Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 24 Enero 2021
Suscribase aquí

Adviento, tiempo de cambio

By Mons. José Manuel Garita H. Diciembre 18, 2020

Ahora más que nunca el tiempo de Adviento que nos propone la Iglesia y que iniciará al atardecer del próximo sábado 28 de noviembre, es un tiempo que nos debe llevar a cambiar.

Cuando se escucha en la sociedad el grito de la “nueva normalidad”, es deber cristiano, efectivamente, llevar el mensaje de Jesús que todo lo renueva, que transforma los corazones de los hombres y con ello renueva nuestra sociedad y nuestro mundo.

Han sido meses muy duros, hay dolor por la pérdida de vidas a causa del Covid-19, dolor por la enfermedad de muchos de nuestros hermanos. Hay consecuencias dolorosas que ha traído la pandemia en materia de aumento de desempleo y pobreza, consecuencias de cambio en nuestro comportamiento social que ha impendido estar cerca físicamente de los seres más queridos.

Pero, en medio de todo este panorama, el Papa Francisco nos decía en un momento de oración extraordinaria, el pasado 27 de marzo: “Con la tempestad, se cayó el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros egos siempre pretenciosos de querer aparentar; y dejó al descubierto, una vez más, esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos”.

En este tiempo fuerte que la Iglesia propone, debemos afianzar esa pertenencia de hermanos, de que no estamos solos, de que saldremos adelante con la esperanza que nos brinda el Señor.

Vienen a nuestra mente las palabras que también dijo San Juan XXIII en su Encíclica Ad Petri Cathedram: “Todos saben que nuestro divino Redentor fundó una sociedad, que habrá de conservar su unidad hasta el fin de los siglos: ‘He aquí que yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo’ (Mateo 28, 20), y que para esto Jesucristo dirigió al Padre celestial fervorosísimas súplicas”.

Esta Encíclica de San Juan XXIII trataba sobre la verdad, la unidad y la paz que se han de promover con espíritu de caridad. Nos ponía en camino de abrazar la verdad revelada por Jesucristo, salvación de la humanidad. Nada mejor que recordar esto al iniciar el Adviento.

En medio de la incertidumbre que sigue generando la pandemia y sus consecuencias, abracemos la verdad del Evangelio. Este llamado lo hago especialmente a los católicos, porque hoy más que nunca se vuelve actual y necesaria la respuesta al llamado de Jesús de llevar la Buena Noticia por todo el mundo (Marcos 16, 15).

Cuando la Iglesia nos regala este tiempo de gracia se trata de un llamado a renovarnos, a alimentarnos de nuevo de la fuente de gracia, para anunciar al mundo que hay vida más allá de este mundo. ¡Ese es nuestro deber de cristianos!

No podemos dejar que el ritmo de vida en que nos envuelve la sociedad nos haga olvidarnos de nuestro deber cristiano de bautizados.

Es bueno que recordemos que somos hijos de Dios, que estamos llamados a vivir en la verdad, desde cualquier posición que ocupemos en nuestra comunidad, en la sociedad, en nuestras familias, en el trabajo.

Que este tiempo de Adviento no sea solo momento de empezar a adornar material y externamente nuestro entorno, por el contrario, que sea un tiempo de gracia y esperanza para renovar desde lo más profundo el corazón y así mantener unida la sociedad creada por Dios.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes semestrales, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad