Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 11 Agosto 2022
Suscribase aquí

Reliquias: tesoros de santidad

By Julio 29, 2022
Reliquia (gota de sangre) del Papa San Juan Pablo II, que se custodia en la Parroquia de Paraíso, en Cartago. Reliquia (gota de sangre) del Papa San Juan Pablo II, que se custodia en la Parroquia de Paraíso, en Cartago.

Treinta años después de su funeral, el cadáver de Santa Bernardita, la vidente de Lourdes, fue exhumado. Al abrir el ataúd los presentes pudieron observar que su cuerpo se conservaba en perfecto estado, sin rasgos de descomposición visibles. El cuerpo intacto yace desde 1925 en un gran relicario de cristal en el monasterio de Saint-Gilard, en Nevers, Francia.

Las reliquias son partes corporales (o como en el caso mencionado el cuerpo completo) u objetos relacionados a una persona considerada santa.

Desde sus inicios, la Iglesia ha defendido la veneración de reliquias. Incluso, ya en el Antiguo Testamento se mencionan algunos hechos vinculados. Por ejemplo, Eliseo recibe de Elías el manto con el que ocurren hechos milagrosos (II Reyes 2, 9-14) y un hombre que había muerto resucita al tocar los huesos de Eliseo (II Reyes 13,21).

Asimismo, en el Nuevo Testamento, una mujer se sana al tocar el manto de Jesús (Marcos 5:27-29). En Hechos 19,11 también se menciona que Dios obraba a través de Pablo, de forma que los pañuelos o mandiles que utilizaba el apóstol servían para curar a los enfermos.

Sin embargo, cabe recordar, las reliquias no son “amuletos” ni tienen “poderes mágicos”, sirven para recordar a esas personas que sirven de modelo de santidad, asimismo, facilitan una experiencia profunda con ese santo a quien se venera o se pide intercesión.

Si bien un trozo de hueso no puede curar a una persona, Dios puede valerse de esa reliquia para sanar a alguien. “Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda sana de tu enfermedad” (Mc 5, 34) dice Jesús a la mujer que tocó su manto y se curó.

Otro ejemplo es que Dios Padre no necesitaba darle una vara a Moisés para hacer milagros, no obstante, se valió de ambos para manifestar su poder y gloria.

La Iglesia prohíbe la venta de reliquias sagradas y que no pueden trasladarse a perpetuidad sin permiso de la Santa Sede.

Por otro lado, están permitidas diversas formas de devoción popular, “como el beso de las reliquias, adorno con luces y flores, bendición impartida con las mismas, sacarlas en procesión, sin excluir la costumbre de llevarlas a los enfermos para confortarles y dar más valor a sus súplicas para obtener la curación, se deben realizar con gran dignidad y por un auténtico impulso de fe”, (Directorio sobre piedad popular).

Danny Solano Gómez

Periodista, licenciado en Producción de Medios, especializado en temas de fe católica, trabaja en el Eco Católico desde el año 2009.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad