Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 11 Agosto 2022
Suscribase aquí

Tus dudas: ¿Son realmente incomprendidos los sacerdotes?

By Mons. Vittorino Girardi S. Julio 22, 2022

“Monseñor, acabamos de celebrar la Fiesta de Jesús Sumo y Eterno Sacerdote y se nos pedía orar mucho por los sacerdotes, insistiendo en que son personas muy necesitadas porque fácilmente no son comprendidos, sino, muy criticados y a quienes se les deja solos… Tenemos a un familiar sacerdote, y nos parece que se exagera cuando se insiste tanto en los sufrimientos y en las incomprensiones que sufren los sacerdotes. Usted, que es obispo, ¿qué piensa de esas insistencias? Inclusive escuché esta afirmación: “Los sacerdotes son como los aviones, de ellos se habla sólo cuando caen”. Personalmente, quiero mucho a todos los sacerdotes y seguiré pidiendo por ellos”.

Ana Morales J.- Aserrí

 

Estimada Ana, he aquí una primera reacción a su correo. Le agradezco en nombre de todos los sacerdotes su aprecio y su oración por nosotros. ¡Es un gran regalo, la oración, y la necesitamos!

Esa amarga expresión conque nos asemejan a los aviones que caen, como decimos en Costa Rica, “me hizo gracia”. Y cuando yo mismo la leí, me dije: ¡No es para tanto!

Nuestro pueblo, nos quiere, pide por nosotros y en general, hablan de sus sacerdotes y no sólo para criticarlos. Tengo casi 60 años desde cuando he sido ordenado sacerdote y 20 de Obispo: mi prolongada experiencia me ha enseñado y convencido de que nuestro pueblo tiene en alta estima a sus sacerdotes y es por eso que “sufre” y se escandaliza, cuando se entera de que fallamos, en el campo que sea. Nuestros fieles nos quieren como Jesús nos quiso y nos quiere, a saber, bondadosos, humildes y sencillos aunque muy preparados, desapegados de las cosas del mundo, generosos con los necesitados, pacientes con todos, sin preferencia hacia los ricos y poderosos, hombres de oración, cercanos a cuantos sufren, que encuentran tiempo para visitar y confesar a los enfermitos y ancianos… Es lo que quiere decirnos el Papa Francisco, cuando nos exhorta a ser “pastores que huelen a oveja”.

Todo es verdad, y sin embargo, hay que reconocerlo: si el sacerdote no es persona de oración, si no es un “hombre de Dios”, como nuestro pueblo nos quisiera, se expone a la experiencia de un profunda soledad. Lo repetía el santo Pontífice Juan Pablo II: “nadie vive sin amor”. Ni trabajo, ni fama, ni estudio, ni buena salud, ni… nada puede ir llenando nuestro corazón. Ya lo había expresado el grande San Agustín afirmando que la vocación profunda de todos nosotros, quedaba expresada en dos verbos: “Amare et amari”, que en español, es amar y se amado. Es por eso, que Jesús en su última Cena, la cena de la Santa Eucaristía, les dice a sus Apóstoles: “ya no les digo siervos, sino, amigos y ustedes son mis amigos” (Jn 15, 14-15). Él quiere que sus sacerdotes sean sus amigos; quiere que se sientan vinculados con Él, a quien sirven , a quien anuncian, y con quien participan en el Banquete Eucarístico.

Los Presbíteros, pues, no están solos en su caminar pastoral, sino que viven unidos al buen Padre Dios y confiados en Cristo, que los ha llamado a participar de su único sacerdocio. Además, caminan junto a sus hermanos en el sacerdocio y unidos a sus fieles que les acompañan, que les aman… Son su familia.

Agradecidos con Dios, los fieles valoran a cada uno de sus sacerdotes. Saben que muchos (¡lejos de ser noticia!) viven de manera callada, discreta y generosa y fieles a su constante ministerio. El contento y la paz que irradian, son un signo de que están en su lugar, es decir, en donde Dios los quiere, y de que aman a su pueblo.

Entonces, estimada Ana, me atrevo a hacerle una propuesta a usted, a cuantos tengan la oportunidad de leer esta página y a las personas a quienes usted tenga a bien decírselo: desde hoy, hasta el 24 de junio, Solemnidad del Sagrado Corazón, y Jornada Mundial de Oración por la Santificación de los Sacerdotes, todos aumentemos nuestra confiada súplica en su favor, dirigiéndonos particularmente a María, Madre del Sumo y Eterno Sacerdote; es a Ella, a quien Jesús desde la Cruz, nos ha confiado.

Una vez más, muchas gracias, estimada Ana, por su interés, cariño, oración en favor de todos los sacerdotes, no sólo de Costa Rica, sino, de toda la Iglesia.

Last modified on Viernes, 22 Julio 2022 10:55

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad