Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 27 Septiembre 2020
Suscribase aquí

Transitoriedad

By Pbro. Juan Luis Mendoza Septiembre 08, 2020

El título completo sería La transitoriedad de la vida. Y lo que deseo compartir con el lector lo sintetiza inmejorablemente así Viktor E. Frankl: “Nunca me cansaré de decir que el único aspecto verdaderamente transitorio de la vida es lo que en ella hay de potencial y que en el momento en que se realiza, se hace realidad, se guarda y se entrega al pasado, de donde se preserva de la transitoriedad. Porque nada del pasado está irreparablemente perdido, sino que todo se conserva irrevocablemente”.

Lo que es ante todo un llamado urgente y fuerte a la responsabilidad, ya que las oportunidades que se nos vayan presentando son esencialmente transitorias, pasan, se aprovechan o se pierden. En consecuencia, hay que elegir y, una vez hecha la elección, decidirse a hacer lo elegido y decidido, convirtiendo así la acción en una “huella inmortal en la arena del tiempo”. O, lo que es igual en palabras del mismo Frankl, “en todo momento el hombre debe decidir, para bien o para mal, cuál será el monumento de su existencia”.

En efecto, se siembra haciendo lo que se debe “para bien”, y ahí permanece el fruto sobre lo transitorio de la rastrojera en las acciones, los gozos y sufrimientos, el trabajo y el amor…, después de “haber sido” en el pasado. En ese sentido, advierte Frankl que “yo diría que haber sido es la forma más segura del ser”. Es el fruto, la cosecha, la “huella inmortal”, el “monumento”. Todo ello nos ha de mover a ser responsables, aprovechar el tiempo al máximo, vivir plenamente la existencia.

Por lo demás, el tener en cuenta la transitoriedad esencial de la vida no nos ha de inducir al pesimismo y la pasividad sino a lo contrario, sobre la base de la responsabilidad, el optimismo y la actividad. Y, entonces, nada de lamentarse al ver cómo caen las hojas del almanaque en la papelera en blanco en vez de recogerlas en un lugar privilegiado llenas de buenas obras por las que sus hacedores se sientan realizados y felices. Aquello de las exequias: “Dichosos los muertos que mueren en el Señor porque sus obras les acompañan”.

A no perder el tiempo, pues, sino aprovecharlo siendo responsables.

 

“En todo momento el hombre debe decidir, para bien o para mal, cuál será el monumento de su existencia”.

Viktor E. Frankl

Last modified on Martes, 08 Septiembre 2020 08:29

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad