Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 25 Noviembre 2020
Suscribase aquí

La religiosa tik-tokera que comparte su amor por Jesús en Redes Sociales

By Noviembre 01, 2020

Ya sea cantando una versión católica de la popular canción La Tusa, realizando una coreografía, bailando o haciendo cualquier otra ocurrencia, Josefina Cattaneo es una joven religiosa que transmite su alegría y amor por el Señor a través de las redes sociales.

Esta argentina de 25 años de edad, pertenece a la Congregación de las Mercedarias del Niño Jesús y ha generado furor en Redes Sociales, sobre todo por sus videos en Tik Tok, donde tiene más de 100 mil seguidores.

Siempre aparece con su característico hábito y su velo, pero a veces también sale con una nariz de payaso, una peluca colorida o unos grandes lentes oscuros.

Además, suele utilizar los filtros y otros recursos que ofrece la aplicación. En ocasiones incluso otras hermanas del convento se suman a participar en sus videos.

Vive en el Instituto Nuestra Madre de la Merced, en Córdoba Argentina, donde brinda acompañamiento a escolares y da clases de Religión a chicos de secundaria.

La situación de cuarentena por la Pandemia del Covid-19 la llevó a pensar en maneras de anunciar a Jesús y vio en Tik Tok un canal para llevar Su mensaje.

 

“Soy fiestera”

 

Eco Católico conversó con ella para conocer más sobre su vocación. Contó que desde muy pequeña conoció el amor del Señor.

Mencionó que le gustaba mucho el atletismo, durante los entrenamientos y las carreras pensaba en cómo vivir su vida con Jesús, pero no necesariamente en la vida religiosa. La inquietud por su vocación llegó cuando tenía 15 años, mientras participaba en una misión.

“Pude ver que el Reino, que ser una persona de Dios era posible, que también era para mí y que yo también podía amarlo un poco más en profundidad. Me permití preguntarle a Jesús qué era lo que quería para mí y responderle que podía contar conmigo para lo que Él quisiera”, dijo.

Así inició ese proceso de discernimiento para consagrar su vida al Señor y hacer que muchos lo conozcan, “para sembrar libertad, redención, ahí donde Jesús me ponga”, expresó.

Luego con el acompañamiento de una religiosa profundizó en ese discernimiento. Reconoce que hubo momentos de miedo, donde no estaba segura si iba a recibir la gracia del Señor.

En parte eso ocurría porque era bastante “inquieta y fiestera”, pero decidió entregar su confianza a Él y se lanzó a “este sueño de felicidad”.

De hecho, contó al medio argentino, Infobae, que cuando ella le informó a su madre de la decisión, esta la invitó a asistir a sesiones con una psicóloga, de hecho fue tres veces, la especialista le dijo que todo estaba normal.

“Me encantaba la fiesta y estar con mi familia. Había tenido novio, como cualquier chica. ¡Nadie me daba un peso de monja! Ni yo misma. Pero todo es regalo de Jesús”, declaró.

Cuando finalizó la secundaria entró a hacer su formación inicial. Un fin de semana antes salió con sus amigas a una discoteca y les dijo que era la última.

“No es que fui fiestera, sino que soy fiestera, me encanta la fiesta, bailar, congregar, cantar, disfrutar, hoy por hoy vivo de fiesta en fiesta, de una manera distinta”, declaró.

Cuenta que al principio utilizaba las redes sociales a modo personal, no tanto como una herramienta para evangelizar.

“Me empecé a dar cuenta de eso cuando empezó todo esto de la pandemia, creo que es una gracia de Jesús, pude percibir que las redes son fuente de Jesús, posibilidad y misión, para que muchos más lo conozcan”, relató.

 “Fui rezando, a ver qué onda con esto, le pedí a Jesús que me diera una mano para anunciarlo en este tiempo de pandemia y fue así como empecé a darme cuenta que Tik Tok podía ayudarme a estar con la gente, si la gente está en las redes sociales, en Tik Tok, pues Jesús también tiene que estar ahí”.

Y añadió: “Me vi comprometida, animada y enviada a estar ahí con Jesús. Así fue como se dio esto de ser “influencer” que a veces me parece que me queda grande (…) Este tiempo de pandemia me ha hecho ver lo importante que son las redes y la posibilidad de estar con la gente, cercana y lejana, es una oportunidad de ser iglesia virtual y comunidad virtual de Jesús”.

Josefina comentó que muchas personas le escriben para agradecerle, contarle cuestiones personales, pedirle oraciones o felicitarla por su alegría y por acercarlas al Señor. “Creo que Dios me está pidiendo ser instrumento para que mucha gente se acerque a Él”, concluyó.

Danny Solano Gómez

Periodista, licenciado en Producción de Medios, especializado en temas de fe católica, trabaja en el Eco Católico desde el año 2009.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad