Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 29 Junio 2022
Suscribase aquí

Inicia Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

By Redacción Junio 06, 2022

Como ha sido costumbre en nuestro país, y en comunión con toda la Iglesia, la semana posterior a Pentecostés, se destina para orar por la unidad de los cristianos. Este año corresponde del 6 al 13 de junio. La Comisión Nacional de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso ha querido preparar algunos subsidios centrados en ayudar a los católicos a sintonizar con esta celebración y participar de ella desde sus celebraciones parroquiales. Estos subsidio son:

- Post que se publicarán diaramente en el FB de Comunicación CECOR, y desde los cuales, con un código QR, pueden redirigirse a una reflexión y una oración para cada día del Octavario.

- Monición y preces para ser utilizadas en la misa diaria durante el Octavario

- Una guía para la Adoración ante el Santísimo (Hora Santa)

- Un video de Mons. Bartolomé motivando a la celebración de la semana

Además invitar a una Celebración ecuménica para el martes 21 de junio, a las 10:00 am en la Iglesia de la Medalla Milagrosa, Calle 20. Es una actividad abierta para miembros de cualquier denominación cristiana.

 Compartimos el mensaje de Monseñor Bartolomé Buigues para la ocasión.

 

 “Hemos visto brillar su estrella y venimos a adorarlo” (Mt 2, 2) 

  

Mons. Bartolomé Buigues O.

Obispo de Alajuela

 

Nos disponemos a vivir en Costa Rica esta ya tradicional Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos a partir de la fiesta de Pentecostés. En otros lugares, la han celebrado ya en el mes de enero. Es una acción importante en la tarea ecuménica que expresa la solicitud de nuestra Iglesia católica, junto con las demás iglesias y denominaciones cristianas, por caminar hacia la unidad de todos los que seguimos a Cristo. 

La unidad, la comunión, es signo evidente de la presencia de nuestro Dios. Comunión es su esencia y también su manifestación en la historia de salvación, convocando al pueblo de Israel primero, y al nuevo pueblo de Dios que es la Iglesia, por medio de Cristo. Él nos manifestó el designio del Padre de que seamos uno con Él, y nos alienta hacia la unidad por la acción de su Espíritu, para que nos encaminemos todos a la gran familia de sus hijos e hijas. En un mundo que se insensibiliza para la presencia de Dios, es la comunión lo que puede atraerlo a la fe y a la unidad. 

La comunión es, por tanto, don inconmensurable del Espíritu y tarea constante para nosotros que experimentamos, en nuestra fragilidad y limitación, las dificultades y obstáculos para ella. “La búsqueda de la unidad de los cristianos no es un hecho facultativo o de oportunidad, sino una exigencia que nace de la misma naturaleza de la comunidad cristiana.” (Ut unum sint 49). Cuando somos convocados por el Papa Francisco a tomar conciencia y a concretar la sinodalidad como el estilo propio de la Iglesia comunión, se hace más evidente el empeño ecuménico como camino para recorrer juntos. 

“Hemos visto brillar su estrella y venimos a adorarlo” (Mt 2, 2) es el tema que han escogido este año los cristianos del Próximo Oriente para la motivación de esta Semana. Ha sido explicitado, posteriormente, por el grupo internacional designado por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos de la Santa Sede y la Comisión del Consejo Ecuménico de Iglesias. Nos habla de la proyección universal del anuncio evangélico y, como consecuencia, de la aspiración a la unidad de las naciones congregadas en torno al recién nacido Jesucristo, nuestro Señor, Salvador universal. Tengamos presente, por tanto, en esta Semana de Oración a los cristianos del Próximo Oriente que forman parte de las distintas Iglesias orientales antiguas y ortodoxas, o unidas e integradas, en la comunión católica. 

La luz de Dios ha brillado definitivamente en Cristo para alumbrar el caminar de todos los pueblos, para guiarlos hacia la unidad y hacia la plenitud de su salvación. 

Es necesario, como los Magos, dejarse asombrar e interpelar por ella, salir, ponerse en camino, orientarse desde los signos que el Señor nos ofrece, para confluir juntos en torno a la contemplación y adoración de Niño Dios nacido, Emmanuel, Dios con nosotros. 

La aspiración a la unidad es, sin duda, uno de los grandes signos con los que el Espíritu habla a nuestro tiempo. Así lo ha reconocido el Papa Francisco a propósito, tanto de la pandemia, como del contexto de guerra que vivimos. “Un primer resultado ecuménico importante de la pandemia ha sido una renovada conciencia de pertenecer a la única familia cristiana, una conciencia arraigada en la experiencia de compartir la misma fragilidad y poder confiar sólo en la ayuda de Dios... Hoy, ante la barbarie de la guerra, el anuncio del evangelio de la paz, ese evangelio que desarma los corazones incluso ante los ejércitos, sólo será más creíble si es proclamado por cristianos finalmente reconciliados en Jesús, Príncipe de la Paz”. (Discurso al Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los cristianos 6-5-2022) 

Convenimos también con el Papa Francisco en que “hoy la conciencia del ecumenismo es tal que no se puede pensar en hacer el camino de la fe sin la compañía de hermanos de otras Iglesias o comunidades eclesiales. Hoy, o caminamos todos juntos o no podemos caminar… Y no podemos esperar a recorrer el camino de la unidad hasta que los teólogos se pongan de acuerdo. 

Existen cuatro diálogos que contribuyen al ecumenismo: el diálogo espiritual, la oración, la conversión; el diálogo de la caridad que promueve el encuentro, contactos, cooperación cotidiana, profundizando la relación que los cristianos tenemos por el bautismo; el diálogo de la verdad que mira la doctrina para sanar divisiones; y el diálogo de la vida, en el ámbito de iniciativas pastorales comunes, en la misión cristiana en el mundo y a través de la cultura. Esos cuatro diálogos no son sino una misma acción ecuménica. Facilitan la incorporación de todos los cristianos a la búsqueda de la unidad. Nadie puede quedarse al margen de esta tarea esencial a la vivencia de la propia fe. 

Espíritu Santo, envuélvenos en tu Amor que sane nuestras heridas, divisiones, resentimientos y nos una fuertemente en comunión, signo inequívoco de ser habitados por la misma Vida divina. 

Last modified on Lunes, 06 Junio 2022 10:12

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad