Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 05 Diciembre 2021
Suscribase aquí

“No olvidemos que Costa Rica ha sido y es una nación con profundos sentimientos religiosos de marcado y hondo contenido cristiano. Sin Dios no hay futuro real y, menos aún, realización y plenitud. Sacar a Dios de la vida nacional es empobrecer el presente y comprometer el futuro de Costa Rica. Sin Dios a nuestro lado estaríamos siendo infieles a la herencia de las generaciones pasadas que descubrieron en la riqueza de la fe el secreto de la identidad y de la unidad de la nación”

“Vayan, pues, y enseñen a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado. Yo estaré con ustedes siempre hasta la consumación del mundo”, (Mt 28,19- 20).

Este mandato de Jesús está en el corazón de la Iglesia, y hoy más que nunca se mantiene vigente para anunciar la Buena Noticia de la salvación que lleva a la vida eterna. Hoy más que nunca el llamado se actualiza para todos los creyentes, pues no solo es exclusivo de unos cuantos. El cristiano está en medio del mundo para ser diferente, dar testimonio de lo que cree y ser sal y luz como nos pide el Evangelio.

No podemos permitir que nuestro país siga polarizado, dividido, que se reflejen luchas en las que se descalifica al que piensa diferente, o al que es contrario a mis convicciones.

 

“Se hace posible desarrollar una comunión en las diferencias, que sólo pueden facilitar esas grandes personas que se animan a ir más allá de la superficie conflictiva y miran a los demás en su dignidad más profunda”.

De este modo, el Papa Francisco en su Exhortación Evangelii Gaudium (228), nos ofrece una guía de convivencia, en la que, a pesar de nuestras diferencias, reconozcamos la dignidad de los demás y podamos desarrollar esa necesaria comunión entre las personas.

Un país dividido no sale adelante. Hemos vivido días y semanas de mucha tensión social, y tenemos que dar el paso a enfrentar la realidad; tener la capacidad de escuchar y dialogar, para lograr un objetivo común que sea de beneficio para todos quienes habitamos este país.

También es cierto, como lo he afirmado, que por varias décadas Costa Rica ha estado dividida. Podríamos afirmar que odiosas diferencias han separado a hermanos de este país, cuando vemos que muchos no tienen ni lo necesario para vivir o subsistir. Son muchos los hermanos que no tienen los medios para acceder a condiciones de una vida más digna.

Las brechas entre los que menos tienen, que son muchísimos, y los que más tienen, que es un grupo muy reducido de personas, han ido creciendo en un país que se caracterizó por defender la justicia y la paz social, así como valores entre los que destaca la solidaridad.

Es evidente que esta justicia y paz social no puede subsistir en un país donde las diferencias son evidentes.

Es necesario establecer políticas que permitan el crecimiento y desarrollo integral de todos. Es oportuno que las promesas que por muchos años se brindan desde la clase política se cumplan, para que las personas más vulnerables puedan salir adelante.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad