Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 20 Enero 2022
Suscribase aquí

Bien Común y transparencia

By Mons. José Manuel Garita H. Diciembre 15, 2021

Una vez más, durante este año, la sociedad costarricense ha sido golpeada con noticias de aparentes hechos de corrupción en la función pública, de casos en que median sobornos y dádivas, de sucesos que golpean el corazón de la institucionalidad y socavan la confianza de los ciudadanos. 

Con la esperanza de que el proceso judicial permita esclarecer estas acusaciones y siente las responsabilidades del caso, también es necesario que esto ocurra de manera pronta y cumplida. Más allá del escándalo mediático que generan los allanamientos y los hechos de los cuales se acusa, en algunos casos, a altos funcionarios públicos, es necesario que estos procesos culminen y no se extiendan por años o décadas. 

En el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, número 411, se nos indica: “la corrupción distorsiona de raíz el papel de las instituciones representativas, porque las usa como terreno de intercambio político entre peticiones clientelistas y prestaciones de los gobernantes. De este modo, las opciones políticas favorecen los objetivos limitados de quienes poseen los medios para influenciarlas e impiden la realización del bien común de todos los ciudadanos”. 

Es necesario repensar y reflexionar sobre los casos de corrupción que han golpeado al país, no de ahora, sino desde hace varias décadas. Es necesario que quien llegue a la función pública sienta el compromiso que pesa sobre sus hombros para servir a la ciudadanía de manera honesta y transparente. 

“La administración pública, a cualquier nivel -nacional, regional, municipal-, como instrumento del Estado, tiene como finalidad servir a los ciudadanos”, describe el mismo Compendio de la Doctrina Social (número 412). 

Todos, como ciudadanos, también podemos contribuir a favorecer este clima de servicio honesto y transparente; que en la labor que realicemos, sea en el servicio público o en la instancia privada, trabajemos con honradez. Es necesario que nuestro país cambie el rumbo que ha venido tomando; que no se haga costumbre ver estos hechos de corrupción; que no se vuelva viral el darle la espalda a la ley. 

Ahora que los partidos políticos postulan sus candidatos a diferentes cargos de elección popular, de cara al mes de febrero de 2022, es importante también que puedan trabajar por destacar los valores de la ética y la transparencia; que puedan postular personas con auténtico espíritu de servicio, que puedan abogar desde sus estructuras por un combate frontal a toda forma de corrupción. 

No podemos perder el ánimo ni la esperanza, ni menos pensar que todo se hace mal en nuestro país; pero no podemos permitir que los hechos que se acusan queden impunes. De esto, las autoridades respectivas deben tomar el control para dar cuentas a la sociedad. 

Es importante que Costa Rica privilegie el bien común, la justicia y paz social; que retome el rumbo de la solidaridad. Cultivemos los mejores sentimientos en nuestra comunidad, en nuestras familias y los lugares en que trabajamos. 

El Papa Francisco nos decía el 9 de diciembre de 2019, por medio de un tweet: “la corrupción degrada la dignidad de la persona y destruye los ideales buenos y hermosos. La sociedad está llamada a comprometerse concretamente para combatir el cáncer de la corrupción que, con la ilusión de ganancias rápidas y fáciles, en realidad empobrece a todos”. 

Comprometámonos todos a luchar por el bien común y la transparencia, por el desarrollo integral de todos en beneficio de nuestro país. 

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad