Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 27 Septiembre 2020
Suscribase aquí

En familia

By Pbro. Juan Luis Mendoza Septiembre 11, 2020

Durante un buen tiempo niños y jóvenes se han visto obligados a permanecer en sus hogares tratando con sus familiares o tutores de aprovecharlo para cumplir con ciertos planes de estudios y aprendizajes en los que la actual tecnología ha jugado y seguirá jugando un papel muy importante. Ahora bien, ¿Y la familia en sí?

En mi libro La educación lo es todo, tengo un capítulo titulado Educar en familia y, a propósito y ante todo, no echar en olvido que la instrucción tiene que ver con la adquisición de conocimientos; la educación, en cambio, con la persona y su desarrollo integral, ayudando al educando “a llevar a la realidad sus aptitudes”, como advierte Erick Fromm.

En consecuencia, mediante la educación se ponen a su alcance los medios necesarios para que sea él, el educando, el que libremente se decida a andar el camino de lo que debe y le conviene ser y hacer, aunque no siempre le guste y haya de esforzarse y superar dificultades. Y es en la familia en donde surge la vida, la familia el “útero” de gestación de la persona.

Decimos familia, es decir, padres e hijos fundamentalmente. Y de aquí que Manuel Iceta advierta que “la educación debe ser asumida por los dos dentro de ese proyecto común de vida que deben ir elaborando, en la renuncia de opciones personales y en la apertura a lo que el diálogo y el discernimiento conyugal les va permitiendo asumir”.

Comunión, pues, entre la pareja, padres e hijos y, ¡ojalá!, también entre el hogar y la escuela. Porque, y como concluye el mismo autor “donde hay comunión se puede ser”.

La familia como una cancha en la que se procure, observa Bernabé Tierno Jiménez, “dejar la “bola” de la toma de decisiones en el terreno del educando para que aprenda a elegir, a decidirse y actuar; a equivocarse, corregir sus errores, responsabilizarse de sus actos y sentirse hacedor y dueño de su propio destino”.

Mientras dure la emergencia, o en cualquier otra ocasión, ¿qué tal, uno aprovechar un rato para jugar una mejenga en familia?

En todo caso, los niños y jóvenes necesitan comprensión, seguridad, apoyo, e igualmente disciplina para que se habitúen a cumplir con sus deberes de acuerdo a la edad, capacidades y desarrollo evolutivo. El fin, que cuanto antes se valgan por sí mismos, preparados para gozar de una vida feliz dentro de una existencia en que se sientan realizados. En familia, sí se puede. 

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad