Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 23 Mayo 2022
Suscribase aquí

Tus dudas: ¿Qué significa la palabra “procede” en el Credo?

By Mons. Vittorino Girardi S. Abril 20, 2022

“En el Credo decimos: “Creo en el Espíritu Santo, Señor y Dador de vida, que procede del Padre y del Hijo…”. ¿Tiene la bondad de indicarme qué significa el término procede, pues en el lenguaje popular con esta palabra nos referimos a algo que viene, que sale, de otra cosa o lugar”.

Jorge Villalobos A. – Moravia

 

La fe de la Iglesia relativa al Espíritu Santo fue confesada y formulada por el Segundo Concilio Ecuménico, en el año 381, en Constantinopla. El primero fue celebrado en Nicea en el 325. La profesión de fe que se dio en Constantinopla, integró completa la fórmula de Nicea y es por eso que decimos credo o símbolo Niceno- Constantinopolitano.

Ahora bien, en él se afirma -como nos lo recuerda don Jorge- que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. Con esta expresión se afirma el misterio trinitario, de un solo Dios en tres Personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Sólo por revelación el hombre ha podido conocer este misterio, y concretamente ha sido Jesús quien nos lo ha manifestado.

La Iglesia reconoce así al Padre como “la fuente y el origen de toda la divinidad, el Principio sin principio, el Amor fontal”. Sin embargo, de Él, eternamente procede, es decir, brota y deriva el Espíritu Santo. He aquí como en la sencillez y el límite del lenguaje humano lo podemos describir (no comprender del todo): este “Alguien” a quien Jesús ha llamado “el Espíritu del Padre” y “el Espíritu mío”, en la intimidad de la vida divina, es la misma comunión del Padre y del Hijo. El Padre, eternamente se dice y se expresa en el Hijo, lo engendra y lo ama; el Hijo ama al Padre y se devuelve por amor (para decirlo de algún modo) al mismo Padre. Este amor, que Dios es, se expresa en la recíproca relación entre el Padre y el Hijo; se expresa como en un latido viviente, en un respiro viviente, que es precisamente el Espíritu Santo. Él es la intercomunicación del Padre y del Hijo y en sintonía con la Revelación, expresamos este mutuo y eterno darse amoroso entre el Padre y el Hijo, diciendo que el Espíritu Santo “procede del Padre y del Hijo”. Digámoslo con otras palabras: todo cuanto el Padre es y posee, se desborda, por medio de una eterna generación en el Hijo; y todo cuanto el Hijo recibe eternamente del Padre, lo devuelve amorosamente al Padre, y ese dar y recibir, da origen (es decir, hace que “proceda”) el Espíritu Santo. Es en este sentido que los Padres de la Iglesia llamaban al Espíritu Santo, Beso, ya que en el beso y por el beso se expresa la intercomunión entre Amante (el Padre) y el Amado (Hijo).

Este es nuestro “balbuceo”, estimado don Jorge, acerca de esa eterna y misteriosa “circulación de Amor” que es el Misterio Trinitario. No podemos “comprenderlo”, pero intuimos que ahí se nos revela también nuestra vocación, ya que “a imagen de Dios” hemos sido creados. Esto significa que cuanto más nos hacemos don, a imitación de cada una de las Personas de la Santísima Trinidad, más vamos realizándonos en lo que ha sido el “sueño” de Dios acerca de nosotros, creados por amor.

 

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad