Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 25 Octubre 2021
Suscribase aquí

¿Debemos guardar el sábado o el domingo?

By Mons. Vittorino Girardi S. Octubre 01, 2021

“Siempre hay sorpresas… Me enteré hace pocas semanas que existen los “sebetistas”, quienes nos acusan a los católicos por haber cambiado el día Sábado, día de la tradición judía, el mismo día que observaba Jesús, al día siguiente, al Domingo. ¿Qué les podemos responder?”.

Luisa Jiménez - Cartago

 

Estoy “tentado” de contestarle, estimada M. Luisa, que no vale la pena responderles nada, ya que no quieren convencerse… Sin embargo, la respuesta, si ellos, no la aceptan, siempre es útil para nosotros. Pues bien, vale la pena situar nuestra respuesta en el marco de la que un día dijo Jesús: “el sábado es para el hombre, y no el hombre para el sábado. Por esto, el Hijo del Hombre tiene autoridad también sobre el sábado” (Mc. 2,27-28).

Hay que tener presente que lo importante del mandamiento de “observar el sábado”, consiste en destinar un día de cada siete para el descanso y el culto. En su origen, el sábado es “libre”, era una manera para defender al esclavo y al trabajador en general, frente a su señor; era un modo para asegurarle cada semana, un día de descanso. En efecto la palabra hebrea “sabatt”, de la cual deriva nuestro “sábado”, significa precisamente “descanso”. Los hebreos contaban los días de la semana con los números, y entonces decían, día uno, día dos, día tres… y al séptimo, le daban el nombre de “sabatt”, es decir, de “descanso”.

Los primeros cristianos comprendieron el verdadero significado de este mandamiento y, también para evitar toda confusión con la religión judía, escogieron para su descanso, el domingo, (o primer día de la semana) por ser este el día de la Resurrección y de la venida del Espíritu Santo, los que son dos acontecimientos de máxima importancia para nosotros los cristianos.

Al respecto, vale la pena recodar algún texto del Nuevo Testamento en que se nos informa que el cambio del día de descanso y del culto, del sábado al domingo, es de origen apostólico: “El primer día de la semana nos reunimos para partir el Pan, y Pablo estuvo hablando a los creyentes…”(Hch 20,7). “En cuanto a la colecta para lo del pueblo santo, háganla según las instrucciones que ya dí (…) Los domingos, cada uno de ustedes debe aportar algo, según lo que haya ganado y guardarlo para que cuando yo llegue no se tenga que hacer colectas”(1Co 16,1-2)

No tiene pues sentido protestar contra el cambio querido por los Apóstoles, “aferrándose” a la práctica del Antiguo Testamento. Lo que cuenta, lo verdaderamente importante, no es el día séptimo (sabatt), en cuanto que séptimo, sino en cuanto que en él nos dedicamos a la celebración y al descanso, y para nosotros cristianos no hay día de más significado que el día de la Resurrección, que además indica el primer día de la semana, el día “primero de la Creación”.

Recordemos lo que les decía S. Pablo a los primeros cristianos: “que nadie les critique a Ustedes por lo que comen o beben, o por cuestiones tales como días de fiesta, de novilunios o sábados. Todo esto no es más que la sombra de lo que ha de venir, pero la verdadera realidad es Cristo” (Col 2,16-17).

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad