Face
Insta
Youtube
Whats
Sábado, 15 Junio 2024
Suscribase aquí

África no puede esperar

By Mayo 15, 2024
Sor Denia sirvió durante 15 años en Gabón, en dos comunidades diferentes, donde trabajó con niños y jóvenes. Más tarde pasó 12 años en Camerún y ya lleva 5 años en El Congo. Sor Denia sirvió durante 15 años en Gabón, en dos comunidades diferentes, donde trabajó con niños y jóvenes. Más tarde pasó 12 años en Camerún y ya lleva 5 años en El Congo.

En una aldea de la República del Congo hay una misión, allí una religiosa le da un trozo de pan a un niño con hambre, y como suele ocurrir, enseguida otros pequeños lo rodean para pedirle, el chiquito comienza a repartir pedacitos hasta quedarse con uno diminuto, pero sonríe, está feliz porque compartió con todos.

Compartir y alegrarse por hacerlo es solo un aspecto de la cultura africana que ha marcado a Sor Denia Cubero Brenes, misionera costarricense Hija de María Auxiliadora.

Esta religiosa lleva 32 años de servicio misionero en África. Actualmente sirve en El Congo, anteriormente estuvo en Costa de Marfil, Camerún y Gabón. Recientemente, estuvo en Costa Rica para pasar unos días con sus seres queridos.

Sor Denia nació en Piedades Sur de San Ramón, aunque desde muy pequeña su familia se trasladó a Curridabat. Es la antepenúltima de 17 hermanos. “Una familia grande, donde hay mucho amor, donde se comparte mucho porque como son tantos hay que compartir, estar pendiente de otros y así”, comentó.

Como ella misma dice, desde entonces Dios ya la preparaba para la misión. Creció en un hogar donde se transmitía el amor a la familia, al trabajo y a la fe. “Uno no se imagina la riqueza que es nacer en una familia católica y en un ambiente religioso en general (…) cuando uno va a otros países donde no hay presencia de la fe católica y cristiana en general, uno siente esa falta, esa necesidad de amor, de fe en Jesús”, agregó.

Cuenta que el llamado lo sintió desde que tenía tan solo 3 años. Iba por las calles de San José, cuando vio por primera vez a una religiosa vestida con el hábito, entonces le jaló el brazo a su tía Otilia, “Tía, yo quiero ser como ella”, le dijo. Luego, aquel llamado se hizo más intenso hasta que lo tuvo claro.

 

“Quiero misionar en África”

 

A su parroquia llegaban misioneras combonianas varias veces al año y la joven Denia escuchaba sus historias de misión en África, le impactaba sobre todo escuchar que había países donde las personas no habían escuchado de Jesús o de la Iglesia. “Quizá yo también pueda ir a mostrarles a esta persona tan maravillosa”, pensó.

Cuando estuvo en el Colegio le expresó a la tía Otilia su deseo de ser religiosa. Como toda una promotora vocacional, esta familiar llevó a la adolescente a distintas congregaciones para que se informara sobre el carisma de cada una.

Un día llegó a la Casa de la Virgen, en Barrio Don Bosco, allí conoció a las Hijas de María Auxiliadora. Sintió que ahí era. Habló con la directora de entonces, Sor Teresita Salas, quien le informó que las puertas estaba abiertas, pero Denia tenía una condición: “Yo acepto, pero quiero ir de misión”.

Comenzó su formación y al tiempo notó que lo de irse a África era algo más complejo de lo que imaginaba o, al menos, no exactamente como le había dicho Sor Teresita. En fin, tenía que hacer una solicitud formal a la Madre Superiora y esperar. Un día, la Madre Superiora visitó Costa Rica y entonces fue a manifestarle su deseo. Al tiempo le informaron que debía ir a una formación en Roma, con el objetivo de prepararse para la misión.

Cuando iba a recibir el envío sus compañeras le preguntaban: ¿cómo estás tan segura que te van a enviar a África? ¿estás consciente que pueden enviarte a cualquier otro lugar? Pero la joven tenía toda la certeza. Efectivamente, ella iría a Costa de Marfil, allí estuvo un año.

 

Llevar esperanza

 

Luego, sirvió durante 15 años en Gabón, en dos comunidades diferentes, donde trabajó con niños y jóvenes. Más tarde pasó 12 años en Camerún y ya lleva 5 años en República del Congo.

Sobre el choque cultural, explica que hay comportamientos, tradiciones o rituales que no comprendía, pero evitaba juzgar a las personas. “Al principio yo no entendía mucho, pero me sentí inmediatamente en casa, entendía que era yo la que debía adaptarse”.

Siempre dispuesta a aprender, tenía claro que ella “iba a recibir más que lo que iba a dar”, no obstante, se trata también de compartir lo más grande, es decir, el amor de Dios.

De su experiencia, rescata que las personas han sido muy acogedoras, con un gran espíritu de solidaridad y de fiesta, “esa capacidad de saber vivir y ser feliz con poco”, detalló.

Así, por ejemplo, en la aldea el agua es escasa y por lo tanto es muy preciada, cuando Sor Denia visita las casas las personas acostumbran recibirla con una calabaza con agua, es decir, le ofrecen lo más preciado que tienen.

La República del Congo es un país brutalmente golpeado por guerras civiles en la década de 1990. De hecho, la misión de las Hijas de María Auxiliadora en esa aldea está enfocada en la formación de niños y jóvenes, quienes sufren las consecuencias de esos conflictos, como la violencia, la pobreza y la falta de oportunidades.

De igual forma, la misión logró, con apoyo de otras organizaciones, excavar un pozo, para que los vecinos puedan tener un lugar cercano donde recoger el preciado líquido. “Cuando llegamos ni siquiera había electricidad, empezamos con paneles solares. Tampoco había agua hasta que pudimos hacer el pozo”, explicó.

“Nuestra primera misión es la evangelización, por eso se trabaja en la catequesis, pero va poco a poco, porque, repito, es una zona donde las personas han sufrido demasiado, por eso lo primero es ayudarlos a redescubrir su dignidad, hacerles sentir que hay esperanza y que pueden salir adelante”, concluyó sor Denia, quien regresa a la aldea a finales de este mes.

Danny Solano Gómez

Periodista, licenciado en Producción de Medios, especializado en temas de fe católica, trabaja en el Eco Católico desde el año 2009.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Dignitas Infinita
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad