Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 11 Agosto 2022
Suscribase aquí

Tus dudas: ¿La autoridad del Papa está en la Biblia?

By Mons. Vittorino Girardi S. Julio 29, 2022

“Monseñor: ante todo reciba mi saludo y la muestra de mi gratitud. En el trabajo tengo un compañero que no se cansa de insistirme en que Jesús, con su predicación, dio origen a varias comunidades que aceptaban su doctrina, pero sin necesidad de que tuvieran una autoridad central, a quien todos deberían obedecer. Todas las confesiones cristianas tienen una única cabeza que es Cristo. Él nos une a todos los que creemos en Él. Son los católicos, no Jesucristo, los que pretenden que todos los cristianos reconozcamos al Obispo de Roma, o Papa como autoridad suprema, y eso no está en la Biblia. ¿Me ayuda, Monseñor? ¡Que Dios se lo pague!”.

Oscar Madrigal R. - San José

 

Estimado don Óscar, con mucho gusto voy a prestarle mi pequeña ayuda y sabiendo que la luz nos viene de la Sagrada Escritura, a la que nuestros Hermanos Evangélicos acuden con insistencia, pero interpretando la Palabra de Dios a su antojo. Es por eso, que cuanto voy a decirle a usted, no tiene ninguna pretensión de convencer a su buen amigo. ¿Acaso que Jesús, Maestro por excelencia, Sabiduría eterna, logró convencer a los jefes de los judíos que más bien decidieron matarle? Y es que el ser humano, no es sólo inteligencia, no es sólo “razonamiento”, sino, que es también interés, sentimientos, resistencia, experiencias pasadas, soberbia, impulso de ganarle al otro… ¡Nadie quiere perder! Para ello, se necesita mucha humildad, mucha capacidad de diálogo, como se necesita también pedir mucha luz al Espíritu Santo, de quien Jesús les dijo a sus apóstoles: “Él les conducirá al conocimiento de toda la verdad” (Jn 16, 13).

Volvamos ahora, estimado Óscar, a la afirmación de su compañero, que de modo tajante, afirma: “eso no está en la Biblia”. En el Nuevo Testamento, Pedro siempre es mencionado primero y como el Apóstol principal. Veamos por ejemplo en Mt 10, 1-4: “Estos son los nombres de los Apóstoles, el primero Simón, llamado también Pedro”.

Él habla en nombre de los demás apóstoles: “Entonces, se acercó Pedro a Él y le preguntó: “Señor: ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano?” (Mt 18, 21).

El día de Pentecostés, fue Pedro quien predicó primero (Hch 2, 14-40), y esto después de haber tomado él la iniciativa de sustituir a Judas con alguien que hubiese acompañado a Jesús durante todo su ministerio (cfr. Hch 1, 13-26). Es Pedro quien realizó la primera curación (cfr. Hch 3, 6-7).

Que los gentiles o paganos (los no judíos) debían ser bautizados, fue rebelado a Pedro y él lo comunicó a los demás apóstoles (cfr. Hch 10, 46-48).

A Simón, Jesús le puso el nombre de Kefas, que en arameo, el idioma que Jesús usaba, significa roca o piedra de importancia. Y Jesús mismo les dice a todos sus apóstoles, que sobre la fe de esa Roca (Pedro) iba a construir a su Iglesia y que el poder de la muerte (Hades), no podrá contra ella (cfr. Mt 16, 18).

Más aún, Jesús le dice a Pedro: “te daré las llaves del Reino de los Cielos, y todo lo que atares en la tierra será atado en el Cielo” (Mt 16, 19).

Cualquiera entiende que darle a alguien las llaves de la propia de casa, es darle plena autoridad para que entre en ella, siempre que quiera y lo necesite.

Volvamos a la afirmación de Jesús: “Todo lo que atares en la tierra, será atado en el Cielo, y todo lo que desatares en la tierra, será desatado en el Cielo”. Esta afirmación deja en total y absoluta claridad que Jesús reviste a Pedro de su propia autoridad, y sobre toda la Comunidad (Iglesia) que se iría formando en torno a Jesús… Le corresponde a Pedro, como se lo declara Jesús, “confirmar a sus hermanos” (cfr. Lc 20, 31-32).

No es pues ninguna exageración, sino, un acto de fidelidad a la Palabra de Jesús, si afirmamos que Pedro es, por voluntad del mismo Jesús, su Vicario en la tierra. Y lo es en comunión con los otros apóstoles, como lo afirmó Jesús mismo: “El que a ustedes escucha, a Mí me escucha, y el que a ustedes desprecia, a Mí me desprecia” (Lc 10, 16).

Lo que nos sorprende muy positivamente, es constatar cómo un famoso escrito, la Didajé, que significa “enseñanza”, obviamente de los apóstoles, y que es de alrededor del año 45 de la época cristiana, nos informa del compromiso de parte de los apóstoles, en la organización de la Iglesia de Cristo, y no como “suma de comunidades” sino, como única Comunidad, que es la Iglesia de Cristo.

Al respecto nos sorprende muy positivamente que, cuando allá cerca de los años 90, en la comunidad de Corinto, surge una dificultad, y esa Comunidad o Iglesia, no acude a la Iglesia de Éfeso, mucho más cercana que la de Roma, sino que acude al sucesor de Pedro, el Papa Clemente, de origen pagano… Sabemos que su intervención hizo que el conflicto de la Iglesia de Corinto fuera superado…

La historia es maestra de vida… Cuanto más estudiamos con “apertura de mente y de corazón”, más descubrimos la verdad de nuestra Iglesia Católica, en que constatamos la sucesión ininterrumpida de 266 sumos pontífices, desde el Apóstol San Pedro a nuestro Papa Francisco.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad