Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 29 Junio 2022
Suscribase aquí

¿Qué decir y qué NO decir a una persona con depresión?

By Mayo 23, 2022

Una investigación realizada por la Universidad Estatal a Distancia (UNED) y la Universidad Nacional (UNA) en Costa Rica durante 2020 y publicada en enero de 2021, mostró que un 61% de la población participante en el estudio mostró síntomas de depresión generalizada.

Puede ser un familiar, un amigo o un compañero de trabajo que necesite apoyo para salir adelante. Sin embargo, en ocasiones, las personas no saben cómo tratar con alguien que sufre depresión y pueden decir o hacer algo que cause daño, aun cuando la intención sea ayudar. 

Es importante informarse acerca de qué es la depresión. Se trata de una enfermedad, un trastorno mental, caracterizado usualmente por un bajo estado de ánimo, aunque es mucho más complejo que eso. 

Los síntomas, la gravedad y la frecuencia varían de un individuo a otro. Puede experimentarse tristeza constante, falta de sueño, dificultad para tomar decisiones, desinterés por actividades que antes se disfrutaban, desconcentración, pérdida de apetito, hasta pensamientos suicidas, entre otros.

Los trastornos depresivos generan alteraciones a nivel psicológico y físico, pero también cognitivo, conductual y social, incluso espiritual. Por lo tanto, requieren atención profesional, ya sea por medio de terapia psicológica o tratamiento psiquiátrico o ambas.

Mary Ann Astúa, psicóloga y especialista en casos de conducta, advierte sobre la importancia de que la persona sea diagnosticada por un profesional. Asimismo, hace hincapié en que no se debe confundir la depresión con otros estados emocionales como nostalgia o tristeza.

Como ejemplo, alguien está en un país extranjero y siente nostalgia en Navidad porque recuerda cómo la celebraban en su hogar, o se siente triste por el fallecimiento de un ser querido (algo que puede llevar normalmente a un duelo, pero no a necesariamente a una depresión). 

Astúa agrega que también se han dado casos, en los cuales cierto tipo de medicamentos podría ser la causa de una alteración bioquímica capaz de producir una depresión. Por eso, insiste, es importante un diagnóstico profesional a tiempo.

Cualquier persona puede sufrir depresión como podría padecer de cualquier otra enfermedad. No es una elección y tampoco se trata de ser fuerte o débil. La personalidad de los individuos es diferente y cada experiencia es singular, los recursos que tienen para afrontar diversas situaciones es variable, según explica Jackie Secades, licenciada en psicología y representante de la Asociación Mi nueva Aurora.

A continuación se presentarán algunas frases a modo de ejemplo, la idea no es aprender un guion de memoria, sino que estas sirvan para actuar mejor cuando un hermano requiere apoyo, empatía y respeto.

¿Qué NO decir o hacer?

“Sea más positivo”, “No sea tan negativo”, “cambie su forma de ver las cosas”, “piense en cosas bonitas”, “sea fuerte”, “ponga de su parte”...

Las personas con depresión no deciden simplemente “ser infelices” en vez de “ser felices”. No pueden solo cambiar “el chip” y ya. 

Secades detalla que no se trata de un asunto de voluntad y pone como ejemplo dos individuos que miran una pared blanca, uno lo hace con lentes oscuros y el otro no, ambos verán una pared, solo que uno la mirará más oscura que el otro y no puede quitarse los lentes. Quitárselos requerirá tiempo y esfuerzo, “y eso, en el mejor de los casos, cuando se sabe que hay depresión. Mucha gente anda por la vida deprimida sin saber lo que le sucede”.

“Podría ser peor”, “eso no es nada”, “hay cosas peores”, “todos tenemos problemas”, “Estás exagerando”

Minimizar es uno de los errores más comunes que suele cometer la gente a la hora de responder a una persona con depresión. 

Si bien, a usted un problema podría parecerle insignificante, para otro que sufre depresión puede ser algo enorme. “No importa lo que a nosotros nos parezca la situación desde fuera, sino lo que siente el sujeto deprimido y si siente que sus circunstancias superan su capacidad de respuesta”, señala Secades.

“Yo pasé también por eso y no me puse así”

La psicóloga de Mi Nueva Aurora detalló que cada individuo es único y desarrolla diferentes capacidades para afrontar determinadas situaciones, por eso, aconseja que cuando se vaya a compartir una experiencia propia se haga con mucho cuidado.

 “El cuidado que se debe tener es el hacerlo como una forma de que el otro sienta que no está solo en esa experiencia, que uno empatiza.  Pero que nunca se plantee desde un lugar en el cual el sujeto se sienta disminuido por no poder reaccionar como lo han hecho otros”, comentó la especialista.

“Está así porque quiere”, “Usted se lo buscó”, “debería ser más agradecida”, “estás siendo egoísta”.

Secades insiste en evitar juzgar, no hacer juicios sobre lo que esa persona dice, sus intentos por resolver su problema o las decisiones que lo han llevado a una determinada situación. Lo anterior puede causar malestar, generar un sentimiento de culpa y empeorar lo que sucede. 

La persona puede pensar que es una molestia para los demás o que no hace lo suficiente para salir adelante. “Se va a cerrar y desahogarse es vital”, aseguró Secades.

“Si le cuesta hablar sobre lo que siente, y es doloroso y, tras de eso, lo que recibe a cambio es juicio, minimización, entonces es peor. Es importante que digan lo que sienten sin sentirse juzgados”, añadió.

“Eso es falta de Dios”, “usted lo que necesita es buscar a Dios”

Si bien, para los cristianos con la ayuda del Señor todo es posible, este tipo de frases pueden generar un efecto negativo. 

Primero, no importa qué tan creyente sea una persona, eso no la exime de padecer una enfermedad como esta. Incluso hay sacerdotes que han sufrido depresión y hasta podría mencionarse a santos como Santa Teresa de Calcuta.

Secades señala que, aunque tener creencias espirituales puede ser un factor protector para la depresión “no son garantía de que no vamos a sufrir una”. El apoyo de la familia, de los compañeros de trabajo, de la iglesia, los amigos, etcétera, es valioso, pero también se requiere apoyo profesional para que no desemboque en una fatalidad.

-"Si no querés vivir matate entonces"

Es falso que las personas que cometen suicidio no lo dicen, en realidad suelen mostrar señales. No toda la gente que experimenta depresión va a pensar en quitarse la vida, un grupo sí, de este un subgrupo lo va a intentar y algunos lo van a conseguir. 

Es importante prestar atención cuando alguien expresa un deseo de este tipo, ya sea de manera abierta o indirecta. Secades señala que a veces hay prejuicios y se tiende a pensar que son formas de manipular o llamar la atención, por lo tanto, aconseja indagar si es algo que se dice a la ligera o no. 

Prestar atención, apoyar, ser atento, empático y respetuoso puede ayudar a salvar una vida.

¿Qué Sí decir?

“En la sociedad actual la expresión emocional, y el permitirse conectar con cada individuo es algo que no se da con la frecuencia necesaria”, asevera MSc. Juan Calderón Rodríguez, coordinador de la Comisión de Salud Mental del Colegio de Profesionales en Psicología de Costa Rica. 

“Sin embargo, -agrega- la importancia de la expresión reside en poder apoyar y estar presente para aquellas personas que atraviesan un momento difícil ya sea personal, laboral, de pareja, entre otros”.

“Acá estoy para escucharte”, “si me necesitás, aquí estoy”

Escuchar es sumamente importante, no interrumpir. Resulta útil dejar que la persona se desahogue, que diga lo que siente. De repente, un día, escribirle un mensaje: “Hoy pensé en vos ¿Cómo has estado?”, es una manera de demostrar que es importante para usted. 

“Conozco un profesional de la salud, podría acompañarte con él”, “es bueno pedir ayuda”

Una manera de ayudar a esa persona es animarlo a buscar ayuda profesional. Es importante evitar tomar el papel de psicólogo, esa tarea corresponde a quien se ha formado en el campo. La psicoterapia y el tratamiento médico son muy importantes.

Usted puede ir más allá, no solo aconsejarle recibir atención psicológica, sino buscarle una clínica, darle un número de teléfono, acompañarlo. 

“Vamos a dar una vuelta”, “te acompaño”

Acompañar a esa persona que sufre depresión es un buen gesto. Invitarla a dar un paseo, conversar o salir de casa son buenas ideas. Asimismo, es una muestra de aprecio y cariño, algo que esa persona necesita especialmente en esos momentos.

 

¿Necesita ayuda?

Se recomienda a las personas acudir a un profesional en psicología. Estos son algunos lugares donde usted puede llamar para solicitar ayuda:

-Casa de Acompañamiento Familiar de la Arquidiócesis de San José. Teléfonos: 8707-4802

-Aquí estoy: Línea gratuita del Colegio de Psicólogos de Costa Rica. Atiende de lunes a viernes de 1:00 pm a 10:00 pm y sábados de 9:00 am a 4:00 pm. Teléfono: 2272 3774

-911: Para atención en crisis, disponible las 24 horas.

Last modified on Lunes, 23 Mayo 2022 09:40
Danny Solano Gómez

Periodista, licenciado en Producción de Medios, especializado en temas de fe católica, trabaja en el Eco Católico desde el año 2009.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad