Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 11 Agosto 2022
Suscribase aquí

Adultos mayores sufren violencias ocultas

By Julio 15, 2022
La Iglesia celebrará el próximo 24 de julio la Jornada Mundial de los Abuelos y las Personas Mayores, bajo el tema: “En la vejez seguirán dando fruto” (Sal 92,15) La Iglesia celebrará el próximo 24 de julio la Jornada Mundial de los Abuelos y las Personas Mayores, bajo el tema: “En la vejez seguirán dando fruto” (Sal 92,15)

Dejá que tu abuelo te cuente las mismas historias una y otra vez, dejá que visite a sus viejos amigos, respetá sus opiniones y sus momentos de oración. Son algunos consejos que aparecen en una publicación de Facebook en contra del abuso y la violencia hacia los adultos mayores en la cotidianidad.

El pasado 15 de junio se conmemoró el Día Nacional contra el Abuso, Maltrato, Marginación y Negligencia contra las Personas Adultas Mayores. En el marco de esta fecha, la Asociación Gerontológica de Costa Rica (Ageco) organizó una serie de charlas para hablar sobre el tema.

Comentarios humillantes, no darle los medicamentos que necesita, no darle comida, despreocuparse por su aseo personal, esconderle sus pertenencias, obligarlo a firmar papeles relacionados con propiedades, encerrarlo para que no salga, insultarlo y hasta golpearlo, son solo algunos ejemplos de la violencia que sufren.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), las agresiones más comunes son los casos de maltrato psicológico y físico, seguidos del abuso financiero, la desatención y el abuso sexual.

La Dra. Milena Bolaños, directora del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología, Dr. Raúl Blanco Cervantes, expuso que en los entornos familiares es donde más se dan abusos.

Asimismo, advierte que durante la pandemia ha aumentado la prevalencia del maltrato a esta población, tanto en la comunidad como en las instituciones. Precisamente, un estudio estadounidense, por ejemplo, sugiere que las tasas de maltrato a las personas de edad en la comunidad habrían aumentado hasta en un 84%

Las consecuencias del maltrato pueden ser especialmente graves y la recuperación puede llevar más tiempo que para las personas de otros grupos de edad, afirma Bolaños.

A raíz de sufrir estas vejaciones, las víctimas pueden presentar lesiones corporales, estrés, depresión, mortalidad prematura, deterioro cognitivo, ruina financiera, mayor riesgo de necesidad de ingresar en una residencia de ancianos, entre otras.

Johanna Fernández, directora de Ageco señaló que a pesar de los avances aun es constante el abuso y el maltrato hacia los ancianos.

Vulnerabilidad

La directora del Hospital Blanco Cervantes también mencionó algunos factores que aumentan el riesgo de sufrir maltrato, tal como la dependencia financiera, alguna discapacidad o deterioro cognitivo.

Cabe mencionar el aspecto emocional, pues muchas veces sus maltratadores son sus propios hijos, por lo que les resulta difícil separarse de ellos.

La doctora Bolaños brinda como dato que los adultos mayores con demencia o algún trastorno funcional van a tener un mayor porcentaje de maltrato emocional (62% más) y físico (23% más).

Respecto a las denuncias, el Hospital Blanco Cervantes recibió 716 denuncias en 2019, unas 629 en 2020, mientras que en 2021, año de la Pandemia, hubo 355. No obstante, la doctora Bolaños hace hincapié que esto no significa que los casos disminuyan, pues el aislamiento social durante los años de pandemia ha limitado las posibilidades para denunciar.

Por ejemplo, muchas citas se hicieron a distancia, entonces, el contacto entre el médico y el paciente no era tan cercano, es más difícil para el médico detectar signos de violencia como moretones y, por otro lado, el paciente siente menos seguridad para contar la situación que vive, puede pasar incluso que su agresor esté al lado del teléfono.

Según la Organización Mundial de la Salud, por cada caso documentado de violencia contra los adultos mayores hay cinco que no salen a la luz.

En otro apartado, la doctora Bolaños lamenta que muchos profesionales no estén preparados para atender las necesidades de salud de las personas adultas mayores, así como para identificar y manejar casos de violencia. Además, agrega que atender estos casos requiere de un trabajo interdisciplinario.

Pero en general -indica la especialista-, es necesario el involucramiento de la sociedad. Tanto familiares como cuidadores y vecinos pueden formar una red de apoyo que denuncie y coordine con los profesionales de la salud, para que estos busquen los adecuados mecanismos de abordaje.

Signos de violencia

Estos son Signos que permiten identificar casos de violencia contra adultos mayores:
Abandono
-Falta de higiene básica, de alimentación adecuada, de accesorios médicos (anteojos, bastón, dientes, audífono, medicamentos…) o de ropa apropiada y limpia.
-Persona con demencia abandonada o sin supervisión
-Persona confinada en una cama sin atención.
-Casa desordenada o sucia, en mal estado, con riesgo de incendio o en general insegura.
-Vivienda sin las instalaciones adecuadas (cocina, refrigerador, plomería en buenas condiciones y electricidad)
-Úlceras por presión sin tratar.
Abuso Financiero
-Falta de servicios que la víctima puede pagar
-El anciano da “voluntariamente” un reembolso financiero inapropiado para los cuidados y compañía necesarios.
-La persona que lo cuida tiene el control del dinero pero no le proporciona lo que requiere.
-La persona que cuida “vive” del anciano.
-El anciano ha firmado transferencias de propiedad (poder legal, nuevo testamento…), cuando no estaba en condiciones de entender la transacción.
Abuso Físico
-Fracturas, moretones, golpes, cortes, llagas o quemaduras sin una explicación congruente.


Algunos signos que permiten identificar casos de violencia son marcas de golpes o moretones, falta de higiene básica, falta de alimentación adecuada, descuido, la persona que cuida “vive” del anciano, el cuidador que tiene el control del dinero del adulto mayor pero no le proporciona lo que este requiere, entre otras (Ver recuadro).

También es violencia Andrea Monge, gestora de Proceso de Derechos Humanos y Proyección Social de Ageco, agrega que también está “la violencia simbólica”, esa que muchas veces no es tan evidente, pero que es violencia al fin y al cabo.

Puede mencionarse las miradas de desaprobación, la exclusión de actividades sociales y familiares (hay una reunión y le piden que se meta al cuarto y no salga), ignorarla, pedirle que no hable porque “siempre repite sus historias”, decirle cosas como: “¡Qué lerda!”, “¡Usted no puede!”, “¡Qué inútil!”.

En la violencia patrimonial, no se trata solo de quitarle las pertenencias o el dinero de la pensión, también tiene que ver con quitarle las llaves de la casa para que no salga, ocultarle la ropa porque “eso ya no le luce”.

Como explica Monge, algunas veces la gente dice, quizá sin mala intención, que los adultos mayores “son como niños”, pero son hombres y mujeres que tienen derecho a tomar sus propias decisiones y asumir las consecuencias de sus actos, por supuesto, a menos que tenga alguna condición especial que requiera cierta atención, como también sería el caso de cualquier otra persona sin importar su edad.

De igual forma, la violencia sexual no solo está relacionada directamente con el abuso sexual o la violación, sino en el respeto a la sexualidad de la persona adulta mayor. Por ejemplo, merecen respeto a su intimidad, si quieren tener pareja o no, entre otros.

Todo esto tampoco quiere decir que si usted nota una situación particular no deba actuar. Por decir algo, usted observa que la persona comienza a presentar problemas a la hora de manejar sus finanzas (por ejemplo, en vez de 2.000 colones paga con 20.000 colones sin esperar el vuelto), en este caso, usted podría manifestar su preocupación y ofrecerle apoyo.

Se trata de acompañar sin incomodar al otro. “Cuando veo una situación de índole médico, pero la persona igual toma malas decisiones, no magnifica algunas situaciones y creo que antes no era así, que presenta cambios, debo indicar a los médicos o doctores de cabecera, pedir un espacio después de la cita para no invadir a la persona adulta mayor y exponer la situación”, recomendó Monge.

Síndrome de la Abuela Esclava

Hay casos de mujeres adultas mayores que asumen una serie de tareas, de manera voluntaria y hasta con agrado durante muchos años, por ejemplo, cuidan a los nietos, hacen las labores domésticas, cocinan, lavan, planchan....

Sin embargo, llega un punto donde es tanta la responsabilidad y el trabajo, es tanto el agotamiento acumulado que pueden morir, de hecho, algunas mueren en “acto de servicio”, es decir, mientras llevan a cabo sus tareas diarias.

Según explicó la doctora Milena Bolaños, estas mujeres llevan una pesada carga con la que ya no pueden más, sin embargo, por miedo a perder el reconocimiento de los suyos, a que ya no quieran estar con ella por no serles ya útil o a que pierdan el interés en ella, sufren en silencio hasta que su cuerpo no da más.

Esto se conoce como el síndrome de la abuela esclava, una enfermedad grave y, como se mencionó, potencialmente mortal.

Estereotipos

El viejito que todo se le olvida, cascarrabias, amargado, débil y enfermo. Esta es una representación común del adulto mayor en las series de televisión y películas, o incluso en la literatura. Sin embargo, es una visión estereotipada y errónea.

Justamente, Monge, quien es trabajadora social, denuncia que hay estereotipos respecto a la vejez, arraigados en la sociedad, difundidos a través de los medios de comunicación, donde la vejez es vista como una etapa de pérdida o carencia. Por otro lado, la juventud es exaltada.

La representante de Ageco expone que en realidad cada etapa es parte del ciclo de la vida, en cada una se pierden y se ganan cosas, “de la niñez a la adolescencia perdimos algunas cosas y ganamos otras, igual de la adolescencia a la adultez y de la adultez a la vejez. “En todas hay aspectos positivos y retos por atender”, dijo.

“Es Leda” (en referencia a la edad), “Me duele todo porque se me fue la juventud”, “a esta edad para qué voy a estudiar”, “siempre he sido así para qué voy a cambiar”, “con los años a uno le falla todo”... son expresiones que pueden parecer insignificantes, pero llevan consigo estereotipos que dan paso a la discriminación, según señala la trabajadora social.

Los estereotipos pueden darse también cuando se buscan rasgos positivos, “la vejez es la etapa de la sabiduría” o “es la edad del conocimiento”, si bien, la experiencia de los adultos mayores puede ser un gran tesoro, en todas las etapas de la vida hay riqueza. “El respeto debe partir del hecho de ser personas”, subraya Monge.

Otro ejemplo, es que en Costa Rica solo un 2% de la población adulta mayor está en hogares de larga estancia, el 98% son personas adultas mayores que están en sus casas y son activas, pero a veces en los noticieros cuando se habla de vejez las imágenes de relleno que utilizan son de adultos mayores en hogares de larga estancia, en silla de ruedas, que requieren ayuda para caminar…

Todo este tipo de representaciones pueden dar la idea que los adultos mayores son una carga para sus familias, a pesar de que más bien a veces son los familiares lo que viven en la casa del adulto mayor, incluso hay casos donde los adultos mayores cuidan a los nietos, y hasta son ellos quienes proveen el alimento con el dinero de su pensión.

Información o denuncias

Si usted desea informarse sobre alguna situación relacionada con un adulto mayor o denunciar un caso de violencia puede llamar al teléfono: 2542-4527. Esta línea de Ageco es atendida justamente por adultos mayores capacitados por la Asociación, quienes brindan apoyo y guía.

También puede denunciar al Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam) al: 2223-8283.

 

Last modified on Martes, 19 Julio 2022 08:05
Danny Solano Gómez

Periodista, licenciado en Producción de Medios, especializado en temas de fe católica, trabaja en el Eco Católico desde el año 2009.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad