Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 19 Septiembre 2021
Suscribase aquí

Esperar, a pesar de todo

By Pbro. Juan Luis Mendoza Agosto 20, 2021

¿Cuánto tiempo hace que empezó la pandemia y cuándo se espera que acabe o al menos estar todos vacunados?

A estas alturas y en el planeta entero hay quienes desesperan, víctimas de la larga espera, el cansancio, la decepción, la impaciencia…

Ex memoria spes”, de la memoria la esperanza. En consecuencia, para estimular la esperanza de Israel, los profetas apelan una y otra vez al recuerdo de la historia del pueblo elegido: “Mirad a las generaciones precedentes: ¿Quién confió en el Señor y quedó confundido?, ¿quién esperó en él y fue abandonado?” (Si 2,10). Lo sé. Hay un texto de Isaías que parece contradecir esa recomendación: “No recordéis lo de antes, no penséis en el pasado” (43,18). Se trata de resaltar la superioridad del futuro respecto del pasado. La comparación con el pasado ya sea por analogía o por contraste, se hace necesaria para poder concebir y poder esperar cualquier futuro, aunque éste resulta, indeciblemente superior.

A recordar, pues, las proezas del Señor con su antiguo pueblo de Israel, con el nuevo, la Iglesia de Jesucristo, con nosotros como pequeñas comunidades y hasta como individuos. Recordar lo mucho bueno que el Señor ha hecho, y está haciendo, en nuestras vidas, y de ese modo seguir esperando. Eso sí, aprovechar cualquier situación, la pandemia, por ejemplo. Para convertirla en bien, de acuerdo al dicho popular de que “no hay mal que por bien no venga” en el aquí y ahora, y para el futuro.

Le puede sorprender, como a mí en un principio, lo que afirma el Padre Larrañaga, que Dios no tiene ninguna obligación y nosotros ningún derecho. ¿Cómo? ¿No es nuestro Creador y Padre? En todo caso, yo me quedo con esto otro, que no tiene por qué satisfacer nuestras esperanzas; está obligado únicamente a cumplir sus promesas. Y lo que ocurre es que no las cumple tal y como nosotros esperábamos, y lo hace así porque no concuerdan con sus designios. De ahí la “necesidad” de la virtud de la prudencia al pensar, hablar y actuar con respecto a Dios y sus planes, sin perder la virtud de la esperanza.

En todo caso, siempre y en todo, el pedir “hágase tu voluntad” (Mateo 6,10) y estar dispuestos a hacerla, que es lo mejor. Nos dan ejemplo de ello el mismo Jesús, María, santos y almas buenas de todo tiempo y lugar. A imitarlos, pues, y seguir esperando lo mejor, en medio de la pandemia o cualquier otro mal.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad