Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 21 Abril 2021
Suscribase aquí

El cuidado del enfermo

By Mons. José Manuel Garita H. Marzo 16, 2021

En medio de la pandemia provocada por el COVID-19, que ha golpeado a todo el mundo, hemos visto formidables esfuerzos por cuidar a los pacientes que se han enfermado de este virus.

Como nunca en la historia, el esfuerzo por encontrar, en tiempo récord, una vacuna, habla de la importancia que tiene el ser humano, la importancia por cuidarlo.

No puede ser de otra forma, el ser humano es la corona de la creación de Dios. Salvar vidas, cuidarlas, debe ser la prioridad de toda sociedad; más aún, la sociedad moderna debe apostar todo por cuidar la vida.

La Iglesia celebró el 11 de febrero la Jornada Mundial del Enfermo en la memoria de la Bienaventurada Virgen María de Lourdes. Al respecto, el Papa Francisco en su mensaje para esta Jornada, expresa: “es un momento propicio para brindar una atención especial a las personas enfermas y a quienes cuidan de ellas, tanto en los lugares destinados a su asistencia como en el seno de las familias y las comunidades. Pienso, en particular, en quienes sufren en todo el mundo los efectos de la pandemia del coronavirus”.

Sabemos que muchas personas han fallecido a causa de esta enfermedad. Elevamos una oración por ellas, y por quienes han fallecido por otros motivos, en el último año.

Mi mensaje de solidaridad para con las familias, amigos y demás seres queridos.

Que esta Jornada nos haga más sensibles ante la vida, que seamos más cuidados de la vida de los demás, especialmente la de aquellos que son más vulnerables.

Ante el Covid-19, precisamente, hemos visto esas acciones de cuidar a quienes son más débiles o propensos a los efectos de esta pandemia. Tenemos que seguir en esta línea, cuidando de estas personas.

Traigo a colación estas palabras del Papa Francisco con motivo de este día dedicado a los enfermos. “La experiencia de la enfermedad hace que sintamos nuestra propia vulnerabilidad y, al mismo tiempo, la necesidad innata del otro. Nuestra condición de criaturas se vuelve aún más nítida y experimentamos de modo evidente nuestra dependencia de Dios. Efectivamente, cuando estamos enfermos, la incertidumbre, el temor y a veces la consternación, se apoderan de la mente y del corazón; nos encontramos en una situación de impotencia, porque nuestra salud no depende de nuestras capacidades o de que nos ‘angustiemos’ (cf. Mt 6,27)”.

Que estos momentos nos hagan más solidarios, más cercanos, incluso con aquellos enfermos en soledad. Que estos momentos nos permitan manifestar nuestras mejores intenciones y acciones para curar y cuidar la vida propia y la de nuestros hermanos.

En estos momentos de dolor se nos llama a practicar el mandamiento del amor, a tener los sentimientos de Jesús, a valorar en el otro nuestra propia humanidad y el don sagrado de la vida que viene de Dios.

Que esta pandemia, que aún atraviesa la sociedad, nos haga conscientes de que en toda situación debemos proteger la vida, especialmente al más vulnerable.

Desde la Iglesia, nuestro llamado para valorar al ser humano desde el momento de la concepción hasta su muerte natural, y que los avances médicos permitan el mejor desarrollo y cuidado de todos.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes semestrales, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Last modified on Martes, 16 Marzo 2021 19:20

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad