Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 05 Diciembre 2021
Suscribase aquí

La mujer del Sínodo

By Lic. Lisandra Chaves Noviembre 12, 2021

No me refiero a Nathalie Becquart, la religiosa francesa que fue nombrada subsecretaria del Sínodo con derecho a voto, sino a la hermana Gloria Cecilia Narváez, la religiosa colombiana que estuvo cautiva 4 años por terroristas de Al Qaeda y fue recientemente liberada.

Los signos son para quienes los quieren ver. En la apertura del Sínodo sobre sinodalidad en Roma el pasado 7 de octubre, la hermana Gloria pudo estar allí para saludar al Papa Francisco y se robó todas las miradas, no solo de los presentes sino de la prensa. Para una mujer que estuvo sin libertad 4 años y solo Dios sabe cuanto habrá sufrido, su rostro era sereno y sonriente, lo cual impactó más que su propia liberación.

Gloria Narváez es una mujer colombiana de 59 años que pertenece a la Congregación de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, secuestrada en Mali el 7 de febrero del 2017 mientras estaba entregada a la misión.

¿Cómo puede aparecer ella con un rostro de paz luego de todo lo que habrá vivido por tanto tiempo? La respuesta es Dios. Nada hay imposible para Dios. Luego de la inmensa prueba por la que ha pasado esta religiosa allí está ella de pie, como aquel que construyó su casa sobre roca y que no lo pudo derribar la tormenta. Allí está la hermana Gloria, aferrada a su fe, sin flaquear, sin victimizarse y dando gracias a Dios por la oportunidad de seguir con vida.

“¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Elevo una acción de gracias a Dios porque lo he sentido cercano en este cautiverio”, así se expresó la hermana Gloria en lugar de quejarse por todo lo vivido. Sus palabras en la prensa han sido de agradecimiento a Dios, al Papa y a los gobiernos de Italia, Mali y a su familia. “A todas aquellas personas que oraron por mi e hicieron posible mi liberación y a aquellas que me han fortalecido con sus detalles y gestos de fraternidad un sincero Dios les pague”, dijo. Sencillamente impresionante.

Una misionera que realizó su labor humanitaria y de evangelización en África, un signo enorme de esa Iglesia femenina y misionera de la que tanto nos ha hablado el Papa Francisco. No temió dar su vida por los demás y por el Reino de Dios. Fue secuestrada y viene llena de paz, agradeciendo a Dios y a todos…¡Qué precioso ejemplo de ser mujer en la Iglesia!

Yo pienso que es en el testimonio de la hermana Gloria donde vemos que Dios hace brillar a la mujer. Lejos de quejas, celos, envidias, exigencias y competencias, la hermana nos muestra que simplemente siguió el llamado de Dios a donde Él la llamó, dio todo lo mejor de ella misma y tuvo que atravesar una gran noche oscura, pero la hemos vuelto a ver sonriente, sencilla y agradecida. Una mujer de fe. Una mujer que sigue el modelo de la Virgen María, siempre pequeña y disponible, siempre la sierva del Señor.

No todas estamos llamadas a ir a África y sufrir lo que la hermana Gloria ha vivido. Todos tenemos vocaciones y misiones diferentes, lo importante es ver la actitud de la hermana Gloria: decir Sí al Señor, hacer lo que nos pide donde Él quiera (en la familia, el trabajo, congregaciones, institutos, etc.) y mantenernos sencillos y agradecidos.

La mujer que debe brillar en la Iglesia es aquella que se entrega al Señor sin condiciones y se da a su misión de todo corazón con caridad ardiente. No es la que exige sino la que sirve, no es la que se queja por todo sino la que agradece, no es la que envidia sino la que ayuda, no es la amargada sino la que siempre tiene una sonrisa, no es la que juzga sino la que ama, cuida y enseña. Damos gracias a Dios por el gran signo de contar con la hermana Gloria en este momento de la historia.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad