Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 26 Mayo 2024
Suscribase aquí

Un pesebre que acoge a mujeres embarazadas

By Mayo 04, 2023

La Virgen María necesitaba posada y tuvo a su hijo, Jesús, en un pesebre. Como ella, en la actualidad hay mujeres embarazadas que no tienen dónde ir y necesitan ayuda. Precisamente, El Pesebre de Martín es una obra social que busca acoger y brindar apoyo a esas mujeres en estado de gestación.

“Josy” se prostituía en las calles de San José, un día estaba sentada en una acera, su vientre evidenciaba un embarazo avanzado. Una de las colaboradoras de esta organización sin fines de lucro la vio, se acercó y le ofreció ayuda.

Al principio, Josy desconfió, le costaba creer que alguien quisiera brindarle apoyo sin pedir nada a cambio. Tras conversar y tener algunas pruebas, aceptó. Desde hace varias semanas esta madre reside en El Pesebre de Martín, allí recibe alimentación, ropa, asistencia, atención psicológica, transporte para citas médicas, acompañamiento espiritual e incluso lleva clases de natación.

De esto se trata, brindar asistencia a mujeres en estado de embarazo, mayores de edad, en condición de vulnerabilidad. Las usuarias son personas que han sufrido a causa de la pobreza, pobreza extrema, migración, violencia intrafamiliar y abusos de todo tipo.

Silvia Rodríguez, presidente de la Asociación Manos Amigas Llevando Esperanza, cuenta que este proyecto provida nació hace tres años, tras notar un vacío en la atención de embarazadas mayores de edad.

El Pesebre de Martín brinda atención a mujeres mayores de edad de todo el territorio nacional. Hay un programa diurno y otro residencial. En este último, las usuarias pueden vivir en la Casa de Maternidad durante los últimos meses de su embarazo y dos meses después de dar a luz, junto a su bebé.

Esto fue posible gracias a la donación de una casa en Escazú. Según cuenta, la Asociación tiene diferentes obras dirigidas a población vulnerable, pero, de manera particular, sirvió de inspiración uno dirigido a privadas de libertad que están en el módulo materno infantil del Centro Penitenciario El Buen Pastor (CAI Vilma Curling).

Tras un proceso de oración y discernimiento decidieron crear un programa provida, una casa de maternidad, a la que llamaron El Pesebre de Martín. Este comenzó a funcionar en el año 2020. Su nombre se debe a que en el lugar funcionaba un albergue para niños en adopción, y el primero que fue adoptado se llamaba así, Martín.

La Asociación cuenta con una red de contactos y articula con instituciones estatales, como la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU), Patronato Nacional de la Infancia (PANI), Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), entre otras, que además identifican los casos y los remiten.

El Pesebre de Martín brinda atención a mujeres de todo el territorio nacional. Hay un programa diurno y otro residencial. En este último, las mujeres pueden vivir en la Casa de Maternidad durante los últimos meses de su embarazo y dos meses después de dar a luz, junto a su bebé.

Se brinda además un proceso de acompañamiento. De hecho, se cuenta con una bolsa de empleo y una guardería, para que eventualmente las mamás puedan conseguir un trabajo y tener un espacio para que sus hijos estén bien cuidados.

Rodríguez comenta que tratan de brindar una atención integral, de tal forma que las usuarias puedan transitar por un embarazo digno y que el bebé nazca en las mejores condiciones.

La Asociación brinda estancia, ropa, alimentación, atención psicológica y espiritual, talleres de formación, transporte para citas, pañales, útiles para el recién nacido, entre otros servicios. A las usuarias no se les cobra ni un centavo.

El Pesebre de Martín se mantiene gracias a las donaciones y el trabajo voluntario de diferentes colaboradores. Usted puede ayudar económicamente a través del SINPE: 8377-2989, o bien, puede contactar directamente al número: 2289-6987.

“No sé qué hubiera hecho”

“Itzel” es una joven de apenas 20 años de edad. Cuenta que no tuvo el apoyo de sus padres y con tan solo 16 años de edad comenzó a convivir con un hombre mucho mayor que ella, quien la agredía físicamente.

Un día que su pareja la golpeó, ella decidió irse de esa casa. A los días se dio cuenta que estaba embarazada. No tenía adonde ir y el padre del niño le dijo que hasta no tener una prueba de paternidad no le daría dinero. Tampoco conseguía trabajo por su condición de embarazo y tenía depresiones.

Ante esta situación, Itzel pensó en abortar e incluso buscó información sobre cómo hacerlo en Internet. En ese proceso dio con una institución encargada de atender embarazos inesperados, donde le brindaron información sobre lo que realmente era un aborto, los riesgos y las consecuencias que tiene un procedimiento de este tipo.

Al tomar conciencia, la joven dio marcha atrás en su decisión. Le dijeron entonces que había un lugar donde podrían ayudarla. Itzel no podía creer que alguien, por una vez en su vida, quisiera tenderle la mano sin pedirle ningún favor a cambio. “Pensé que me iban a quitar a mi bebé o que me iban hacer algo”, contó la muchacha.

Itzel agradece mucho por la ayuda y agrega que se arrepiente de la decisión que estuvo a punto de tomar. Por otro lado, menciona que dentro del Pesebre de Martín comenzó a acercarse al Señor, “aquí sentí la presencia de Dios, fue Él quien me envió a este lugar”, afirmó.

Hace dos meses Itzel dio a luz a un hermoso bebé. Dice que quiere aprovechar todo lo que pueda para compartir con él, sin embargo, también espera conseguir un trabajo y salir adelante.

Last modified on Martes, 25 Julio 2023 12:51
Danny Solano Gómez

Periodista, licenciado en Producción de Medios, especializado en temas de fe católica, trabaja en el Eco Católico desde el año 2009.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Dignitas Infinita
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad