Face
Insta
Youtube
Whats
Sábado, 28 Enero 2023
Suscribase aquí

Un Pacto Educativo Global

By Mons. José Rafael Quirós Quirós / Arzobispo Metropolitano Diciembre 16, 2022

En compromiso y en fidelidad a la historia, el Papa Francisco nos ha invitado a meditar, tanto en la continua transformación que el mundo enfrenta, como en las por múltiples crisis que hoy atraviesa. “Vivimos un cambio de época: una metamorfosis no sólo cultural sino también antropológica que genera nuevos lenguajes y descarta, sin discernimiento, los paradigmas que la historia nos ha dado.”[1]

En efecto, enfrentamos tiempos difíciles y la humanidad debe disponerse, más aún, educarse para encarar con valentía todo tipo de adversidades. La respuesta no estará en la polarización ideológica, ni en la violación sistemática de los derechos humanos, ni en la promoción estructural de la injusticia económica. La respuesta tampoco está en la guerra que sólo desencadena dolor en los sobrevivientes, la pobreza y las migraciones forzadas.

Por ello, desde el 12 de setiembre de 2019, por lo tanto, tres años ya, el Santo Padre viene animando al mundo a dialogar sobre el modo en el que estamos formando a nuestros niños y jóvenes de quienes, precisamente, depende el futuro del planeta y, en consecuencia, a la necesidad de unirnos en un camino educativo que nos conduzca hacia una nueva solidaridad universal y una sociedad más acogedora.

Francisco llamó a esta iniciativa: Pacto Educativo Global que busca “reavivar el compromiso por y con las jóvenes generaciones, renovando la pasión por una educación más abierta e incluyente, capaz de la escucha paciente, el diálogo constructivo y la mutua comprensión”.[2]

Como él mismo enseña, se trata de unir los esfuerzos por una alianza educativa amplia para formar personas maduras, capaces de superar fragmentaciones y contraposiciones y reconstruir el tejido de las relaciones por una humanidad más fraterna.

Pero: ¿Es posible dar este giro en la educación para plantear una nueva visión de mundo, más humana y más solidaria? ¿Podemos romper con esos esquemas fundados en ideologías políticas y económicas que arrasan con la identidad de los pueblos a partir de una “educación” alienante que imponen una forma única de ver el mundo? ¿Por qué una propuesta tan pretenciosa que abarque a la humanidad entera?

Para responder a los cambios se necesita adaptación y la búsqueda de alternativas, en este caso, un camino educativo que involucre a la humanidad entera. Se requiere, pues, construir una “aldea de la educación” donde se comparta en la diversidad el compromiso por generar una red de relaciones humanas y abiertas. Para ilustrar este tema, Francisco nos recuerda un proverbio africano que dice que “para educar a un niño se necesita una aldea entera”. “Por lo tanto, debemos construir esta aldea como condición para educar. El terreno debe estar saneado de la discriminación con la introducción de la fraternidad”. [3]

Sin duda, es una tarea titánica la que el Papa nos presenta y para alcanzarla, en primer lugar, debemos tener el valor de colocar a la persona como centro y fundamento que reconozca que todos los procesos educativos formales e informales están íntimamente conectados y que se necesita encontrar -a partir de una sana antropología- otros modos de entender la economía, la política, el crecimiento y el progreso. “En un itinerario de ecología integral, se debe poner en el centro el valor propio de cada criatura, en relación con las personas y con la realidad que las circunda, y se propone un estilo de vida que rechace la cultura del descarte.”[4]

No puede seguir reinando esta anarquía social que genera sistemas de exclusión, discriminación y abandono, que fomenta vacíos existenciales y hunde en la incertidumbre a las nuevas generaciones al no ofrecerles propósitos de vida claros. En suma, una educación que en verdad humanice.

Sumemos nuestra oración y trabajo por esta iniciativa del Papa Francisco para que la educación sea el vehículo que configure, no sólo el saber, sino que sea ese elemento constitutivo que fundamente la paz y la solidaridad en el mundo.

Invoco la intercesión de santos educadores, entre ellos San Juan Bosco, quien supo interpretar las verdaderas necesidades educativas de su tiempo y diría de todos los tiempos.

 

[1] Papa Francisco, Lanzamiento del Pacto Educativo, Vaticano, 12 de setiembre de 2019.

[2] Ídem

[3] Ídem

[4] Ídem

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad