Face
Insta
Youtube
Whats
Sábado, 27 Febrero 2021
Suscribase aquí

Editorial: Ética y vacunas

By Redacción Febrero 15, 2021

Costa Rica continúa recibiendo los cargamentos con vacunas contra el SARS-CoV-2. Esta semana por ejemplo, procedente de Bélgica, ingresó un cuarto lote con 33.150 dosis del medicamento.

Estas dosis junto a las tres entregas anteriores suman ya un total de 87.750 frascos, los cuales serán utilizados para continuar con la campaña de vacunación dentro y fuera de la Gran Área Metropolitana que realiza la CCSS desde el pasado 24 de diciembre.

Se trata de un gran esfuerzo del pueblo de Costa Rica, que con sus impuestos paga el precio que cuestan estos medicamentos y su traslado. Toda una inversión en salud pública que tendrá como efecto directo el resguardo de la salud de los ciudadanos y la recuperación económica tan necesaria y esperada.

¿Qué aspectos de carácter ético se pueden señalar en un tema tan fundamental como lo es la vacunación anti Covid en nuestro país?

Recientemente la Comisión Vaticana Covid-19 en colaboración con la Academia Pontificia para la Vida lanzaron una nota muy valiosa de principios y valores fundamentales que orientan sobre el sentido y el uso correcto de las vacunas.

La declaración hace eco del llamado navideño del Papa Francisco, quien exhortó a no dejar que los nacionalismos cerrados nos impidan vivir como la verdadera familia humana que somos.

“No podemos dejar que el virus del individualismo radical nos venza y nos haga indiferentes al sufrimiento de otros hermanos y hermanas. No puedo ponerme a mí mismo por delante de los demás, colocando las leyes del mercado y de las patentes por encima de las leyes del amor y de la salud de la humanidad”, expresó Su Santidad.

Pido a todos -recalcó Francisco- a los responsables de los estados, a las empresas, a los organismos internacionales, de promover la cooperación y no la competencia, y de buscar una solución para todos. “Vacunas para todos, especialmente para los más vulnerables y necesitados de todas las regiones del planeta. ¡Poner en primer lugar a los más vulnerables y necesitados!”, enfatizó.

Ello por cuanto el Covid-19 está exacerbando una triple amenaza de crisis simultáneas e interconectadas en el ámbito sanitario, económico y ecológico-social, con graves repercusiones sobre los más pobres y vulnerables.

De acuerdo con la visión de la Iglesia, a medida que avanzamos hacia una recuperación justa, la humanidad debe de asegurar que las curas inmediatas a esta crisis constituyan también pasos fundamentales hacia una sociedad más justa, con sistemas inclusivos e integrados.

Hay que lograr que las vacunas contribuyan a sentar la base de una nueva sociedad, en orden a efectos a largo plazo para lograr una “sanación” global y regenerativa.

En primer lugar ello se consigue haciendo que las vacunas estén disponibles y sean accesibles para todos, especialmente para los más vulnerables y necesitados. Estos principios de justicia, solidaridad e inclusión deben encontrarse en los fundamentos de cada intervención concreta para responder a la pandemia. 

La brújula imprescindible es el amplio horizonte que se vincula a los principios de la Doctrina Social, como la dignidad humana y la opción preferencial por los pobres, la solidaridad y la subsidiariedad, el bien común y la custodia de la casa común, la justicia y el destino universal de los bienes.

Ello abarca, desde luego, el deber de las autoridades de velar porque las vacunas lleguen primero a quienes efectivamente las necesitan más, alejando toda tentación de aprovecharse de ellas en detrimento de la vida y la salud de los grupos más vulnerables.

Implica también el rechazo a toda tentación de hacer de las vacunas mercancías para enriquecerse, especialmente cuando estén disponibles en el campo de la medicina privada.

En cuanto a la responsabilidad moral de vacunarse debe reiterarse cómo ello implica una estrecha relación entre la salud personal y la salud pública, mostrando así su interdependencia.

A la luz de este vínculo, es importante que se tome una decisión responsable, puesto que el rechazo de la vacuna puede también constituir un riesgo para los otros. 

En síntesis, se trata de referencias clave como son el respeto de los derechos fundamentales, la reducción del sufrimiento de los necesitados o enfermos, la no discriminación y la distribución justa de los beneficios y las cargas, mirando no solo el efecto final de las vacunas, sino todo su proceso, desde la investigación y el desarrollo, hasta su distribución, vigilancia, cuidado y aplicación en los entornos locales.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

 

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad