Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 29 Junio 2022
Suscribase aquí

El amor cura

By Licda. Lisandra Chaves. Marzo 24, 2022

Ante esta Cuaresma, aún con tanto sufrimiento en el mundo, por la pandemia, la pobreza, la falta de empleo, la violencia, la inseguridad, en fin, tantas situaciones difíciles, solo hay una medicina que nos puede curar y es el amor. Ya sabemos que Dios es amor.

Un abrazo reinicia, una sonrisa suaviza las penas, una caricia consuela, unas palabras de apoyo levantan, una ayuda de cualquier tipo, espiritual o material, permite llevar mejor los problemas. El amor verdaderamente cura, incluso las enfermedades del cuerpo se llevan mejor cuando la persona está rodeada del afecto de sus seres queridos.

Aquellos que abandonan adultos mayores en hospitales porque piensan que en un hospital les curan lo que necesiten, olvidan que la principal medicina para esos abuelitos es el amor de su familia, sus amigos, sus lugares queridos, las fotografías del ayer, los nietos que hacen preguntas y juegan, los abrazos y un “te quiero” cada mañana y cada noche.

El amor no nos cuesta dinero y está al alcance de todos. Podemos ayudar a curar esta sociedad con el amor si todos realizamos pequeños gestos de amor a nuestro alrededor todos los días. No veo qué cosa mejor podamos ofrecer a Dios en esta Cuaresma que curarnos todos con amor.

La soledad es peor que una enfermedad del cuerpo. El abandono es peor que un tumor y el egoísmo es el cáncer que acaba con nuestra vida. No estamos hechos para vivir solos, fuimos creados para amar. Todos tenemos esa capacidad de amar y ser amados porque hemos sido creados a imagen de Dios y Dios Trinidad es una relación de amor.

Este tiempo nos da una nueva oportunidad para acercarnos a Dios con corazón sincero. La pandemia nos ha golpeado muy fuerte en nuestro ego y nos ha hecho ver que nuestra civilización “tan avanzada” sigue siendo frágil y que nuestra medicina moderna no pudo evitar tantas muertes alrededor del mundo. Seguimos siendo débiles, necesitamos a Dios.

Cuando voy a Misa y veo el templo lleno me alegro tanto porque hay conciencia de que necesitamos a Dios con nosotros. Necesitamos a la Iglesia, nuestra madre, con sus sacramentos y todo lo que ella nos ofrece para poder vivir esta vida en paz. Hablamos de la paz que solo Dios da y que no se encuentra en el mundo.

Curemos al mundo con amor como antídoto contra el egoísmo. Nadie es inmune a la ternura, tarde o temprano todos reaccionan a los actos de bondad. Tenemos que hacerlo y así vamos encendiendo las almas apagadas, devolviéndoles luz, sonrisas y esperanza. Sin Dios tampoco tenemos esperanza y entonces nuestra existencia perdería todo sentido.

Hay muchas necesidades de amor a nuestro alrededor, en los ambientes laborales, académicos, familiares y sociales. No hace falta hablar de Dios a nadie, solo necesitamos hacer el bien, tener gestos de bondad con todos, interesarnos por el que sufre, brindarle un mano amiga y salir de nosotros mismos para percibir el sufrimiento del otro. Insisto, no hay que ir lejos, hablamos del vecino, del compañero de trabajo, del amigo que no veo hace tiempo, de la persona que me vende algún servicio, del sacerdote de mi comunidad. Solo basta mirar bien la vida del otro y veremos qué montón de oportunidades tenemos de brindar amor.

Que el Señor nos ayude a ser mejores personas y que esta Cuaresma nos permita un renacimiento en el amor para que podamos ser médicos del amor, llevando fe, esperanza y caridad a todo nuestro alrededor.

 

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad