Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 25 Noviembre 2020
Suscribase aquí

¿Cuál debe ser el orden de prioridades de quien se casa?

By Mons. Vittorino Girardi S. Noviembre 01, 2020

“Monseñor, una consulta: Si una persona se casa, ¿cuál debe ser el orden de prioridad en los siguientes ámbitos, según el Magisterio de la Iglesia, hijos, esposa y esposo, trabajo, estudio?”.

Jorge Jáen J.- San José

 

Estimado Jorge, del tono de su correo, se comprende que usted es un joven soltero que quiere casarse y formar una familia. Eso me ha hecho recordar lo que escribió nuestro Papa Francisco en el comienzo de su Exhortación Apostólica Amoris Laetitia (La Alegría del Amor), del 2016. “La alegría del amor que se vive en las familias es también el júbilo de la Iglesia. Como han indicado los Padres sinodales, a pesar de las numerosas señales de crisis del Matrimonio, el deseo de familia permanece vivo, especialmente entre los jóvenes, y esto motiva a la Iglesia” (1).

Usted, Jorge, es uno de estos jóvenes, y le felicito y le deseo que pueda formar una familia como Cristo nos la ha propuesto. Estamos convencidos de que el anuncio cristiano en relación con la familia es verdaderamente una buena noticia.

Tenía razón Facundo Cabral, cuando repetía, y haciéndolo canto: “lo barato tiene precio, lo valioso no”. La vida, el amor y la fe no nos han costado nada; nadie paga nada por el don de la vida, así como por el don del amor y de la fe. Esos preciosos dones nos vienen de Dios, pero por medio de la cooperación de nuestras familias.

Lo ha repetido el mismo Papa Francisco, no hay ninguna familia perfecta, en todas experimentamos límites, errores… sufrimiento, pero todo esto no opaca ni oscurece en absoluto la belleza, la grandeza y la dignidad de la familia. Como lo expresaba el poeta Jorge Luis Borges, “toda casa es un candelabro” y lo es por la familia que ahí vive. En ella brota la vida, custodiada y acrecentada por el amor e iluminada por la fe.

Es tan fácil recordar aquí, entonces, el Salmo 128, que todavía hoy en día, es proclamado en la liturgia nupcial judía como en la cristiana:

“¡Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos!

Del trabajo de tus manos comerás, serás dichoso, te irá bien.

Tu esposa como parra fecunda en medio de tu casa;

Tus hijos como brotes de olivo, alrededor de tu mesa.

Esta es la bendición del hombre que teme al Señor.

Que Dios te bendiga desde Sion; que veas la prosperidad de Jerusalén,

todos los días de tu vida; que veas a los hijos de tus hijos. ¡Paz a Israel!”

Es tan fácil imaginar la escena aquí descrita. En torno a la mesa festiva; en el centro encontramos la pareja del padre y de la madre con toda su historia de amor, y con ellos, sus hijos e hijas.

Para ese ambiente familiar, estimado Jorge, surge su pregunta, ¿cuál es el orden de prioridad?, o, con otras palabras, ¿qué es lo primero que hay que atender y cuidar en una familia?, ¿los hijos, la esposa, el esposo, el trabajo, el estudio?

Sin duda está usted de acuerdo conmigo, estimado Jorge, si afirmamos que a la base de su pregunta hay otra y muy importante, y es ésta: ¿Cuál es el criterio o norma para poder establecer el orden de prioridad o jerarquía? La respuesta es del todo obvia: la familia nace del amor y está llamada a perseverar por el amor, éste pues, debe ser el criterio de prioridad. Hay que escoger y priorizar aquello en que más amor cabe poner y manifestar. Es el amor y sólo el amor, de donde nos debe venir la luz para guiar nuestros pasos.

Es lógico entonces que, desde el día del matrimonio, el esposo deberá poner a la esposa como lo primero en su vida y viceversa. Si estudia, si trabaja, si intenta mejorar el nivel de vida… todo debe estar orientado para hacer feliz (en la medida de lo posible) a su pareja, haciéndola feliz y encontrando el mismo compromiso en su esposa va a realizar la única manera para encontrar la propia alegría.

Aquí es imprescindible recordar, que esto es posible sólo con la ayuda de Dios, ya que el egoísmo en todas sus extrañas formas siempre está al acecho. Hay que recordarlo y pedir para no ser víctima de él: “si Dios no construye la casa, en vano se cansan los albañiles” (Sal 126).

Una vez que lleguen los hijos es del todo natural que el criterio del amor lleve a los dos, padre y madre unidos, a priorizar a la prole. Por los hijos, fruto de su amor, y por su bien, los dos estarán dispuestos a trabajar, a estudiar (según los casos), a… sacrificarse, conscientes de que, después de Dios, ellos, padre y madre, lo son todo para sus hijos. Naturalmente, sin descuidar las expresiones de atención, cariño hacia la propia pareja.

En síntesis, estimado Jorge, más que preocuparse por la prioridad en la jerarquía, hay que hacer todo lo posible para lograr el equilibrio en el amor que pareja e hijos van demandando y encontrando en todo lo demás, trabajo, estudio, momentos de esparcimiento… modos para expresarlo.

Concluiría, estimado Jorge, recordando otro principio evangélico, sorprendente y exigente, pero fuente de auténtica e íntima alegría para cuantos creemos en su verdad e intentamos ponerlo en práctica. Lo encontramos en el capítulo 22 de San Lucas: “el mayor entre ustedes que se porte como el menor; y el que preside como el que está sirviendo… Yo estoy entre ustedes como quien sirve” (22, 27). Y no hay que olvidar el otro dicho del Señor: “hay más dicha en dar que en recibir” (Hch 20, 35). Hagamos la prueba y constataremos que Jesús, una vez más, no nos engaña.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad