Face
Insta
Youtube
Whats
Martes, 01 Diciembre 2020
Suscribase aquí

Testimonio: “Dios nos hizo el milagro”

By Noviembre 13, 2020
Testimonio: “Dios nos hizo el milagro” Foto CCSS.

“Dios no deja de sorprendernos y el milagro ahí fue doble y eternamente le estaremos agradecidos al Señor por tocar nuestro corazón, Él escucha al corazón arrepentido y no lo desprecia jamás”.

Nazhra Leal

Nieta de doña Abdulia

 

El diagnóstico de Covid-19 lejos de desanimarla o de hacerla perder la esperanza, fortaleció su fe y le ayudó a superar la enfermedad, milagro que doña Adbulia Arrieta y su familia agradecen a Dios.

Esta alegre santacruceña de 92 años fue recibida en su casa, a su regreso del Hospital La Anexión, con mensajes de fe en Dios y de reconocimiento por el servicio de los médicos y personal sanitario que la atendió con amor.

“Dios nos hizo el milagro”, “Dios los bendiga hospital La Anexión”, y “eternamente gracias” son mensajes de los rótulos colocados afuera de la casa de doña Abdulia.

Esta guanacasteca, nació un 5 de setiembre de1928 en la finca San Sebastián de Hatillo de Santa Cruz. Estuvo casada con don Lauro Leal Arrieta (qdDg) con quien procreó 10 hijos. Tiene más de 40 años de vivir en barrio Limón en Santa Cruz junto a dos de sus hijas y dos nietos. Quienes la conocen la describen como una mujer trabajadora, temerosa de Dios al que siempre ha amado y muy devota de la Virgencita de los Ángeles a quien siempre le ha guardado amor y fe.

“Mi abuelita por diversas cuestiones, desde hace tiempo, no ha podido volver físicamente a la Iglesia, pero desde su casa ahora en su cuartito sigue la misa, no ha dejado de hacerlo, lo que si ella nunca se pierde es la entrada al pueblo de nuestro Santo Cristo de Esquipulas todos los 14 de enero”, explica su nieta Nazrha Leal.

Ella cuenta que el 25 de setiembre doña Abdulia fue llevaba a emergencias con una fuerte dificultad al respirar, inmediatamente fue remitida al hospital La Anexión donde los médicos duraron dos horas para estabilizarla. Se le hizo la prueba Covid y dio positivo.

“Los médicos nos indican que su situación es crítica, ante ellos tienen a otra adulta mayor con Covid, (una persona con muchos factores de riesgo en su contra lo que la hacía más vulnerable al virus) la cual posiblemente no saldría con vida del hospital”, explica Nazrha.

“En ese momento el dolor nos tiró al suelo, los nietos virtualmente comenzamos a unirnos en oración como nunca antes, la enfermedad había tocado a nuestro más preciado tesoro, entonces doblamos rodillas, pasamos en vela orando y suplicándole a Dios un milagro, pero al mismo tiempo le dijimos que nos sometíamos a Su voluntad, pero que nos diera entonces la fuerza necesaria para afrontar la situación que se venía”, declaró.

Poco a poco, al día siguiente y ante los ojos asombrados del personal de La Anexión, la abuela comenzaba a avanzar lenta y sorprendentemente, se le desconectó el abanico mecánico quedando con una nasocánula. “Acá seguíamos rezando y levantando al que caía, unos a otros comenzábamos a levantar al que lloraba y le inyectábamos fe”, relata la familiar.

“Todos de rodillas nos humillamos ante el Señor y le entregamos nuestro corazón. Nuestra fe había llamado la atención de Dios y el milagro de sanación de la abuela avanzaba cada día más, lo que nosotros desconocíamos, era que Dios se estaba valiendo de esa situación para salvar y cambiar nuestras vidas también. Él es inmenso en misericordia y sabe cómo y cuándo actuar”, afirmó Nazrha.

“Sé que la Virgen tomó nuestras oraciones y las presentó a los pies de su Hijo como perfumes y flores, ella nunca nos dejó solos por el desierto que cruzamos, nuestras oraciones seguían, pero ahora eran oraciones de agradecimiento y prometimos a Dios dar testimonio de Su amor y misericordia y llevar al necesitado ese mensaje de perseverancia y gritarle a todos que tenemos un Dios vivo que se goza en la conversión de sus hijos”, agregó la nieta.

El 6 de octubre, para la honra y gloria de Dios, doña Abdulia volvió a su casa. Ahora, ella cuenta que lloraba pero que nunca, a pesar del miedo a lo desconocido, dejó de rezar.

Con lágrimas en sus ojos ella confiesa sentirse agradecida con Dios porque volvió a nacer y junto con ella su familia también.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Last modified on Viernes, 13 Noviembre 2020 10:04
Martín Rodríguez González

Periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva y egresado de la maestría en Doctrina Social de la Iglesia. Trabaja en el Eco Católico desde el año 2002 y desde el 2009 es su director.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad