Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 11 Agosto 2022
Suscribase aquí

Editorial: Costa Rica bajo ataque

By Redacción Julio 08, 2022

No es una exageración, nuestro país enfrenta un ataque sin precedentes frente al cual debemos unirnos como nación.

Hablamos del terrorismo informático del que hemos venido siendo objeto desde hace meses, pero cuyas consecuencias se sienten en toda su dimensión en este momento con la afectación directa de los servicios de salud, las planillas del Ministerio de Educación Pública y los sistemas del Ministerio de Hacienda, entre otros.

En un mundo interconectado, ataques como estos nos muestran que también la delincuencia cambia y encuentra la forma para robar, amenazar y atemorizar a los ciudadanos y a los Estados, con algo tan delicado como son los datos y los sistemas de computación basados en Internet.

Quienes técnicamente están detrás de estos ataques, los que financian y sus cómplices son criminales que deben de ser identificados, perseguidos y castigados por la justicia sin contemplación, porque atentan contra el bien común y la paz social.

Esta semana fue la Caja Costarricense del Seguro Social la más afectada, reportando, según la versión oficial inicial, un intento de hackeo ante el cual, por protección, fueron desconectados todos los sistemas informáticos de la institución. Uno de los efectos inmediatos fue la imposibilidad de acceder a los expedientes electrónicos de los asegurados, con lo que muchos no pudieron obtener la atención médica que necesitaban.

Al cierre de esta edición todo seguía igual y los centros de salud trataban de volver a los registros en papel para normalizar los servicios, con las complicaciones y los atrasos que ello supone especialmente para las personas que requieren ser atendidos con urgencia.

Con el paso de los días supimos que la cantidad de servidores contaminados fue mucho mayor a la que se anunció al principio de la emergencia, y un dato perturbador: que contando con los antivirus necesarios para que un ataque de este tipo no tuviera los efectos que tiene, pocas o muy pocas computadoras de la institución lo tenían instalado.

Esta supuesta negligencia sería gravísima en un escenario como el que estamos sufriendo desde hace ya bastante tiempo, porque pone en riesgo la salud y hasta la vida de muchos ciudadanos que requieren de un servicio eficiente por parte de la Caja, sus clínicas y ebais.

Por eso, es necesario que a la par del restablecimiento de los sistemas, se establezcan las responsabilidades internas del caso y se tomen las medidas correctivas cuanto antes.

En Hacienda la afectación es igualmente grave, especialmente en los sistemas necesarios para un ágil y eficiente comercio internacional, el pago de impuestos y la verificación de cumplimiento de las obligaciones tributarias.

Preocupa que una línea de investigación que se maneja es el hecho de que hay muchos intereses en juego que se vería beneficiados si eventualmente hay pérdida de información en Hacienda, especialmente en cuanto a procesos pendientes y deudas. Si se llegara a comprobar una relación con los ataques, estaríamos frente a verdaderos traidores de la patria, nuevos filibusteros sobre quienes debe de caer el peso de la ley y la censura moral del pueblo.

No menos delicado es lo que pasa en el Ministerio de Educación Pública, con el atraso de pago de salarios de miles de educadores y educadoras, situación que motivó recientemente su manifestación pública y aunque se anunciaron medidas para atender la situación, las complicaciones persisten con el consecuente daño para las personas afectadas y sus familias.

Aunque se cuenta con una declaratoria de emergencia, la sensación es que ha pasado mucho tiempo sin que se logre una respuesta certera y articulada a los ataques. El anterior gobierno prácticamente se lavó las manos a pocos días de su salida del poder, minimizando el impacto y distrayendo la atención hacia otros temas para dejar todo el problema en manos de la nueva administración, que en medio de un proceso de acomodo, tampoco ha tenido una respuesta expedita y contundente para frenar a los cibercriminales.

Como enseña el magisterio de la Iglesia, Internet puede dar una contribución muy valiosa a la vida humana. Puede fomentar la prosperidad y la paz, el crecimiento intelectual y estético, y la comprensión mutua entre los pueblos y las naciones a escala mundial.

Pero también puede convertirse en un vehículo para el crimen, el delito y el pecado, como a menudo somos testigos -y víctimas, en este caso-. Paradójicamente, las fuerzas que podrían conducir a una mejor comunicación pueden ser usadas como un arma de guerra, en la que el ciberterrorismo es ya toda una realidad.

Unámonos como país frente a este ataque, no nos alegremos ni seamos parte de ninguna forma de los daños que están siendo causados, seamos parte de la solución y exijamos una respuesta clara y contundente de parte de quienes tienen la obligación de darla, en atención al principio de bien común, el desarrollo integral y la calidad de vida de todos.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad