Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 13 Junio 2021
Suscribase aquí

Cuidado de la Casa Común

By Mons. José Manuel Garita H. - Obispo de Ciudad Quesada Mayo 19, 2021

Fue en el año 2009 cuando Naciones Unidas proclamó oficialmente la fecha del 22 de abril como el Día Internacional de la Madre Tierra, si bien desde hace más de 50 años se celebra como modo de hacer conciencia sobre el cuidado del planeta que habitamos.

Al respecto, el Papa Francisco nos dice en su Encíclica Laudato Si’, número 2: “Esta hermana clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. La violencia que hay en el corazón humano, herido por el pecado, también se manifiesta en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes. Por eso, entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devastada tierra, que «gime y sufre dolores de parto» (Rm 8,22). Olvidamos que nosotros mismos somos tierra (cf. Gn 2,7). Nuestro propio cuerpo está constituido por los elementos del planeta, su aire es el que nos da el aliento y su agua nos vivifica y restaura”.

Este clamor del Papa Francisco debe ser el grito de toda la humanidad. La Casa Común que habitamos urge ser protegida como bien lo señaló el Santo Padre hace casi seis años cuando escribió esta Encíclica que debe hacernos admirar, por un lado, la Tierra que habitamos y, por el otro, buscar los medios y mecanismos para cuidarla.

Desde simples gestos como el considerar qué hacemos con los residuos que generamos en la casa, el trabajo o en donde nos encontremos, podemos ayudar a generar una cultura que nos permita cuidar el lugar que habitamos.

Ahora que hemos estado viviendo la pandemia provocada por el Covid-19, por ejemplo, ¿qué hacemos con las mascarillas desechables que se han utilizado? ¿cómo nos comportamos ante este hecho, usamos mascarillas reutilizables?

Cito la emergencia provocada por el Covid-19 pues, según lo señala Naciones Unidas esta es “una pandemia sanitaria mundial con una fuerte relación con la salud de nuestro ecosistema”. Incluso señala: “el cambio climático, los cambios provocados por el hombre en la naturaleza, así como los crímenes que perturban la biodiversidad, como la deforestación, el cambio de uso del suelo, la producción agrícola y ganadera intensiva o el creciente comercio ilegal de vida silvestre, pueden aumentar el contacto y la transmisión de enfermedades infecciosas de animales a humanos (enfermedades zoonóticas)”.

Debemos cuidar al planeta para cuidarnos nosotros. Debemos cuidarnos nosotros y así cuidamos al planeta. El cambio puede empezar desde el hogar, en el ejemplo que damos a los más pequeños, en la forma de comportarnos en general con los demás.

El Señor nos ha dado la tierra que habitamos para administrarla. Debemos ser responsables con su cuidado. El llamado del Papa Francisco que impactó a la humanidad con su Encíclica Laudato Si’ no puede perderse con los años. Como él mismo lo diría, no podemos ser indiferentes con lo que le ocurra al planeta, o con la forma en que nos desenvolvemos en él.

Pidamos a Dios que nos ilumine para hacer un adecuado uso de cuanto Él nos ha dado para nuestro bien.

Last modified on Miércoles, 19 Mayo 2021 20:42

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad