Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 28 Enero 2021
Suscribase aquí

¿El relato de Jonás sucedió en realidad?

By Mons. Vittorino Girardi S. Diciembre 09, 2020

“Hace poco le escuché en una charla y me sorprendió que al hablar del profeta Jonás, afirmó que el breve escrito no debe ser tomado como una narración histórica, sino como una invención del Autor Sagrado para proponernos verdades de gran importancia. Me acordé de lo que dijo Jesús cuando profetizó su resurrección, comparándose con Jonás que salió del monstruo marino al cabo de tres días. Me dije: ¿cómo pudo Jesús hacer referencia a un hecho que nunca aconteció, para profetizar su resurrección?

 Gina Calderón D. - Heredia

Estimada Gina, soy yo que le agradezco su comentario y su pregunta porque pienso que como mi afirmación le sorprendió a Usted, pudo sorprender también a otros oyentes, que se pondrían la misma pregunta.

El libro de Jonás, es un muy breve escrito (ocupa dos escasas páginas en la edición de la Biblia de Jerusalén) y difiere de todos los demás libros proféticos. De hecho, se trata de una narración en que se cuenta la historia de un profeta desobediente al mandato del Señor, queriendo sustraerse a su misión y que luego se queja con Dios por el éxito inesperado de su predicación.

El “héroe” a quien se atribuye esta aventura, por cierto, muy sorprendente, supuestamente es un profeta de quién se habla en el segundo libro de los Reyes, de nombre precisamente Jonás hijo de Amittay, quien había sido enviado por Dios a Jeroboam II, Rey de Samaria-Israel en los años 783-743.

De la lectura de este breve escrito, resulta del todo evidente, que no puede tratarse de aquel profeta. Nos encontramos con el caso de un seudónimo, es decir, de alguien que tomó aquel nombre, pero que no le correspondía, y que había vivido unos trescientos años antes.

En efecto, examinando el escrito, se nota rápidamente que el pensamiento, las expresiones deben mucho a los escritos de los profetas Jeremías y Ezequiel, y además su lenguaje es posterior a esos escritos. Según los actuales estudiosos de la Sagrada Escritura, conviene situar la composición del muy breve libro de Jonás, en el curso del siglo V, es decir, después del Destierro (538 a.C.) Y en esa época, Nínive, “la gran ciudad”, destruida en el 612 a.C., ya no era más que un lejano recuerdo.

Hay otro detalle: en el capítulo 2, nos encontramos inesperadamente con un salmo, que no guarda relación alguna con la situación concreta de Jonás que supuestamente se encuentra en el vientre del cetáceo que lo había tragado… Muy probablemente se trata de una añadidura posterior. Todo en él, nos invita a no leer las “aventuras” de Jonás, como si se tratara de un relato histórico, sino como de un “apólogo”, es decir, como una narración inventada con fines pedagógicos. Es decir, hay que fijarse en lo que nos quiere enseñar, más que en los supuestos hechos que nos relata. Brevemente: El autor Sagrado nos narra para enseñar, no para informarnos.

Hay otras razones para lo que acabo de afirmar… Se lee que el Rey de Nínive se convirtió con toda su población al Dios de Israel. Un hecho tan importante, sin duda hubiese sido recordado en alguna página de la Biblia y en los documentos asirios… y, sin embargo, nada se dice, ni la más mínima referencia.

Los muchos milagros son descritos, uno tras otro, para dejar en ridículo al pobre Jonás, en contraste con los otros personajes del relato, quienes nos resultan, inclusive “simpáticos”, como los mismos marinos “obligados” por el mismo Jonás a que lo echen a la mar, y lo hacen después de rezar.

Ahora bien, en tan breves escritos, encontramos una notable variedad de enseñanzas: la perdición y la ruina de una sociedad sin Dios; el amor de Dios hacia todas sus criaturas, animales incluidos; la salvación ofrecida a todos sin distinción; la misión, llena de responsabilidad del mensajero de Dios; el valor extraordinario del arrepentimiento… Entre tantas enseñanzas, la fundamental, consiste en hacer comprender que la verdad y la belleza de la religión que Dios había regalado al pueblo judío, no le aseguraba la honestidad y la coherencia. De hecho, hay pueblos que, desconociendo la verdadera religión, podrían acoger la invitación a la conversión, con mayor disposición y eficacia. De verdad, podemos decir que estamos a un paso de lo que Jesús vivía en contra de lo fariseos.

Que Jesús haya hecho referencia “a la historia” de Jonás, no debe ser utilizado como prueba de su verdadera historicidad (cfr Mt 12, 39-41). Jesús usa ese ejemplo que ofrecía el A.T. como los predicadores actuales usamos los ejemplos y las parábolas del N.T., como por ejemplo la “historia” del Rico Epulón y de Lázaro, sin pretender con eso, referirse a personajes concretos.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

 

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad