Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 30 Noviembre 2020
Suscribase aquí

"Ya viene el esposo"

By Redacción Noviembre 08, 2020

Del santo Evangelio según san Mateo

25, 1-13

 

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: “El Reino de los cielos es semejante a diez jóvenes, que tomando sus lámparas, salieron al encuentro del esposo. Cinco de ellas eran descuidadas y cinco, previsoras. Las descuidadas llevaron sus lámparas, pero no llevaron aceite para llenarlas de nuevo; las previsoras, en cambio, llevaron cada una un frasco de aceite junto con su lámpara. Como el esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron.

A medianoche se oyó un grito: ‘¡Ya viene el esposo! ¡Salgan a su encuentro! ’Se levantaron entonces todas aquellas jóvenes y se pusieron a preparar sus lámparas, y las descuidadas dijeron a las previsoras: ‘Dennos un poco de su aceite, porque nuestras lámparas se están apagando’. Las previsoras les contestaron: ‘No, porque no va a alcanzar para ustedes y para nosotras. Vayan mejor a donde lo venden y cómprenlo’.

Mientras aquéllas iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estallan listas entraron con él al banquete de bodas y se cerró la puerta Mas tarde llegaron las otras jóvenes y dijeron: ‘Señor, señor, ábrenos’. Pero él les respondió: ‘Yo les aseguro que no las conozco’.

Estén, pues, preparados, porque no saben ni el día ni la hora”.

 

Palabra del Señor.

 

Comentario al Evangelio

Pbro. Mario Montes Moraga / Animación bíblica, Cenacat

Meditamos la parábola de las diez vírgenes o de las diez jóvenes (Mt 25,1-13). En las parábolas, Jesús gusta de usar hechos bien conocidos de la vida del pueblo, como medios de comparación para aclarar un aspecto desconocido del Reino de Dios. En el caso de la parábola de las diez vírgenes, Él construye una historia en torno al comportamiento diferente de las doncellas, que acompañan al esposo en el día de la fiesta del matrimonio. Este hecho bien conocido de todos, es usado por Jesús para poner en claro la llegada de improviso del Reino de Dios en la vida de las personas y la necesidad de estar preparados para su llegada, cuando así lo disponga.

Generalmente, Jesús no explica las parábolas, sino que dice: “¡Quien tenga oídos para entender, que entienda! O sea: “¡Así es! Ustedes lo han oído. Ahora, a tratar de entender”. Él provoca a las personas, para que los hechos conocidos en la vida cotidiana les ayuden a descubrir las llamadas de Dios en sus vidas. Él compromete a los oyentes en el descubrimiento del significado de la parábola. La experiencia que cada uno tiene del hecho de vida narrado en la parábola, contribuye a descubrir el sentido de las parábolas de Jesús. Señal de que Jesús tenía confianza en la capacidad de comprensión de las personas. Ellos se convierten en coproductores del significado.

Al final de la parábola de las diez vírgenes, Jesús dice: “Por lo tanto estén atentos, porque nos conocen ni el día ni la hora” (v.13). Esta advertencia final sirve como clave de lectura. Ella indica la dirección del pensamiento de Jesús. Durante la escucha y meditación de este texto, hoy domingo, tratemos de descubrir cuál sea el punto central de esta parábola que sirve a Jesús como semejanza del Reino de Dios.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad