Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 24 Enero 2021
Suscribase aquí

Coyuntura crítica y sanar heridas

By Mons. José Manuel Garita H. Diciembre 23, 2020

Durante los últimos meses, el país ha experimentado una de sus más graves coyunturas en la historia. Aunado al problema sanitario ocasionado por el Covid-19, y a las consecuencias económicas y sociales que esto ha traído, también se suma la división en diferentes estratos de la sociedad, así como tensión y descalificación entre los mismos.

En el centro de esta difícil situación ha estado el Gobierno de la República, especialmente el Poder Ejecutivo. Hay una nota baja con respecto a su gestión. Vivimos semanas muy difíciles con manifestaciones en las calles. Posterior a ello, se logró, por fin, entre cerca de 70 organizaciones, una mesa de diálogo multisectorial, en la cual participaron las autoridades gubernamentales.

De este proceso surgieron una serie de acuerdos que estarían llamados a convertirse en leyes de la República. Con este diálogo no es que todo se haya solucionado, pero son pasos importantes y necesarios los que se dieron para enfrentar este momento.

Recientemente, también, y a la luz de estas situaciones, se publica el Informe Estado de la Nación 2020, el cual, apuntó y describió, en 2019, como “coyuntura crítica”, lo que hemos vivido por muchos años en nuestra sociedad. Según la nueva edición de este instrumento, se indica que Costa Rica ve amenazados sus logros históricos.

Resume de la siguiente manera el Estado de la Nación, el momento actual del país diciendo que se vive el “shock productivo, fiscal y social más grave desde los años ochenta y, dependiendo de lo que suceda en los próximos meses, de la historia nacional moderna”.

Como hemos dicho, lo que ocurre en el año de la pandemia generada por el Covid-19 es la puesta en evidencia de un modelo agotado de desarrollo que ha acentuado las diferencias entre hermanos, y que ha generado desempleo, pobreza y desigualdad. Estos

hechos ponen en riesgo nuestra estabilidad y paz social.

“En los años previos al shock inducido por la pandemia, la democracia costarricense enfrentaba complejos desafíos políticos para mejorar su aporte al desarrollo humano. Su régimen electoral y las instituciones del Estado democrático de derecho convivían con un sistema político que, desde finales del siglo anterior, experimentaba profundas disfunciones en los ámbitos de la representación ciudadana, la gestión de los asuntos públicos y en su régimen de bienestar social. Estas dificultades de fondo se profundizaron por factores coyunturales, originados en el proceso de las elecciones nacionales del año 2018 y sus resultados”, dice el actual Informe Estado de la Nación.

Mucho más habrá que decir de este estudio, habrá que analizar y hacer un ejercicio de reflexión para ponernos manos a la obra, entre todos, y superar esta coyuntura y este shock. De momento, lo que quiero indicar es que debemos sanar heridas en nuestra nación. Las divisiones tenemos que superarlas para salir adelante como sociedad.

A puertas del año del Bicentenario de nuestra democracia, debemos mirarnos como hermanos. Dejar atrás lo que nos separa para buscar lo que nos une. Solo juntos lo podemos lograr.

Tomo palabras del Papa Francisco en su Encíclica Fratelli tutti (numeral 66) para hacer un llamado a gobernantes y gobernados: “que la sociedad se encamine a la prosecución del bien común y, a partir de esta finalidad, reconstruya una y otra vez su orden político y social, su tejido de relaciones, su proyecto humano”.

Solo volviendo nuestra mirada hacia el bien común en nuestro país, podemos dejar atrás aquello que nos ha llevado a esta situación crítica, de la cual saldremos adelante juntos y con la ayuda de Dios.

Last modified on Miércoles, 23 Diciembre 2020 10:37

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad