Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 20 Enero 2022
Suscribase aquí

El Amor se hace Niño

By Mons. Vittorino Girardi Stellin Diciembre 15, 2021

¡Trae tantas cosas la Navidad! Y trae también recuerdos. No se me olvida la primera Navidad que celebré en África, aunque hayan pasado ya cuarenta y seis años.

Hacía como un mes que había llegado y los superiores me enviaron al norte de Uganda, entre los Karimoyón, una etnia en la que el cristianismo estaba entrando a grandes pasos. En la mañana del 25 de diciembre, después de un recorrido nada fácil, entre polvo finísimo que nos envolvía completamente y con el riesgo de que los neumáticos del carro-jeep estallaran en cualquier momento por los guijarros puntiagudos del camino, llegamos a una capilla de palos y paja. Ya todo estaba preparado y empezamos la celebración de la Santa Eucaristía. Los que participaban no eran muchos; se mantenían serenos y atentos.

Llevaban los vestidos de todos los días, es decir, casi nada: las mujeres con una piel de cabra atada a la cintura; y los hombres, con un trozo de tela, que un día debió ser blanca… Todo me hablaba de Belén: la marcada pobreza, la sencillez y hasta el silencio de la gente, la paja de la choza-capilla, los animales que, sueltos, merodeaban por ahí… Pero esa sensación me aumentó hasta la emoción, cuando, entre los demás, tímido, se acercó para la Santa Comunión un muchachillo de unos 9-10 años, completamente desnudo.

Yo acababa de llegar de Europa, en donde hubiese celebrado la Navidad bajo el bombardeo de los anuncios comerciales, entre luces y música, con el riesgo de no dejarme conquistar y conmover por el misterio del Amor hecho Niño… El encuentro entre aquel muchacho karimoyón y Dios, en la Navidad africana, con el regalo de la Eucaristía, me resultó todo un símbolo claro y elocuente de nuestra historia y, para cada persona: aunque celebremos la Navidad en el lujo, aunque “no nos falte nada” siempre seremos unos pobres necesitados de la riqueza divina que nos “revista”, de aquello que el pecado y el egoísmo nos arrebataron.

 

Una gran alegría

 

“El Ángel del Señor despertó a los pastores y les dijo: Les anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo, les ha nacido hoy un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lc 2,10-11). Desde aquella noche los hombres seguimos a los pastores, vamos a Belén y encontramos al Señor, lo contemplamos en el pesebre y en el regazo de María, su Madre.

Lo buscamos porque Él primero nos busca y ha venido a poner su morada entre nosotros, y nos despierta en nuestra “noche”, para envolvernos, como a los pastores, “en su luz” (Lc 2,9). Las señales para poderlo encontrar y reconocerlo son inconfundibles, son las mismas de mi primera Navidad africana, son las señales “divinas”. Dios no ha cambiado su estilo. Él sigue viniendo, buscándonos, pero en su “contrario”; es decir que, siendo omnipotente, viene en la debilidad de un Niño frágil; siendo Creador y Señor viene y descansa en un pesebre porque “no hay sitio para Él en la posada” (Lc 2,7); siendo Él, el completamente Otro, lejano y trascendente, se nos acerca necesitado de todo, como lo es un niño recién nacido. “Siendo de condición divina, se anonadó”, afirma escuetamente San Pablo (Flp 2,6).

Hay una secreta y dura resistencia, en todos nosotros, para aceptar este “estilo divino”, pero no hay alternativa, como no la hubo para los Reyes magos: “ellos se presentaron en Jerusalén” y se acercaron al rey Herodes, nos informa el evangelista Mateo (2,1), pero tuvieron que ponerse en camino para Belén, “la menor entre los clanes de Judá” (Mt 2,6), hacia un pesebre, para encontrar al Rey y Señor.

 

Todos buscamos a Dios

 

Todos, de algún modo, buscamos a Dios, pero lo verdaderamente importante es que le busquemos en donde Él se nos manifiesta, en donde Él nos espera. Allá y sólo allá podemos ofrecerle lo poco que tenemos, para recibir lo mucho que Él nos ofrece, a saber, a sí mismo, al Emmanuel, “Dios-con-nosotros”. Sólo así podemos hacer nuestra la declaración gozosa del anciano Simeón: “Mis ojos han visto tu salvación, la que Tú has preparado para todos los pueblos” (Lc 2,30). Sólo así podremos ser mensajeros del verdadero gozo de la Navidad.

Nunca lo comprenderemos suficientemente, porque es demasiado grande el misterio y nuestro corazón demasiado pequeño, diría el Santo Cura de Ars, pero esa es la verdad: en el rostro del Niño, se nos revela el rostro de Dios Padre “compasivo y misericordioso” (St 5,11) y el contemplarle en Belén, nos hace brotar irresistible el impulso de repetir el gesto de los ángeles, es decir, de salir, de volar, para gritar con todo lo que somos: “Les anuncio una gran alegría, que lo será para todos” (Lc 2,11).

Es inmensa nuestra tarea de nuevos “mensajeros”. Nos urge vivir en el amor, sintiéndonos solidarios con todos, con los más excluidos, con los más lejanos… sin discriminación alguna. ¡Es Navidad! Fortalecidos por la convicción que nos anuncia el misterio de Belén, a saber, que en la historia humana, aunque marcada por el mal y el sufrimiento, la última palabra pertenece a la Vida y al Amor que contemplamos en el Niño de Belén.

Last modified on Miércoles, 15 Diciembre 2021 09:25

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad