Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 13 Junio 2021
Suscribase aquí

¿Por qué la Iglesia rechaza la “pastilla del día después”?

By Mons. Vittorino Girardi S. Junio 09, 2021

“Se difundió la información de que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) va a dar a quienes la pidan, la llamada “píldora del día después”. Nuestros Obispos han reaccionado con energía viendo en esa nueva posibilidad, una nueva expresión de la llamada “cultura de la muerte”. Mi pregunta es: ¿No es la “píldora del día siguiente” un anticonceptivo más, aunque más seguro y eficaz? Monseñor, yo soy católica y me adhiero a lo que nuestra Iglesia me va enseñando, pero no todas las personas con que me relaciono piensan como yo… Le agradezco si me aclara cuál es la diferencia entre la “píldora del día después” y otros anticonceptivos, y que Dios le bendiga”.

Joven Madre – Costa Rica

 

Estimada Joven Madre, como ya lo había puesto de relieve San Juan Pablo II, en su Carta a las Familias, de 1994, una fuerte crisis de nuestra época consiste en la ilógica pretensión de dar un sentido distinto a no pocas palabras que, de ese modo, ya no indican lo que normalmente han significado. Es lo que está pasando, por ejemplo, con las palabras: matrimonio igualitario, interrupción del embarazo, derechos sexuales y reproductivos… y la misma expresión, “derechos humanos”.

Ahora bien, los ginecólogos bien informados saben que la llamada “píldora del día después”, tiene como principal finalidad, impedir la implantación del embrión humano en el útero materno.

Para incrementar la difusión de esta píldora, se hace un mal uso de las palabras, es decir, se cambia el sentido del término anticoncepción y anticonceptivo, cambiando las descripciones de concepción, embarazo y aborto. Los significados originales de estos términos han sido alterados por intereses de grupos “antivida” e intereses comerciales.

Se llega así a llamar “anticonceptivo”, lo que en realidad es “abortivo”. Para una mayor claridad, conviene recordar el sentido de unos términos relacionados con la maternidad.

Un fármaco es anticonceptivo, cuando su acción impide la unión del espermatozoide masculino con el óvulo femenino. Recordémoslo: su efecto tiene lugar antes de la concepción.

La fecundación es un proceso que comienza cuando el espermatozoide entra en contacto con el óvulo y termina con la combinación de los cromosomas masculinos y femeninos. Es muy importante tenerlo presente: este proceso se completa en aproximadamente 24 horas.

Se llama cigoto la célula formada por la fusión del espermatozoide con el óvulo, y como consecuencia de esta maravillosa fusión, comienza una nueva vida humana. El cigoto es el comienzo de un embrión humano, es decir, de la concepción de un nuevo ser humano y así, en consecuencia, debemos hablar del inicio del embarazo.

Los abortivos, son fármacos cuyo efecto tiene lugar después de la concepción… Ahora bien, la llamada “píldora del día después” (obviamente, del día después de la relación sexual), está cargada con grandes dosis de estrógeno, para que así se evite que el embrión se implante en el útero y, en consecuencia, sea eliminado.

Hay que tener presente que la implantación del embrión en el útero tiene lugar 6 días después de la fecundación. La “píldora del día después”, como lo sugiere el mismo nombre, no busca propiamente evitar la fecundación, pues ésta, si ha ocurrido, ha acontecido antes de la toma de la píldora. Es por eso, que se debe llamar justamente “píldora abortiva”, no “píldora anticonceptiva”.

Nos indigna el hecho de que para comercializarla más fácilmente y difundir la cultura “antivida”, se le cambie de nombre.

Este cambio tuvo su pretendida y falsa justificación ya desde 1972 cuando el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología afirmó falsamente, que la concepción del nuevo ser humano, corresponde al momento de implantación del embrión en el útero, por lo cual la supresión del embrión humano antes de que se implante en el útero no sería un aborto (¡¡¡!!!)… Es a todas luces claro, que no corresponde a los que detentan el poder, ya sea económico o político, establecer cual es el comienzo de un ser humano, sino a la ciencia, y ésta nos confirma que el embrión es tal, y entonces ser humano, desde el momento de la concepción… Si una mujer que ha tenido relaciones sexuales y toma la píldora del día después es porque “teme” o cree que haya habido una fecundación que origina un embrión y no queriendo que se implante en el útero, toma esa píldora. ¿Acaso no implica eso una voluntad abortiva?

Frente a todo esto, nuestros Pastores, los Obispos, no podían quedarse indiferentes y dejarlo pasar, cualesquiera fueran las reacciones de cuantos piensan y actúan sin un absoluto respeto de la dignidad del ser humano, en cualquier etapa de su vida.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes semestrales, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad