Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 19 Septiembre 2021
Suscribase aquí

La Salve de San Estanislao y el “himno” a la Negrita

By Agosto 20, 2021
El Dr. Bernal Martínez Gutiérrez, por 20 años fue maestro de capilla en la Basílica de los Ángeles. El Dr. Bernal Martínez Gutiérrez, por 20 años fue maestro de capilla en la Basílica de los Ángeles.

“Dios te salve, blanca rosa, hija del eterno Padre, del Divino Verbo madre, del Paráclito esposa. Salve, Reina de los Ángeles…”.

Este estribillo que cantan con emoción los devotos a la Virgen es el inicio del que ha sido considerado por el pueblo como el himno a la Negrita de los Ángeles, aunque, como veremos más adelante, no se trata propiamente de un himno sino de una salve y con una historia muy particular.

Como explica el Dr. Bernal Martínez Gutiérrez, quien por 20 años fue maestro de capilla en la Basílica de los Ángeles (1992-2012), músico, organista y actual profesor en el Seminario Nacional, se han conocido varios himnos a Nuestra Señora, lo mismo que plegarias, poesías y oraciones.

En lo que toca a “himnos”, se tiene el himno latino del Patronato de Nuestra Señora, compuesto por Monseñor Blasius Verghetii, un canónigo que creó este canto con ocasión de la solemne coronación de la imagen de la Virgen en 1926 y a petición de Monseñor Rafael Otón Castro, primer arzobispo de San José.

La música de este himno latino es de un sacerdote dominico, y profesor del seminario de San José, el Padre Francisco Maehler. Justamente, hace algunos años, explica el Dr. Martínez, el Padre Víctor Hugo Munguía hizo una adaptación de este canto, tanto de su letra como la música, para dotar al Seminario Nacional de un himno, pues no tenía.

Otro himno con ocasión de la coronación de la Virgen en 1926, fue el que compuso el poeta José María Alfaro Cooper: Ciñó Dios ¡Oh Reina Amada!, la corona de su sien... el Padre Rosendo de Jesús Valenciano, que por cierto fue una gran compositor y director de orquesta, creó la música de este himno oficial de la coronación; y así por el estilo, hay otros cantos, tales como el que hizo el Bachiller Osejo, conocido maestro nicaragüense que fue traído en 1814 para regentar la Casa de Enseñanza de Santo Tomás; la música era del maestro de capilla Rafael Ortiz: ¡Salve Norte Fijo! de los que navegan el mar de ese valle...

 

Una salve poco tradicional

 

Para el Dr. Martínez, llama la atención el hecho de que el canto que hoy tenemos por “himno” a la Virgen de los Ángeles, no se creó en realidad como tal, sino como una salve, aunque con un formato muy distinto a las “salves” tradicionales.

Es la conocida como “Salve de San Estanislao”, que fue creada como invocación a la Virgen de los Ángeles y con ocasión del terremoto de San Estanislao, del 7 de mayo de 1822; de hecho, apunta el músico, la letra era algo diferente.

No hay certeza de quién la compuso, pero algunos piensan que pudo haber sido el Padre Miguel Bonilla o el propio Bachiller Rafael Francisco Osejo. Una de las estrofas de la Salve, deja ver que la misma fue dedicada a la Virgen de los Ángeles como patrona de la ciudad de Cartago.

Aquí hay que recordar que el patronato nacional de la virgen fue decretado por el Congreso Constituyente del Estado de Costa Rica, en el mes de septiembre de 1824. Esta salve, rescatada y adaptada como himno tras las celebraciones del Tricentenario del hallazgo de la imagen en 1935, fue dictada de memoria a Monseñor Víctor Sanabria por un señor de San Juan de Naranjo de nombre Dimas Elizondo.

“No se conocía escrito alguno del mismo, sino hasta que Monseñor Víctor Sanabria Martínez recopiló por dictado del señor Naranjo esta salve. Algunos versos no tenían mayor sentido o estaban faltos de rima, por lo que Monseñor Sanabria, como buen escritor que era, le hizo algunos cambios; a eso se debe que hoy sea algo distinto de como lo dictó el señor Elizondo, que a su vez había aprendido los versos de una señora llamada Antonia Montoya, en el año 1873”, explica el Dr. Bernal Martínez.

En cuanto a la música del himno tal y como lo cantamos, agrega, hoy hay varias versiones, pero ninguna es confiable “y por eso no me atrevo a compartirla, sería poco serio”, según afirma.

Eso sí, para él, hay que decir con justicia, que, debido al esfuerzo de recopilación, adaptación y recomposición que hizo Monseñor Víctor Sanabria, él es co-autor de la letra del himno que hoy se tiene por “oficial”. En cuanto a la música, explica que la misma ha sido atribuida al también cartaginés Julio del Valle Guzmán, aunque alguna vez también le fue atribuida la composición al profesor Julio Mata Oreamuno.

Ahora bien, concluye el entrevistado, si bien el himno que hoy cantamos a Nuestra Señora de los Ángeles no es propiamente un himno, sino una Salve, lo cierto es que puede seguirse cantando como tal y, aunque no se tenga certeza de quién creó la letra original, ni cuándo se oficializó, lo cierto es que la comunidad de los creyentes ya la he hecho suya, y con ello, la da por oficializada.

“La fe que los costarricenses profesamos por la Reina de los Ángeles, que no desoye sus súplicas, se ve reflejada cada vez que cantamos: ¡A ti clamamos Señora, escucha nuestros clamores!”, concluyó.

 

 

Laura Ávila Chacón

Periodista, especializada en fotoperiodismo y comunicación de masas, trabaja en el Eco Católico desde el año 2007.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad