Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 25 Octubre 2021
Suscribase aquí

¡Laudem Gloriae! Parte II

By Lic. Lisandra Chaves Septiembre 21, 2021

En la columna anterior mencioné que es necesario escuchar el grito de esta carmelita descalza del siglo XIX, Santa Isabel de la Trinidad quien nos dice: ¡Laudem Gloriae! Ese grito es el verdadero sentido de esta vida, no el que el mundo nos quiere imponer, y entre más pronto logremos que toda la humanidad comprenda esto, más almas podremos salvar del abismo que implicaría perder el cielo, la eternidad y la vida gloriosa en Dios.

Isabel logró dominar su carácter y con eso nos mostró que, si realmente queremos algo, podemos conseguirlo. Era una mística que amaba la música y la naturaleza y nos presenta estos signos como medios para entrar en contacto con Dios. Isabel nos brinda un nuevo camino para ser casas de Dios, Betanias donde Jesús pueda descansar. A ella Dios le encargó la misión de decirnos lo que quiere de nosotros: que seamos Laudem Gloriae, como lo fue la Santísima Virgen María y como lo fue Santa Isabel de la Trinidad también.

Fue leyendo a San Pablo que Isabel descubrió su vocación a ser Laudem Gloriae o alabanza de gloria para la Trinidad. “Dios nos ha rescatado para alabanza de su gloria” (cf. EF 1, 6; 12). Desde allí ella comprendió que su misión era enseñar a descubrir a Dios en el cielo de la propia alma, en la cotidianidad de la vida para ser alabanza de gloria, para anunciar al mundo la verdad y la grandeza de su amor. De hecho, ella va a utilizar esta frase en su correspondencia desde 1904 y va a firmar siempre con las letras Laudem Gloriae.[1]

Para Isabel un alma que quiera ser Laudem Gloriae debe tener su corazón abierto a morar en Dios con un amor puro y desinteresado, debe amar el silencio y la docilidad al Espíritu Santo. Debe fijar su mirada en Dios y sentirse transformada por la presencia de Cristo. Tiene que identificarse con Él para reproducir su imagen en el interior. Tendrá que luchar para que su yo desaparezca y para que quede solo Él.

Para Isabel “María es la gran alabanza de Gloria de la Santísima Trinidad… una criatura que fue pura, inmaculada, irreprensible a los ojos del Dios tres veces santo. Su alma es tan sencilla y tan profundos los sentimientos que no es posible detectarlos. Es como si con ella se reprodujera en la tierra aquella vida que es propia del Ser divino, del Ser Simplísimo” [2].

En esa búsqueda de identificarnos con Jesús y dar gloria a su nombre, Isabel nos muestra el camino de la cruz para que se realice la obra de Dios en nuestras almas. “Cuan necesario es el sufrimiento para realizar la obra de Dios en el alma”.[3] Ella que sufrió la enfermedad, no tuvo miedo a la muerte porque en este tránsito unió su dolor a la cruz de Cristo por la salvación de las almas, tal como estaba María la Madre Dios al pie de la cruz.

Isabel nos insiste mucho en olvidarnos de nosotros mismos para ser Laudem Gloriae. “Humildad y muerte del orgullo-muerte a uno mismo-van unidos. La humildad es fruto del olvido día a día de uno mismo. Hay que matar el orgullo ¡Matarlo de hambre!, hay que morir a uno mismo para que Cristo pueda vivir en nosotros. El amor a Dios ha de ser tan fuerte que extinga en nosotros cualquier otro amor. Así se llega a la verdadera y plena libertad”. [4]

El grito de Isabel debe retumbar hoy en nuestros corazones porque también nos llama a levantarnos de la excusa de la debilidad que nos vuelve mediocres. Nos dice “El abismo de tu miseria atrae el abismo de su misericordia”. El pecado y la debilidad no son excusa para no ser Laudem Gloriae, porque existe la misericordia que abraza todo nuestro ser y nos transforma en amor. ¿Quién nos podrá separar del amor de Dios? Nada en esta sociedad desbocada podrá arrancarnos del amor de nuestro Dios. Así, cuando debamos partir a la verdadera patria del cielo podremos decir como Isabel “Me voy a la luz, a la vida, al amor”.

 

 

[1] Ciro García, Sor Isabel de la Trinidad, pág. 324

[2] Ibid., 195

[3] Ibid., pág. 336

[4] Ibid., pág. 378

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad