Face
Insta
Youtube
Whats
Martes, 01 Diciembre 2020
Suscribase aquí

Un país dividido no sale adelante

By Mons. José Manuel Garita. / Obispo de Ciudad Quesada Noviembre 13, 2020

No podemos permitir que nuestro país siga polarizado, dividido, que se reflejen luchas en las que se descalifica al que piensa diferente, o al que es contrario a mis convicciones.

 

“Se hace posible desarrollar una comunión en las diferencias, que sólo pueden facilitar esas grandes personas que se animan a ir más allá de la superficie conflictiva y miran a los demás en su dignidad más profunda”.

De este modo, el Papa Francisco en su Exhortación Evangelii Gaudium (228), nos ofrece una guía de convivencia, en la que, a pesar de nuestras diferencias, reconozcamos la dignidad de los demás y podamos desarrollar esa necesaria comunión entre las personas.

Un país dividido no sale adelante. Hemos vivido días y semanas de mucha tensión social, y tenemos que dar el paso a enfrentar la realidad; tener la capacidad de escuchar y dialogar, para lograr un objetivo común que sea de beneficio para todos quienes habitamos este país.

También es cierto, como lo he afirmado, que por varias décadas Costa Rica ha estado dividida. Podríamos afirmar que odiosas diferencias han separado a hermanos de este país, cuando vemos que muchos no tienen ni lo necesario para vivir o subsistir. Son muchos los hermanos que no tienen los medios para acceder a condiciones de una vida más digna.

Las brechas entre los que menos tienen, que son muchísimos, y los que más tienen, que es un grupo muy reducido de personas, han ido creciendo en un país que se caracterizó por defender la justicia y la paz social, así como valores entre los que destaca la solidaridad.

Es evidente que esta justicia y paz social no puede subsistir en un país donde las diferencias son evidentes.

Es necesario establecer políticas que permitan el crecimiento y desarrollo integral de todos. Es oportuno que las promesas que por muchos años se brindan desde la clase política se cumplan, para que las personas más vulnerables puedan salir adelante.

Las promesas incumplidas y la falta de respuestas llevan a un nivel de insatisfacción que lamentablemente puede traducirse en hechos como los que hemos vivido recientemente. No podemos volver la espalda a esta realidad, aunque se puedan hacer manifestaciones amparadas en nuestra Constitución, siempre en el marco del respeto a los otros.

Como decía el Papa Francisco también en Evangelii Gaudium (numeral 227) es necesario “aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso. «¡Felices los que trabajan por la paz!» (Mt 5,9)”. Solo así podremos establecer caminos de diálogo que edifiquen y fructifiquen.

Repito, una vez más, un país dividido no sale adelante. Nos lo decía Jesús: “Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra” (Lucas 11, 17).

No podemos permitir que nuestro país siga polarizado, dividido, que se reflejen luchas en las que se descalifica al que piensa diferente, o al que es contrario a mis convicciones. Todos vivimos en este mismo país que requiere retomar el orden y fortalecerse, pero esto se logrará sólo si trabajamos por el bien común.

Pidamos a Dios que nos ayude a que nuestro país pueda volver a unirse sobre principios y valores que desarrollen el bienestar integral para todos, y se pueda fortalecer así la justicia y paz social.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

 

 

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad