad, a la oportunidad de cultivar más la armonía familiar, a las buenas lecturas y a las sanas actividades recreativas; y sobre todo gracias a la posibilidad de dedicar más tiempo a la oración, a la contemplación y a la escucha de Dios”.

Que estas consideraciones enriquezcan el necesario debate alrededor del tema, para que se puedan crear las condiciones en donde, a la par de una necesaria modernización de la legislación laboral, se respete la dignidad de los trabajadores y sus familias, así como su derecho a una calidad de vida integral y balanceada.

 

 

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad