Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 21 Abril 2021
Suscribase aquí

Consecuencias del desempleo

By Mons. José Manuel Garita . Marzo 28, 2021

Una preocupación que crece en el país es el desempleo. Cifras históricas de personas sin trabajo, generadas en los últimos meses, nos deben llevar a pensar en cómo reactivar la economía del país, en cómo generar empleo digno y, a la vez, en cómo atender a esa gran cantidad de población que ha dejado de percibir ingresos.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en su más reciente informe, el año 2020 cerró con un desempleo del 20%. Recordemos que en ese mismo año se había llegado incluso al 24%. En cifras concretas hablamos de 488 mil personas sin trabajo, como se indica en la página web del INEC.

Como lo revela el mismo informe, la tasa de desempleo afectó más a las mujeres con una tasa del 25,2%, mientras que en el caso de la población masculina fue de 16,4 %. Esto también refleja una triste realidad, que, unida a otras, da cuenta de que a las mujeres se les trata diferente en materia laboral; estas son brechas y desigualdades que deben acabarse.

¿Nos hemos puesto a pensar en las consecuencias del desempleo? ¿Qué sociedad podemos tener ante un incremento de tanta fuerza laboral sin acceso a empleo o empleo digno?

Debemos recordar que el trabajo es una de las características que distinguen al ser humano del resto de las criaturas (cfr. Laborem Exercens, introducción). Siendo entonces una característica fundamental que otorga dignidad, el ser humano se realiza plenamente en el trabajo.

Debemos, como sociedad, procurar que haya acceso a empleo digno, pues como también lo enseña el Magisterio de la Iglesia, desde el trabajo se puede fundar una familia, célula de la sociedad.

Mi llamado es a los gobernantes para que procuren leyes para favorecer la creación de trabajo, que hagan los esfuerzos necesarios para construir una sociedad en la cual el ser humano pueda desarrollarse de manera integral. Se requiere voluntad política. Sabemos que el Estado no tiene la capacidad de dar trabajo para todos, pero puede tender puentes y disposiciones para la generación de empleo desde la empresa privada, mediante formas de reactivación económica. Si esto se da, todo el país se beneficia.

¿Qué pasará con la población que se prepara en una carrera académica, en una técnica o en una vocación determinada si no hay fuentes de trabajo? El trabajo se hizo para el ser humano, que es el centro de la creación y requiere posibilidades para realizarse.

Sabemos que la pandemia provocada por el Covid-19 vino a desestabilizar aún más las posibilidades de reactivación económica y llegó a golpear aún más las fuentes de empleo. Pero, no debemos desfallecer. Debemos pensar en el ser humano, en fuentes que le permitan llevar sustento para sus familias. Solo así puede crecer una sociedad.

Hace dos años, en la memoria de San José Obrero, el 1 de mayo, el Papa Francisco calificó el desempleo como una “tragedia mundial”.

Como en otros momentos lo hemos dicho, sabemos también que la tecnología ha remplazado, reemplaza y reemplazará mucha de la mano de obra. Tenemos que procurar no deshumanizar el trabajo, caso contrario, esta tragedia será peor.

A propósito del año electoral que vivimos, trabajemos todos, sin cálculos políticos, por propuestas que permitan generar trabajo digno.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes semestrales, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad