Face
Insta
Youtube
Whats
Martes, 26 Octubre 2021
Suscribase aquí

No tenemos derecho al egoísmo

By Lic. Lisandra Chaves Octubre 08, 2021

En estos días tuve que ser testigo de la crisis hospitalaria que vive nuestro país. Fui testigo del estrés de los médicos por salvar vidas, por encontrar una cama a cada paciente de urgencias y de ayudar a todos cuanto puedan. El Covid-19 pone un estrés increíble a todo el hospital pues no solo se pueden contagiar los funcionarios de salud, sino que los enfermos Covid-19 requieren atención especializada y sencillamente la cobija no da para todos.

No tenemos derecho a salir sin mascarilla, a incumplir las reglas de distanciamiento y a seguir la vida como si nada sucediera cuando cada actitud egoísta está costando la vida de cientos de personas y el estrés increíble de todo el personal de salud.

He visto familiares llorando afuera del hospital con hijos intubados por el Covid-19 que no pueden visitar y solo queda estar allí a la espera de cualquier llamada. Vi como esta crisis afecta también a quienes van al hospital por emergencias varias y tienen derecho a ser atendidos pero el Covid-19 no permite que todo funcione de forma normal.

Hay que estar ahí dentro para ver cómo corren los enfermeros y médicos todo el día y con qué mística sirven a los pacientes para que les salven la vida. No es posible que el egoísmo nos esté llevando al colapso y me refiero también a las vacunas, pues si me dan la posibilidad de salvar mi vida y la de otros ¿por qué no hacerlo?...

Costa Rica siempre fue un pueblo solidario pero los hechos demuestran que ya no lo es. No es posible que no nos importe este colapso hospitalario. Quizás no importe hasta que toque un ser querido o incluso a uno mismo llegar a Cuidados Intensivos para ver la realidad.

El Papa Francisco dijo que el camino es salvarnos juntos, pero nosotros no hemos entendido eso. Pareciera que ya no hay Covid-19 cuando se ven las filas, las fiestas, los bares y tantos otros lugares de diversión abarrotados de gente sin las medidas básicas de protección.

Mientras algunos hacen fiestas, nuestros médicos y enfermeras se quiebran la cabeza para ver como atienen a todos los pacientes. Hay que llevar a estos fiesteros a emergencias, para que vean como hay fila de gente sentada en una silla esperando cama y todos con el temor de no saber si por estar ahí se podrán contagiar también de Covid-19.

Es que no tenemos derecho a ser egoístas, no hay derecho. Si queremos que esta sociedad cambie para bien, hay que hacer entender a la población que la empatía y la ayuda mutua es central. Esta ayuda mutua no solo se refleja en ayudar al que sufre o dar dinero, sino en cuidarnos al máximo para que este virus no afecte a más inocentes.

Yo agradezco al Hospital Max Peralta por atender la emergencia de mi madre y operarla a pesar de esta crisis en la que están. Me he quedado con el compromiso de rezar por los médicos, enfermeros, y todo el personal sanitario para que Dios los proteja y les de fortaleza. Por supuesto que rezo también por los enfermos y sus familias, pero ¿qué haríamos sin el personal de salud?

Aunque los médicos fueran no creyentes en Dios, la profesión que tienen es absolutamente guiada por Dios pues se trata de salvar vidas humanas. Para mi es una profesión donde mayor caridad puede hacerse, cuando la persona está vulnerable ante la enfermedad y donde una sonrisa, una palabra de aliento y un buen trato puede hacer tanto la diferencia. Dios salve a Costa Rica del egoísmo, porque ese virus sí puede colapsar no solo los hospitales sino todo el país.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad