Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 25 Octubre 2021
Suscribase aquí

Hablar de muerte con los niños

By Licda. Priscilla Díaz García / Instituto femenino de Salud Integral IFEMSI Octubre 01, 2021

Las palabras muerte y niños en una misma frase es causa de escalofríos para la mayoría. Cuando pensamos en que nuestros amados pequeños se enfrenten a la inevitable última etapa del ciclo de la vida, quisiéramos que fuese con los panoramas menos dolorosos posibles. Desde el frijolito que no germinó, hasta la pérdida de las primeras mascotas, pasando quizá a los mayores de la casa que sin duda ya comienza a ser un gran impacto en sus vidas y más cuando estos han sido sus cuidadores.

Cuando la hermana muerte se acerca aún más, a padres o hermanos, es todavía más complejo de trabajar. En este punto es necesario tomar en consideración la etapa del desarrollo en que se encuentran nuestros niños. Uno de los errores más comunes es el de asumir que, por ser muy pequeños entre cero y dos años, nuestro hijo no necesita una explicación. Claro que debemos adaptar nuestro lenguaje e información a la edad de los pequeños, sin dejar de lado la verdad, que nuestro ser amado ha partido y no lo volveremos a ver. Es necesario comprender que ellos son capaces de percibir que algo está sucediendo, puesto que se da un cambio en la dinámica familiar, en las rutinas y en la afectación emocional de sus cuidadores, ejemplo de esto es cuando se vive una pérdida gestacional, mamá pasa llorando, papá de mal humor. Un sano ejercicio son frases pequeñas como: -Mamá está triste, porque ___ se ha ido. Mamá aun triste te ama mucho y está agradecida de tenerte.

Otro caso importante para valorar son los niños en etapa preescolar, en estos predomina el pensamiento mágico y conversar con ellos desde la verdad como mencioné anteriormente se vuelve más importante que nunca. El médico Alejandro Nespral cuyo campo de acción son los cuidados paliativos, colabora en el programa “duelo en escuelas” buscando llevar en lugares seguros conversaciones ante el tabú de la muerte. Este compartía durante una conferencia, la historia de una niña cuya abuela acababa de morir, la niña con la que no habían conversado con detalle que le pasó a su abuela razonó que su abuelita estaba muy triste y murió de tristeza, puesto que las últimas veces que compartió con ella, esta se iba apagando de manera natural por la enfermedad que padecía. Lo inquietante fue que a sus cuatro años racionando que la tristeza mata, esta pequeña estaba llena de temores al ver que todos a su alrededor lloraban por la muerte reciente y por lo tanto estaban tristes y si la tristeza mata, significa que ellos también podían morir. No mantenerlos al margen, podemos preguntar ¿qué crees que sucedió? para conocer de su mundo y finalmente aclarar o brindar información con la verdad, estas son estrategias de mucha utilidad.

Con los niños escolares de seis a diez años, nos encontramos con preguntas más elaboradas, con temores de perder a otros seres queridos y con sentimientos de culpa que los llevan a cuestionarse si algo hicieron mal. Ante estas interrogantes es importante tener claro que no tenemos que saber todas las respuestas, que también estamos en nuestro proceso y que necesitamos apoyo.

Cuando la muerte es de hermanitos ya sea en vientre o nacidos, además de validar las emociones por la pérdida sufrida, es valioso reforzar que, si bien ese pequeño es parte de la historia de todos y siempre lo será, la familia está completa, no están a la espera de otro bebé para ser completados por el que se fue, sino que hoy son un regalo quienes forman parte de la familia.

Si esta es tu situación no dudes en contactarnos para acompañarte con absoluta confidencialidad al 2290-3127.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad