Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 04 Marzo 2021
Suscribase aquí

Recomponer el país

By Mons. José Manuel Garita - Obispo de Ciudad Quesada Febrero 03, 2021

Al iniciar el nuevo año muchos son los sentimientos que alimentan la esperanza de que este 2021 sea mejor que el año que recién terminó. Nos proponemos retos, fijamos nuevos horizontes y nace en las raíces de cada ser humano ese deseo de ser y aspirar a algo mejor.

Como pastor de la Iglesia, pido al Señor Jesús que guíe todos estos sentimientos y pensamientos, que cada uno pueda alcanzar lo que su corazón anhela y, con ello, podamos construir una mejor sociedad, un mejor país.

En esa perspectiva, grandes retos tenemos para este año civil que acaba de comenzar. Hay tareas aún inconclusas para recomponer a Costa Rica, no sólo de los efectos de una pandemia que aún no hemos superado, sino también de decisiones políticas que han reconfigurado una nación que por muchas décadas apostó por la justicia y paz social, y que, lamentablemente, ha sido sometida a graves amenazas ante la creciente desigualdad, pobreza y desempleo de las últimas décadas.

“Dado que los fundamentos del desarrollo humano en Costa Rica están comprometidos, la crisis actual podría agravarse aún más y tornarse en una crisis estructural del sistema económico, social, político e institucional que conduzca a la

nación a un largo y complejo período de turbulencias y retrocesos”.

De esta manera, el Informe Estado de la Nación nos ofrecía una serie de parámetros y conclusiones tras analizar nuestra realidad, y puso en perspectiva el complejo panorama que debemos afrontar tras presentar su análisis en los últimos meses del año 2020.

He insistido en la necesidad de un nuevo acuerdo social, es necesario, urgente.

Los esfuerzos de diálogo tienen que multiplicarse. Debemos, si se quiere, trabajar horas extra para procurar el bien común, no el interés de unos pocos.

Como bien decía el Informe Estado de la Nación: “Costa Rica sigue contando con una economía abierta, un Estado social de derecho, un régimen de bienestar que cuidar de las amenazas que pueda enfrentar, esfuerzos de conservación ambiental y una democracia de larga data comprometida con la paz y los derechos humanos”.

Justamente, hemos entrado en el año del bicentenario y nuestra sociedad, las futuras generaciones, merecen que trabajemos por dejar un legado que recoja lo mejor del ser costarricense.

En esto, el llamado es para todos; para gobernantes y gobernados. Tenemos todos que dar el paso juntos.

“La profunda y rápida transformación de la vida exige con suma urgencia que no haya nadie que, por despreocupación frente a la realidad o por pura inercia, se conforme con una ética meramente individualista. El deber de justicia y caridad se cumple cada vez más contribuyendo cada uno al bien común según la propia capacidad y la necesidad ajena”, nos dice la Constitución Pastoral Gaudium et spes, numeral 30.

De frente a las necesidades que afronta el país, y de conformidad con los requerimientos de muchos sectores, especialmente de aquellos más vulnerables, propongámonos como meta contribuir a ese bien común, siendo mejores ciudadanos, buscando ser mejores personas.

Que Dios acoja todas las necesidades de cada habitante de nuestra nación y guíe e ilumine a esta bendita tierra por un mejor y más promisorio rumbo.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes semestrales, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad