Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 29 Junio 2022
Suscribase aquí

San Isidro: una santidad muy “normal”

By Mons. Bartolomé Buigues O. Junio 12, 2022

En este tiempo pascual en que experimentamos, si cabe más, el abismo de gracia y misericordia del Padre en la portentosa intervención salvífica de la resurrección de Cristo que, sobreabundando sobre el mal, nos restaura, nos libera, nos regenera, nos disponemos a vivir un nuevo jubileo. La iglesia celebra y difunde esa oferta de gracia y misericordia de Dios y se complace en ofrecernos su abundante caudal, esta vez, con ocasión de los significativos aniversarios que se cumplen en torno a la gran figura de San Isidro labrador.

Es una nueva invitación a vivir la vocación que tenemos todos a la santidad, a acoger la Vida nueva que brota de la resurrección, por acción del Espíritu, y centrar nuestra vida en la dinámica del amor que nos asegura haber nacido de Dios. En San Isidro se manifiesta eso que el Papa Francisco llama la santidad de la puerta de al lado, una santidad muy “normal”. Se santificó viviendo una vida sencilla y cotidiana, a la que lo había llamado el Señor, pero vivida con la intensidad de la referencia a Dios que lo hizo feliz, dichoso, bienaventurado, junto a su familia, en el contexto que le tocó vivir.

La conciencia de la Providencia divina, de estar inmerso en el misterio de la benevolencia de Dios, lo llevó a una fe profunda que conformaba totalmente su vida, planteada siempre en la relación con el Señor, y que le permitía asumir actitudes que le daban una admirable talla humana. La vivencia del amor en el contexto del matrimonio, de la familia, lo fue madurando, justamente en la entrega de su vida a su esposa, con la que compartió el camino de santidad, y a su hijo, en un proyecto común que significaba, para todos, la presencia del amor de Dios.

La relación con la naturaleza, en su trabajo de agricultor, prolongaba su relación con el Señor, admirando su presencia en la maravilla de todo lo creado, sintiéndose en armonía con la naturaleza, con la Casa Común. Dignificaba así el trabajo como expresión de colaboración con la obra creadora del Señor, de poner en acción todas sus cualidades al servicio del bien común, de cuidado y protección de su familia.

 

Les invito, por tanto, a vivir este jubileo como una gran ocasión para:

 

  • Renovar la iluminación de la fe y aportar, con ella, dimensión de profundidad, orientación, sentido, horizonte de esperanza a nuestra vida, forjar nuestra identidad cristiana.
  • Reconocer la belleza del matrimonio y la familia como camino de santidad, escuela de amor que nos madura como personas, ámbito para participar e iluminar la sociedad.
  • Renovar nuestro compromiso por la promoción humana integral y solidaria desde el mundo del trabajo. Valorar el trabajo como camino de realización humana, solicitar políticas que permitan la integración de todos al mundo del trabajo en condiciones dignas, con remuneraciones justas que permitan satisfacer las necesidades básicas de las familias.
  • Apreciar nuestra agricultura y ganadería, puesto que satisface un aspecto tan básico como la alimentación, permite nuestra soberanía alimentaria y favorece la ecología, el cuidado de la tierra y del ambiente. Apoyar a los agricultores y ganaderos en sus necesidades y reivindicaciones, favorecer la venta de sus productos.

Nos alcance la intercesión de San Isidro labrador, inspirado en la Sagrada Familia de Nazareth, José y María, por quienes el Señor nos regala abundante su gracia y nos llena de profundo júbilo.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad