Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 27 Septiembre 2020
Suscribase aquí

Los obispos y el rol de las mujeres - II Parte

By Lic. Lisandra Chaves Septiembre 08, 2020

La semana anterior comencé a compartir un ensayo presentado en el diplomado sobre la mujer de la Academia de Líderes Católicos, que trató de responder a las siguientes preguntas: ¿Cómo pasar de una realidad donde la mujer es más vista en la Iglesia como la secretaria, cocinera y asistente a otra donde se le dé la posibilidad de aportar profesionalmente, dirigir y liderar un grupo o una estrategia y cuál es el rol de los obispos ante un papel diferente de la mujer en la Iglesia?

Como comunicadora, hace algunos meses entrevisté a un grupo grande de mujeres catequistas. En el grupo había incluso mujeres profesionales, algunas pensionadas y para mi sorpresa, cuando les pregunté si estaban satisfechas con su labor en la Iglesia, la mayoría me contestó que no porque algunos párrocos las tomaban en cuenta, justamente para cocinar en actividades de la parroquia, pero no para ofrecer cursos o temas a laicos. “Siempre prefieren que lo hagan los seminaristas” me contestaron. Con ese sondeo descubrí que las mujeres participan en el espacio que la Iglesia les abre, como es el caso de la catequesis, pero están a la espera de que se les pueda brindar otras oportunidades para servir desde otras áreas.

Aunque el llamado del Papa Francisco a dar otros espacios a la mujer en la Iglesia es constante y él mismo está dando ejemplo al nombrar mujeres en posiciones dentro del Vaticano, en América Latina no vemos que haya una real y pronta apertura hacia la mujer, con sus excepciones. Es un proceso lento que requiere romper viejas estructuras mentales en el clero y, sobre todo, se necesita hacer caer al clericalismo de nuestra región.

Así como en la historia del feminismo, fueron las mismas mujeres las que lograron obtener sus primeros derechos como es el caso del voto, ahora es necesario un bien entendido feminismo católico donde las mismas mujeres promovamos nuevos roles para la mujer dentro de la Iglesia. Aquí no me refiero al diaconado permanente para las mujeres ni al sacerdocio femenino ya que por temas teológicos ampliamente profundizados por los últimos papas no es un tema que yo apoye para la mujer. (cf. Ordenatio Sacerdotalis del 22 mayo 1994 y el documento Inter Insigniores).

La mujer tiene igual dignidad que el hombre y lo vemos desde el Génesis (Gen 1; 2) hasta el Evangelio donde Jesús fue el verdadero promotor de la dignidad de la mujer, pero lo anterior no quiere decir que tengamos que hacer lo mismo que el hombre, en el caso del sacerdocio o el diaconado que es el primer grado del sacramento del orden. Estamos creadas con igual dignidad que los hombres, pero para misiones diferentes y esto no implica que el sacerdocio sea más importante que el aporte de la mujer en diversas áreas. Como ha dicho el Papa Francisco “la Virgen María era más importante que los apóstoles, los Obispos, los diáconos y los sacerdotes” (Conferencia de Prensa vuelo regreso a Roma 28 julio 2013).

Como bien lo expresó San Juan Pablo II en Mulieris Dignitatem “De esta manera la plenitud de los tiempos manifiesta la dignidad extraordinaria de la mujer”[1]. Dentro de esta gran dignidad de la mujer que Dios nos ha mostrado en María Santísima, hay muchas funciones que las mujeres pueden desempeñar cumpliendo la voluntad de Dios y como ejemplo tenemos la gran variedad de mujeres santas de la Iglesia, llamadas a diferentes servicios, todos valiosos, pero siempre para el bien común.

 

[1] San Juan Pablo II, Mulieris Dignitatem, N.4

Last modified on Martes, 08 Septiembre 2020 08:33

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad