Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 13 Junio 2021
Suscribase aquí

El populismo según el Papa Francisco

By Pbro. Miguel Picado G. Mayo 19, 2021

Advierte el Papa argentino del insano populismo, capaz de utilizar la habilidad de alguien para cautivar a las muchedumbres, en un medio de instrumentalización a favor de un proyecto individualista con el fin de perpetuarse en el poder.

Francisco aúna un profundo conocimiento de las ciencias sociales con un impresionante sentido práctico. Así lo demuestra en la encíclica Fratelli Tutti, del 3 de octubre de 2020, en los números 155 y siguientes, al tratar del populismo.

Comienza indicando que el populismo encierra un desprecio a los débiles, y que hay varias clases de populismo: uno al servicio de los intereses económicos poderosos y otro en fuerzas que se auto proclaman representativas del pueblo. Señala sin ambages: “En ambos casos se advierte la dificultad para pensar un mundo abierto que tenga lugar para todos, que incorpore a los más débiles y que respete las diversas culturas”.

Advierte el Papa del peligro de pretender calificar a todo actor sociopolítico de populista o anti populista, para desacreditarlo o enaltecerlo en exceso. De ese modo el concepto perdería toda utilidad. Pero más grave todavía, explica, por ese camino se “ignora la legitimidad de la noción de pueblo”. Señala el peligro de que al deslegitimar la noción de “pueblo” se deslegitime la de democracia, el gobierno del pueblo.

“La realidad es que hay fenómenos sociales que articulan a las mayorías, que existen mega tendencias y búsquedas comunitarias. También que se pueda pensar en objetivos comunes, más allá de las diferencias, para conformar un proyecto común. Observa que es muy difícil proyectar algo grande a largo plazo si no se logra que eso se convierta en un sueño colectivo. De ahí la importancia de conservar el vigor de la palabra pueblo y del adjetivo “popular” (N. 157).

Añade unas reflexiones de gran valor: “Ser parte de un pueblo es formar parte de una identidad común, hecha de lazos sociales y culturales. Y esto no es algo automático, sino todo lo contrario: es un proceso lento, difícil (dirigido) hacia un proyecto común” N. 159). Francisco hace notar que hay líderes populares (no populistas) capaces de interpretar el sentir de un pueblo, su dinámica cultural y las grandes tendencias de una sociedad. El servicio que prestan, aglutinando y conduciendo, puede ser la base para un proyecto duradero de transformación y crecimiento, que implica también la capacidad de ceder lugar a otros en pos del bien común.

Costa Rica ha conocido tres líderes con esa genuina capacidad: Juanito Mora (soberanía y antiimperialismo). Por su parte, Rafael Á. Calderón Guardia y José Figueres Ferrer crearon el Estado Social de Derecho mediante la formación de una serie de instituciones de muy beneficiosa influencia. Ambos líderes, feroces enemigos en vida, se complementan en su obra. Así lo demuestra el trascurrir de los años y la perspectiva histórica.

Advierte el Papa argentino del insano populismo, capaz de utilizar la habilidad de alguien para cautivar a las muchedumbres, en un medio de instrumentalización a favor de un proyecto individualista con el fin de perpetuarse en el poder.

Asimismo, indica además otro peligro siempre presente en el populismo. Este se da cuando el líder exacerba “las inclinaciones más bajas y egoístas de algunos sectores de la población”. En mi opinión, Daniel Ortega, lo ha intentado repetidas veces buscando un conflicto con Costa Rica.

Aclara el Papa Bergoglio como característico del populismo negativo avasallar las instituciones y la legalidad. Le preocupa también el hecho de que este tipo de populistas desfiguran la palabra pueblo, pues en verdad no hablan del verdadero pueblo. En efecto, la categoría de pueblo es abierta. “Un pueblo vivo, dinámico y con futuro es el que está abierto permanentemente a nuevas síntesis incorporando al diferente. No lo hace negándose a sí mismo, pero sí con la disposición a ser movilizado, cuestionado, ampliado, enriquecido por otros, y de ese modo puede evolucionar” (N. 161). Me parece que la migración de venezolanos, colombianos y especialmente nicaragüenses ofrece a nuestro país tales posibilidades.

El pensamiento de Francisco sobre el populismo es mucho más amplio de lo aquí consignado. Estas pocas líneas cumplirán su finalidad si los lectores del Eco se animan a leer por sí mismos las encíclicas de Francisco, obispo de Roma, quien sabe escribir con claridad y profundidad. Se encuentran en internet y su acceso es gratuito.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes semestrales, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad