Face
Insta
Youtube
Whats
Sábado, 28 Enero 2023
Suscribase aquí

Amor, esperanza y caridad: El magisterio de una mente brillante

By Diciembre 31, 2022
Amor, esperanza y caridad: El magisterio de una mente brillante Vatican Media

Es considerado como uno de los grandes teólogos del Siglo XX y Siglo XXI, un hombre profundamente intelectual, con una apabullante formación académica que, además, tenía la capacidad de explicar cuestiones filosóficas y teológicas complejas de una manera sencilla. 

Como Papa, Benedicto XVI, lanzó tres encíclicas: Deus caritas est (Dios es amor, en 2005), Spe salvi (Salvados en esperanza, en 2007) y Caritas in Veritate ( La caridad en la verdad, 2009).

DEUS CARITAS EST 

Dios es amor presenta una reflexión teológico- filosófica sobre el “amor” en sus diversas dimensiones: “eros” (amor pasional), “philia” (amor fraternal), “ágape” (amor incondicional). Esto lo relaciona con el amor de Dios por el ser humano, el cual a su vez es intrínseco con el amor humano.

Benedicto XVI habla de un equilibrio justo entre estas dimensiones. Así entonces, el amor muestra su verdadera naturaleza. El amor de Dios justamente se expresa en el sacrificio de Jesús en la cruz, pues el Señor se entrega para salvación de la humanidad. 

También reflexiona sobre cómo el amor de Dios se hace presente a través de la Iglesia, “comunidad de amor”, por medio del ejercicio de la caridad y el amor al prójimo. “La Iglesia es la familia de Dios en el mundo”, escribe. Asimismo, se refiere a la cuestión social y la participación de la Iglesia en la promoción humana.

Frases:

“No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva”. (Benedicto XVI - Deus caritas est - Num, 1)

“En su muerte en la cruz se realiza ese ponerse Dios contra sí mismo, al entregarse para dar nueva vida al hombre y salvarlo: esto es amor en su forma más radical (...) Es allí, en la cruz, donde puede contemplarse esta verdad. Y a partir de allí se debe definir ahora qué es el amor. Y, desde esa mirada, el cristiano encuentra la orientación de su vivir y de su amar” (Num, 12).

“Si el mundo antiguo había soñado que, en el fondo, el verdadero alimento del hombre —aquello por lo que el hombre vive— era el Logos, la sabiduría eterna, ahora este Logos se ha hecho para nosotros verdadera comida, como amor. La Eucaristía nos adentra en el acto oblativo de Jesús. No recibimos solamente de modo pasivo el Logos encarnado, sino que nos implicamos en la dinámica de su entrega”. (Num, 13).

Él nos ha amado primero y sigue amándonos primero; por eso, nosotros podemos corresponder también con el amor. Dios no nos impone un sentimiento que no podamos suscitar en nosotros mismos. Él nos ama y nos hace ver y experimentar su amor, y de este “antes” de Dios puede nacer también en nosotros el amor como respuesta.

“Para la Iglesia, la caridad no es una especie de actividad de asistencia social que también se podría dejar a otros, sino que pertenece a su naturaleza y es manifestación irrenunciable de su propia esencia” (Num. 25).

“Quien ejerce la caridad en nombre de la Iglesia nunca tratará de imponer a los demás la fe de la Iglesia. Es consciente de que el amor, en su pureza y gratuidad, es el mejor testimonio del Dios en el que creemos y que nos impulsa a amar. El cristiano sabe cuándo es tiempo de hablar de Dios y cuándo es oportuno callar sobre Él, dejando que hable sólo el amor. Sabe que Dios es amor (1 Jn 4, 8) y que se hace presente justo en los momentos en que no se hace más que amar”. (Num 31)

 

SPE SALVI 

En esta Encíclica, el Papa Benedicto XVI se centró en el tema de la Esperanza cristiana. “Quien tiene esperanza vive de otra manera, una vida nueva”, dice. Señala que la crisis actual de la fe, en sus aspectos concretos, es sobre todo “una crisis de la esperanza cristiana”.

En esa línea lanza una crítica a la “fe en el progreso”, es decir, a la idea de que el ser humano alcanzará la “redención” a través de los logros científicos. Sobre todo, se refiere al materialismo y al marxismo.

Aborda el tema de fe y razón. Indica, entre otros aspectos, que si bien, los aportes de la ciencia pueden traer beneficios a la humanidad, “la ciencia no redime al hombre, el hombre es redimido solo por el amor de Dios, el Dios que nos sigue amando “hasta el extremo”.

Observa que en esa ansia de razón y libertad, el ser humano ha optado por alejarse del Creador. Sin embargo, “el hombre necesita a Dios, de lo contrario queda sin esperanza”. 

De igual manera, Benedicto XVI reflexiona sobre cómo el ser humano halla su libertad (la verdadera libertad) cuando se encuentra con el Señor.

Benedicto XVI expone que el cristianismo no traía un mensaje socio-revolucionario, sino algo mucho más grande. “Lo que Jesús había traído, habiendo muerto Él mismo en la cruz, era algo totalmente diverso: el encuentro con el Señor de todos los señores, el encuentro con el Dios vivo y, así, el encuentro con una esperanza más fuerte que los sufrimientos de la esclavitud, y que por ello transformaba desde dentro la vida y el mundo”.

Frases: 

“Se nos ofrece la salvación en el sentido de que se nos ha dado la esperanza, una esperanza fiable, gracias a la cual podemos afrontar nuestro presente: el presente aunque sea fatigoso, se puede vivir y aceptar si lleva hacia una meta, si podemos estar seguros de esa meta, y si esa meta es tan grande que justifique el esfuerzo del camino” (Num. 1)

“El cielo no está vacío. La vida no es el simple producto de las leyes y de la casualidad de la materia, sino que en todo, y al mismo tiempo por encima de todo, hay una voluntad personal, hay un Espíritu que en Jesús se ha revelado como Amor” (Num, 5)

“El hombre necesita a Dios, de lo contrario se queda sin esperanza” (Num, 23).

“La razón necesita de la fe para llegar a ser totalmente ella misma: razón y fe se necesitan mutuamente para realizar su verdadera naturaleza y su misión”. (Num, 23)

“El hombre nunca puede ser redimido solamente desde el exterior... No es la ciencia la que redime al hombre. El hombre es redimido por el amor.... El ser humano necesita un amor incondicionado” (Num, 25).

“Lo que cura al hombre no es esquivar el sufrimiento y huir ante el dolor, sino la capacidad de aceptar la tribulación, madurar en ella y encontrar en ella un sentido mediante la unción con Cristo, que ha sufrido con amor infinito”. (Num, 37)

“Una sociedad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado también interiormente, es una sociedad cruel e inhumana". (Num, 38)

CARITAS IN VERITATE 

En medio de la crisis económica iniciada en Estados Unidos en 2008 y que se expandió a nivel global, el Papa Benedicto XVI lanzó Caritas in veritate, donde presenta la caridad como “vía maestra de la Doctrina Social de la Iglesia”.

El Papa Benedicto XVI toca temas relacionados con la cuestión social y las estructuras financieras internacionales. 

Habla sobre el ligamen entre verdad y caridad, “de este modo, no sólo prestaremos un servicio a la caridad, iluminada por la verdad, sino que contribuiremos a dar fuerza a la verdad”.

En general, el Santo Padre habla sobre fomentar “formas de economía solidaria” y nuevos paradigmas económicos más humanos y fraternos. 

También llama la atención sobre los estilos de vida hedonistas y materialistas. Asimismo, advierte sobre el acaparamiento de recursos y poder por parte de ciertos Estados. 

Apela por mayor cooperación internacional y tecnológica, sobre todo para los países más necesitados, entre otros temas.

Frases

 “El desarrollo necesita cristianos con los brazos levantados hacia Dios en oración, cristianos conscientes de que el amor lleno de verdad, caritas in veritate, del que procede el auténtico desarrollo, no es el resultado de nuestro esfuerzo sino un don” (Num. 79).

 “Sin verdad, la caridad cae en mero sentimentalismo. El amor se convierte en un envoltorio vacío que se rellena arbitrariamente. Éste es el riesgo fatal del amor en una cultura sin verdad”. (Num. 3).

“La Iglesia no tiene soluciones técnicas que ofrecer y no pretende ‘de ninguna manera mezclarse en la política de los Estados’. No obstante, tiene una misión de verdad que cumplir en todo tiempo y circunstancia en favor de una sociedad a medida del hombre, de su dignidad y de su vocación (…) Para la Iglesia, esta misión de verdad es irrenunciable”. (Num. 9).

“No se debe considerar a los pobres como un ‘fardo’, sino como una riqueza incluso desde el punto de vista estrictamente económico. No obstante, se ha de considerar equivocada la visión de quienes piensan que la economía de mercado tiene necesidad estructural de una cuota de pobreza y de subdesarrollo para funcionar mejor”.  (n. 35).

“La globalización no es, a priori, ni buena ni mala. Será lo que la gente haga de ella” (n. 42).

“El acaparamiento por parte de algunos estados, grupos de poder y empresas de recursos energéticos no renovables, es un grave obstáculo para el desarrollo de los países pobres” (n. 49).

“Para educar es preciso saber quién es la persona humana, conocer su naturaleza. Al afianzarse una visión relativista de dicha naturaleza plantea serios problemas a la educación, sobre todo a la educación moral, comprometiendo su difusión universal. Cediendo a este relativismo, todos se empobrecen más” (n. 61).


Danny Solano Gómez

Periodista, licenciado en Producción de Medios, especializado en temas de fe católica, trabaja en el Eco Católico desde el año 2009.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad