Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 27 Septiembre 2020
Suscribase aquí

Los obispos y el rol de las mujeres III Parte

By Lic. Lisandra Chaves. Septiembre 11, 2020

Comparto la última parte del ensayo presentado en el diplomado sobre la mujer de la Academia de Líderes Católicos sobre un nuevo rol de la mujer en la Iglesia y el papel que tienen los obispos frente a esto. En la estructura jerárquica de la Iglesia, querida así por Jesucristo, quien dejó a Pedro como cabeza de la Iglesia e instituyó el orden sacerdotal en la persona de sus discípulos, las mujeres necesitamos el apoyo total de los obispos para potenciar nuestros dones y servir a la Iglesia según nuestra misión y carismas. Sin la apertura de los Pastores de las diócesis no podremos lograr un avance significativo.

El directorio para el Ministerio Pastoral de los Obispos establece: “El Obispo vigile también a fin de que se dé a las mujeres consagradas adecuados espacios de participación en las diversas instancias diocesanas, como los Consejos pastorales diocesano y parroquial, allí donde existan, las diversas comisiones y delegaciones diocesanas; la dirección de iniciativas apostólicas y educativas de la Diócesis y estén también presentes en los procesos de elaboración de las decisiones, sobre todo en lo que se refiere a ellas, de modo que se pueda poner al servicio del Pueblo de Dios su particular sensibilidad y su fervor misionero, su experiencia y competencia”.[1] Este texto debería ser abierto e incluir a todas las mujeres y no solo a las pertenecientes a la vida consagrada, pero aun estando limitado a las consagradas tampoco es una realidad en todas partes como el Directorio lo señala.

Dado lo anterior, una propuesta para promover un renovado papel de la mujer en la Iglesia podría ser la creación de un secretariado para la mujer adscrito a las Conferencias Episcopales y liderado por una mujer. Este secretariado podría ayudar a los Obispos a crear nuevos espacios para las mujeres. Dentro de estos espacios se puede contemplar: un diagnóstico anual de la situación de la mujer en la Iglesia del país, formación al clero sobre el tema de la mujer, espacios formativos para las mujeres, un simposio anual sobre la mujer en la Iglesia y la posibilidad de que las mujeres capacitadas para cada puesto puedan acceder al igual que los hombres a liderar espacios donde pueda colaborar.

Un punto que los obispos pueden tomar en consideración es la posibilidad de que también las mujeres calificadas puedan ser enviadas a estudiar a las universidades pontificias, algo que se podría pensar para tener también mujeres canonistas, por ejemplo. Se requiere un cambio grande de mentalidad, pero es justamente lo que el Papa Francisco, vicario de Cristo está llamando a hacer. Ningún sacerdote clericalista va a cambiar si la transformación no viene primero de los obispos. Son los obispos los principales llamados a imitar a Jesucristo en defender la gran dignidad de la mujer. Las mujeres pueden llegar a ser las grandes compañeras de camino. Así lo menciona San Pablo cuando habla de sus “compañeras de trabajo” en la carta a los Romanos (Rom 16).

Como conclusión, podemos afirmar que, aunque el Papa Francisco está invitando a la Iglesia a darle a la mujer un rol más protagónico en la Iglesia, esto no es un proceso fácil ni rápido. Es necesario un nuevo feminismo católico que promueva este protagonismo de la mujer y también se requiere que los obispos sean los primeros que deben hacer este cambio. Jesús fue el primer gran promotor de la dignidad de la mujer en la historia. Los obispos que tienen la plenitud del sacerdocio, poseen en sus manos la posibilidad de abrir la puerta a las mujeres para una mayor plenitud en su vocación y dignidad para la cual fueron creadas, al permitirles desarrollar sus talentos al servicio de la Iglesia de Cristo.

 

[1] Directorio para el Ministerio Pastoral de los Obispos, N. 104.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad