Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 13 Junio 2021
Suscribase aquí

Las apariciones de la Virgen, esto dice la Iglesia

By Mayo 13, 2021

Las apariciones pertenecen al ámbito de lo que se conoce como “revelación privada”, las personas no tienen que creer en ellas, no son un dogma y no “mejoran” o “modifican” la Revelación hecha por Jesucristo.

 

Una niña pobre de un pueblo llamado Lourdes, en Francia, un día vio a una mujer en una gruta, quien después se le reveló como la Inmaculada Concepción. Las autoridades civiles y eclesiásticas dudaban de sus visiones, pero cuando la interrogaban se asombraban por la capacidad para responder de la niña, considerada como una ignorante sin preparación académica.

Aquella chica era Santa Bernardita, una mística que no necesitó de ideas o discursos complejos, alguien que se limitó a vivir en la fe y a transmitir un mensaje, cuyos alcances teológicos ignoraba.

Aquel lugar de Lourdes se convirtió en un Santuario, donde suelen viajar unos 8 millones de peregrinos al año y donde han ocurrido hechos considerados milagrosos.

Esta es solo una de la veintena de apariciones reconocidas por la Iglesia Católica, pocas si se tiene en cuenta que a lo largo de la historia se han reportado miles. Entre las más conocidas están las de Nuestra Señora de Guadalupe, Nuestra Señora de Fátima, Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa y la mencionada al inicio, Nuestra Señora de Lourdes.

 

¿Qué son las apariciones?

 

Antes de dar una explicación, el Padre Mario Zúñiga, especialista en Teología, indica que es preciso tener presente un concepto más amplio conocido como mariofanías, es decir, manifestaciones extraordinarias de la Madre de Dios, como las apariciones, las visiones, las locuciones internas, una imagen que llora (lacrimaciones), un hallazgo (como el de la Negrita de los Ángeles), entre otras.

En el caso de las apariciones marianas, se trata de la manifestación sensible de la Virgen María, cuando una persona tiene la gracia de verla, escucharla o hablar con ella. Por ejemplo, los videntes de Fátima: Lucía podía ver, escuchar y hablar con Nuestra Señora, Francisco solo la veía, mientras que Jacinta la veía y escuchaba.

Es importante tener claro que la Revelación ya fue dada por Jesucristo, quien ha comunicado su mensaje y puede ser transmitido a través de la Sagrada Escritura, el Magisterio de la Iglesia, el depósito de la fe y demás.

Las apariciones pertenecen al ámbito de lo que se conoce como revelación “privada”, las personas no tienen que creer en ellas necesariamente, pues no son un dogma, y no “mejoran” o “modifican” la Revelación hecha por Jesucristo.

 

Entonces ¿por qué se dan?

 

De acuerdo con el Padre Zúñiga, se podría decir que la razón última de las revelaciones privadas, y específicamente en el caso de las apariciones de la Virgen María, es que ayudar a reafirmar y profundizar la fe.

La Iglesia cuando estudia un fenómeno de estos, busca que el mensaje y el acontecimiento sean acordes a la Revelación ya dada por Jesucristo. “Las apariciones nos ayudan a profundizar en lo que ya creemos, a volver a la fuente original que es Jesucristo”, comentó el sacerdote.

El mismo Catecismo es claro que no hay que esperar otra revelación pública antes de la gloriosa manifestación de nuestro Señor (Num. 66).

Asimismo, en el Numeral 67 se aclara que las revelaciones “privadas” no pertenecen al depósito de la fe y señala que su función no es la de “mejorar” o “completar” la Revelación definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época.

Y añade: “La fe cristiana no puede aceptar “revelaciones” que pretenden superar o corregir la Revelación de la que Cristo es la plenitud. Es el caso de ciertas religiones no cristianas y también de ciertas sectas recientes que se fundan en semejantes “revelaciones”.

 

¿Cómo saber si una aparición es real?

 

El Padre Zúñiga explica que actualmente, la aprobación o reconocimiento de este tipo de fenómenos está en manos del obispo del lugar donde se da el acontecimiento, quien debe cumplir con un proceso. Si el hecho va más allá de la diócesis, puede ser asumido por la Conferencia Episcopal o incluso acudir a la Santa Sede.

Como se mencionó, solo unas cuantas apariciones han sido reconocidas públicamente por la Iglesia. Se guarda cautela para evitar caer en engaños, dar valor a falsedades creadas con algún interés de por medio o permitir las intrigas del Maligno.

La Congregación para la Doctrina de la Fe maneja sus Normas sobre el modo de proceder en el discernimiento de presuntas apariciones y revelaciones. Este documento incluye una serie de criterios. En ellos se evalúa la probabilidad de la existencia del hecho, signos que puedan confirmar que hay una intervención sobrenatural (por ejemplo, un milagro). Se toma en cuenta quién es la persona (vidente), su equilibrio psicológico, honestidad, rectitud de vida, entre otras.

Asimismo, se consideran aspectos de la doctrina teológica y espiritual verdadera y libre de error. El mensaje no puede tener ningún elemento que se oponga a la Revelación transmitida por las Sagradas Escrituras y la tradición de la Iglesia.

Se debe analizar, por ejemplo, que no haya errores doctrinales, ni afán de lucro, actos gravemente inmorales cometidos por el sujeto o los seguidores, enfermedades psíquicas, tendencias psicopáticas que pudieran influir, psicosis o histeria colectiva y otras.

La autoridad eclesiástica tiene el grave deber de informarse sin dilación y de vigilar con diligencia al respecto. Tras analizar los criterios, puede permitir o promover algunas formas de culto o devoción cuando los fieles lo soliciten, sin embargo, debe velar para que esta forma de proceder no se interprete como aprobación del carácter sobrenatural por parte de la Iglesia.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes semestrales, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

 

 

Danny Solano Gómez

Periodista, licenciado en Producción de Medios, especializado en temas de fe católica, trabaja en el Eco Católico desde el año 2009.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad