Face
Insta
Youtube
Whats
Sábado, 27 Febrero 2021
Suscribase aquí

Acólitas y lectoras

By Lic. Lisandra Chaves Febrero 19, 2021

La reacción en general de la audiencia femenina en redes sociales ante el anuncio de la apertura de los ministerios del Acolitado y Lectorado para las mujeres no fue de alegría sino más bien de una especie de aceptación insatisfecha. Las primeras quejas que surgieron fueron que solo oficializa algo que ya existe y que no es algo que realmente cambia el estatus de la mujer dentro de la Iglesia.

Si nos informamos bien nos daremos cuenta de que no es lo mismo ser ministra extraordinaria de la comunión o proclamar la Palabra de Dios en la Eucaristía que asumir estos ministerios laicales a los que el Papa hace referencia en su documento “Spiritus Domini” publicado el pasado 11 d enero 2021 en forma Motu Proprio.

En un documento publicado por la Conferencia Episcopal de Costa Rica el pasado 13 de enero 2021 se explica que “el ministerio del lectorado no es solo la proclamación litúrgica de la Palabra de Dios, sino que comprende también la misión de ser catequista permanente y universal que educa en nombre de la Iglesia con un cierto rango de oficialidad. De manera semejante el acólito no sólo es ministro extraordinario de la comunión, sino que recibe el encargo -también permanente y universal- de otras muchas tareas en torno al Misterio Eucarístico”.

Con base en lo anterior, yo sí veo un paso importante y una apertura de la Iglesia hacia la mujer pues antes estos ministerios estaban destinados solo a los varones. Como he mencionado en columnas anteriores, no es fácil para el Papa Francisco abrirle el camino a la mujer, hay aún ambientes muy clericalistas y él hace lo que puede y por ello yo sí celebro cada paso que la Iglesia da hacia la apertura pues yo no soy de las que espero que se abra el diaconado permanente o el sacerdocio femenino, al contrario, lo defiendo como exclusivo para los varones.

Por supuesto que la Iglesia espera directrices para estas adaptaciones y también deberá existir una adecuada selección y formación para implementar este Motu Proprio. También será un tema de vocación para la mujer, auto examinarse para evaluar si es algo en lo que se puede servir a la Iglesia con humildad, pues evidentemente hay muchas formas de servir a la Iglesia. Recordemos que en la Iglesia no hay puestos de poder sino servicios.

Siempre es bueno tener presente la Kénosis de nuestro Señor Jesús, porque si Él siendo Dios se abajó a tal extremo, ¿qué puede esperar Dios de mí? Que haga lo mismo que hizo Jesús, colocando todo mi ser para servir y hacer el bien a los demás desde abajo no desde arriba.

Me gustó la declaración de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG): ¡Gracias Santo Padre! Expresamos nuestro agradecimiento al Papa Francisco por el Motu Proprio Spiritus Domini y a todos los que han contribuido en el estudio y la investigación para este nuevo paso que ve la participación ministerial de las mujeres en la Iglesia…la decisión de que no solo hombres sino también mujeres puedan ser instituidas Lectores y Acólitos es un signo y una respuesta al dinamismo que caracteriza la naturaleza de la Iglesia, un dinamismo propio del Espíritu Santo que desafía constantemente a la Iglesia en obediencia a la Revelación y a la realidad”.

Yo al igual que la UISG agradezco al Papa Francisco cada palabra, gesto y acción que ha hecho por la mujer en la Iglesia. Ser agradecidos es y será siempre parte del amor. No podemos amar a la Iglesia criticándola y quejándonos de todo. Si amamos a la Iglesia debemos agradecer lo que hace por nosotros y trabajar junto a Ella, recordemos que todos somos Iglesia.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad