Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 11 Agosto 2022
Suscribase aquí

Editorial: Iglesia sinodal constructora de paz

By Redacción Julio 19, 2022

Sigue adelante el Proceso Sinodal en la Iglesia universal. En nuestro país, en este mes de junio se están llevando a cabo encuentros abiertos a todas las personas los miércoles por la noche. Tienen la ventaja de que se trata de diálogos a través de la plataforma Zoom, lo que facilita no tener que trasladarse ni dejar de lado ocupaciones familiares o laborales igualmente importantes.

De este modo, la Comisión Nacional de Sinodalidad y las comisiones diocesanas continúan con la etapa previa para la realización del Sínodo sobre la Sinodalidad, que tendrá lugar en Roma y en las diócesis del mundo, el próximo año 2023.

Para esta etapa se ha propuesto el siguiente tema o pregunta fundamental: “En una iglesia sinodal, que anuncia el Evangelio, todos caminan juntos. ¿Cómo se realiza este caminar juntos en la propia Iglesia particular?, ¿Qué pasos nos invita a dar el Espíritu para crecer en nuestro caminar juntos?”.

Como se ve, se trata, en primer lugar de una premisa que nos indica un modo de ser Iglesia, y un verbo que nos llama a la acción: caminar. Es decir, la Iglesia que el Espíritu Santo nos invita a construir se mueve, sale de la comodidad del estancamiento y de los esquemas rígidos, no teme avanzar aunque, en el camino tenga que enderezar el rumbo o curar las heridas, lo importante es caminar, pero no cualquier caminar, sino de un modo que refleje la comunión trinitaria, a propósito de este domingo que celebramos su solemnidad.

Caminar juntos es la antítesis de los clericalismos paralizantes, es asumir cada uno la identidad y la vocación propias a las que ha sido llamado desde el bautismo, es sentir como propia la responsabilidad sobre la marcha de la misión evangelizadora, es saberse, como Iglesia, discípulos misioneros de la vida y de la persona de Jesucristo resucitado.

Y a partir de este convencimiento, el proceso sinodal nos lanza la gran pregunta sobre cómo estamos construyendo esta Iglesia, de qué modo ya en la práctica cotidiana de las diócesis, las parroquias y las mismas familias, caminamos juntos haciendo presente en todo y dando testimonio de existencias transformadas en el amor de Dios.

Desde luego que no todo es perfecto, por el contrario, la invitación a reflexionar sobre la sinodalidad se da precisamente por una carencia de ella, advertida y puesta en oración por el Papa Francisco, quien la impulsa como norte de la Iglesia para responder a los desafíos del tiempo presente.

La tercera parte de la pregunta apela directamente al discernimiento: cuáles son los pasos -agregaríamos: actitudes, acciones o renuncias- a las que el Espíritu Santo nos llama para crecer en nuestro caminar juntos. Aquí lo fundamental es pedir claridad y docilidad, es decir, no solo implorar el Espíritu, sino dejarlo actuar, aunque ello represente en algunos casos desarreglo e incomodidad en el confort en que podríamos haber convertido nuestra vida y servicio en la Iglesia.

Decíamos que la sinodalidad es propuesta por el Papa como respuesta a los desafíos actuales, uno de ellos, sino el que más en este momento, es la paz.

Somos víctimas-testigos directos y permanentes de violencia a todo nivel y en todas sus expresiones. Desde la violencia simbólica, cultural, la económica y semántica, a través de los medios de comunicación y en especial las redes sociales, con descalificaciones y ataques permanentes, expresiones de odio y rechazo, hasta los actos de la peor violencia diabólica que podamos imaginar, con guerras, matanzas, asesinatos, secuestros, pleitos, disputas, amenazas y extorsiones cotidianas.

Todo ello repercute en la familia y en las relaciones que se proyectan desde ella hacia todos los ámbitos sociales. La Iglesia no está exenta de esta creciente violencia, que en muchos ambientes se traduce precisamente en la imposibilidad de caminar juntos, de dejar de lado los egos y vanidades para ver el bien en los demás y permitir que asuman también su parte de responsabilidad en la vida de la Iglesia a todo nivel.

Por eso pensamos que un fruto de la conciencia sinodal debe de ser la paz, paz en el corazón, paz en las familias, paz en los trabajos, paz en las calles y paz en las estructuras de la Iglesia, una paz, que, como fruto de la Pascua, nos acerque, nos haga vernos como hermanos, derribando barreras y exclusiones que por tanto tiempo han creado castas donde siempre debió existir comunidad.

Por esto y por muchas otras razones es importante adherirnos al proceso sinodal, es una oportunidad de lujo que se nos ofrece a los creyentes para proponer y ser parte de nuevos caminos animados por el Espíritu Santo, en la construcción de una Iglesia cada vez más semejante a su Cabeza y Fundador.

Que el Señor nos ayude y nos permita ser herramientas útiles en sus manos, para que esta inquietud que ha nacido en el seno de la Iglesia sea levadura que transforme, en el tiempo y la forma que Él quiera, la vida y las relaciones de todos los seres humanos. Que seamos capaces de construir entendimiento y amor para caminar juntos, en participación, comunión y misión. Así sea.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad