Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 19 Septiembre 2021
Suscribase aquí

Stella Maris en Costa Rica

By Pbro. Gustavo Meneses Castro / Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral / Párroco en Patriarca San José, Parrita, Diócesis de Puntarenas Agosto 13, 2021

«Con el fin de salir al encuentro de las exigencias de la peculiar asistencia religiosa que necesitan los hombres que trabajan en el comercio marítimo o en la pesca, sus familias, el personal de los puertos y todos los que emprenden un viaje por mar [...]». De esta manera el Papa Juan Pablo II en abril de 1997, con la Carta apostólica Motu Proprio sobre el Apostolado Marítimo Stella Maris (SM), define la responsabilidad ineludible que tiene la Iglesia de acompañar pastoralmente a las Gentes del Mar y determina la amplitud de los beneficiarios de esta acción evangelizadora: a) los navegantes que se encuentran en barcos mercantes o de pesca y los que por cualquier motivo han emprendido un viaje por mar; b) los hombres de mar, que incluye a los citados anteriormente, a los que se encuentran por oficio o de ordinario en un barco, a los que trabajan en las plataformas petroleras, a los jubilados que proceden de los oficios antes citados, a los alumnos de los institutos náuticos y a los que trabajan en los puertos; c) la gente del mar, que comprende las dos categorías anteriores, así como el cónyugue, los hijos menores de edad y todas las personas que habitan en la casa de un hombre de mar, aunque ya no sea navegante –por ejemplo, los jubilados– y por último los que colaboran de forma estable con la OAM.

Además en esta carta apostólica se confirma y reconoce a la Obra del Apostolado del Mar, como la «organización que promueve la atención pastoral específica dirigida a la gente del mar y está orientada a sostener el esfuerzo de los fieles llamados a dar testimonio en ese ambiente con su vida cristiana» (SM, Tit. I, art I). Esta organización ha cumplido recientemente cien años de su fundación y se le ha cambiado el nombre a Stella Maris, manera que sucintamente se utilizaba históricamente para referirse a la misma.

La organización Stella Maris en determinada provincia eclesiástica, surge con la designación en la conferencia episcopal de un obispo promotor el cual elige un sacerdote idóneo que desempeñe la función de director nacional de la OAM. En esta Carta apostólica se citan las responsabilidades de ambos al ejercer sus funciones y subraya la responsabilidad que tiene el obispo diocesano en los siguientes términos: «es derecho y deber del obispo diocesano ofrecer con solícito celo la asistencia pastoral a todos los hombres de mar que, aunque sea durante breve tiempo, residan en el ámbito de su jurisdicción» (SM Tit. IV, Art. XII, §1).

Es importante destacar la existencia de magisterio episcopal costarricense para la atención pastoral de nuestra gente del mar, gracias a la redacción de cuatro cartas pastorales que en su orden de publicación son las siguientes: H. MORERA, «Carta pastoral Tierra, cielo y mar» (14 junio 1996); V. GIRARDI, Carta pastoral Tras las huellas de Cristo (19 junio 2009); H. BARRANTES, Carta pastoral ¿Qué hora es?... (15 mayo 1999) y O. FERNÁNDEZ et alii, «La Iglesia entre las Gentes del Mar», (2 agosto 2009). En las tres primeras se hace alusión a la problemática de la pesca artesanal de un modo descriptivo, como un elemento más a considerar en el contexto general diocesano. En la última, que es rubricada por los tres obispos de las diócesis costeras de nuestro océano pacífico se centra exclusivamente en el acompañamiento pastoral para esta realidad específica, lo que denota la necesidad de un abordaje diferenciado para esta realidad pastoral.

En nuestro país la organización pastoral parte de la nominación del Obispo Promotor, Mons. Daniel Blanco Méndez y del director nacional, el Pbro. Gustavo Meneses Castro. La incidencia pastoral que se ha logrado tener en las diócesis costeras (Tilarán-Liberia, Puntarenas, San Isidro del General y Limón), es fruto de la coordinación con los directores diocesanos de la Pastoral Social.

La situación socio-económica en nuestras costas genera mucha preocupación por los niveles de pobreza y violencia existente, en los que se refleja la ausencia de políticas públicas orientadas a un desarrollo integral de estas poblaciones y que se ha complicado con la crisis generada por la pandemia que estamos viviendo, es por eso que desde la pastoral de las gentes del mar de la diócesis de Puntarenas y la organización Stella Maris de Costa Rica nos hemos abocado a un acompañamiento de estas poblaciones sustentado en tres iniciativas:

  1. La constitución de un grupo de reflexión para la incidencia política, coordinado por la pastoral de la gente del mar y la pastoral social de la diócesis de Puntarenas y que cuenta con la participación de los cuatro sectores pesqueros más importantes de nuestro país (artesanal de pequeña escala, molusquero, palangrero, Semi-industrial de camarón). Precisamente en este mes cumplimos un año de estarnos reuniendo con el objetivo de defender los derechos de los pescadores y pescadoras de nuestro país, llevando adelante una agenda amplia con los temas que más preocupan a nuestros sectores.
  2. Ante la delicada situación que vive gran parte de la población puntarenense por la prohibición de la pesca semi-industrial de camarón, que generaba cerca de 3000 empleos entre directos e indirectos, hemos coordinado con donantes (empresas y particulares) la entrega de diarios mensualmente para paliar la carencia de alimento para un grupo importante de personas.
  3. La participación en el mercado del mar, que consiste en un mercado solidario y de comercio justo para la venta de productos pesqueros de nuestros pescadores artesanales y de nuestras molusqueras. Esto gracias a los puntos de venta parroquiales que se lograron generar en el momento más álgido de la crisis sanitaria ante las medidas sanitarias que se impusieron, logrando comercializarse producto de comunidades pesqueras artesanales de ambas costas de nuestro país.

 

Estos esfuerzos si bien es cierto son muy valiosos y han sido desarrollados a pesar de las limitaciones con que se cuentan, deben constituirse en un acicate para fortalecer la organización pastoral Stella Maris a nivel nacional, que se vea reflejado en la priorización en nuestras diócesis costeras de una verdadera Pastoral de las Gentes del Mar en cada una de ellas, respondiendo al llamado que hizo el Papa Juan Pablo II, en la Carta apostólica Motu Proprio Stella Maris.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes semestrales, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad